Sep 11, 2019 19:30 UTC

ParsToday-Su nombre era Ali y su sobrenombre Abol Hasan, conocido como "Zeinol- Abedin", que significa adorno de los devotos, y "Sayad", el que se prosterna con frecuencia.

Cuando el Imam Baquer (P), el hijo de aquel hazrat, lavaba el cuerpo sin vida de su padre, los visitantes observaron en sus rodillas, las palmas y la frente callos endurecidos debido a las largas prosternaciones sobre el suelo, además de cicatrices de heridas en su cuello y hombro. Le preguntaron la causa de las cicatrices y el Imam contestó: “Al llegar la noche, mi padre como el Imam Ali (P) llevaba una bolsa de alimentos para distribuirlo anónimamente entre los necesitados” .

Damos el pésame por el aniversario del martirio de aquel grandioso Imam.

Luego del triste acontecimiento de Karbalá y del poder de los omeyas (Gobierno tirano) en los asuntos islámicos, el derramamiento de  sangre, el trato injusto a los musulmanes, el desprecio y deshonor a las enseñanzas islámicas; el Imam Zain al-Abidin (P), permaneció en su casa triste y desconsolado. Nadie se le acercaba y él no podía salir de su casa ni ir entre la gente enseñándoles sus obligaciones, sus tareas y sus responsabilidades, así como lo que era más conveniente para ellos.

Ante esta situación él debió adoptar otra conducta para enseñar. Entonces escribió As-Sahifa al-Kamilah as-Sayyadiiah- Las súplicas de As-Sayyad como instrumento para transmitir, difundir y divulgar las enseñanzas del Islam, los mandatos islámicos, el camino y método de la gente de la casa del Profeta (P). La utilizó para enseñar el espíritu de la religión, el desapego de lo mundano y todo aquello que es necesario para la purificación de las almas y de la condición humana;  sin darle a sus enemigos un pretexto para que lo acusaran. Así enseñó muchas súplicas a la gente, algunas de las cuales fueron reunidas bajo el título de SahifaSayyadiah.

Una de las maravillosas oraciones de SahifaSayyadiya es la valiosa súplica de "Nobles caracteres morales”. En la misma oración el Imam Sayadde pide de la forma más dramática a Dios, los atributos loables y dignos de elogio, la lejanía de las inmoralidades, las acciones malas y viciosas. Esta oración con un contenido sin igual, goza de una belleza especial. Esta sagrada súplica contiene contenidos y enseñanzas importantes que si la gente interesada y creyente reflexionara sobre ella y la comprendiera bien y actuaría según sus instrucciones, y se beneficiaría de la verdadera perfección.

Aquel hazrat en una parte de la súplica titulada “Súplica acerca de las nobles cualidades morales”, anotó “¡Oh, Dios! Bendice a Mohamad y a su familia. Engaláname con el adorno de los justos y vísteme con el ornamento de los temerosos en el esparcimiento de la justicia, la contención de la ira, la extinción de la llama de la enemistad y el odio, la reunión con la gente de la separación, la corrección de la discordia, la expansión del buen comportamiento, el ocultamiento de los defectos, la suavidad del carácter, la modestia (la contención de las acciones), la belleza en la conducta, la seriedad en las maneras, la solemnidad, la afabilidad en el comportamiento, la precedencia en la llegada de las virtudes, la preferencia de la generosidad, el abandono de la injuria, el otorgamiento de la merced a quien no lo merece, la mención de la verdad aunque sea dolorosa, el empequeñecimiento de lo bueno de mis palabras y obras aunque sea abundante y la magnificación del mal de mis palabras y obras aunque sea insignificante. Perfecciona todo esto en mí a través de la obediencia perdurable, el aferramiento a la comunidad (estando a su lado) y el rechazo de la gente innovadora y de aquellos que actúan de acuerdo a las opiniones personales contrarias a la religión”. ( Súplica número XX).

Figuran en él diversos temas educativos de la religión y moral, pero con la estructura de súplica.

Tras los acontecimientos dolorosos, los que abandonaron al Imam Hosein (P) y eligieron el camino de los placeres mundanos, se vieron excluidos de la misericordia divina y fueron despertados de la bendición de Dios debido a su conciencia. El Imam Sayad (La paz sea con él) en una de sus súplicas místicas toma atención de todo el mundo hacia la aceptación del arrepentimiento por parte de creador de universo, y a través de estas palabras da una buena noticia a los inesperados sobre el perdón divino, para que regresen a Alá.

Aquel Hazrat en la súplica del que siente el deseo de arrepentimiento dijo “¡Oh, Dios! Este es el grado de aquel que tiene muchos pecados y la rienda de los errores lo hacen avanzar. El demonio ha dominado sobre él, y por eso es indiferente y negligente frente a Tu orden y la distracción lo atrae hacia lo que Tú has vedado. Como alguien que ignora Tu poder sobre él, o como quien niega Tu favor y beneficencia sobre él, hasta que se abra ante él la visión de la buena guía y se dispersen las nubes de la ceguera frente a su vista. Entonces, en ese momento, cuenta las injusticias que ha cometido contra sí mismo y recapacita en los casos que se ha opuesto a su Señor, entonces considera su pecado grande, y ve su oposición como grande, muy grande". (Súplica número XXXI).

 Otra súplica impresionante de SahifaSayyadiya es las suplicas de 15 partes bautizada como “JamsolAsahr”.

Esta oraciónaprovecha de una suavidad, dulzura y sutileza  especial. La peculiaridad evidente de esta oración es que cualquiera persona con distintas situaciones espirituales y psicológicas podría encontrar su propia súplica de este compendio y hable con su Creador.

La súplica de quien se siente arrepentimiento, la súplica de quien agradece a Alá, la súplica de quién teme a Alá, figuran entre las diferentes partes de esta súplica.

Cada una según su carácter puede elegir una de estas súplicas como un medio para comunicarse con Dios. Por ejemplo si uno siente agradecimiento hacia su Creador y está interesado en expresar su  complacencia, puede leer la súplica de Plegaria de agradecimiento. Aquí mencionamos una parte de esta súplica: “Señor, sus incesantes absoluciones provocó que no recuerde agradecerle; la abundancia de su bondad y generosidad causó que yo sea incapaz de contarle; y la repetición de su  benevolencia no se lo anuncie ni informe y me quede callado ante esto. Este es el grado de quien reconoce la abundancia de su merced enfrentándolo con indiferencia y quien testimonia contra sí mismo el abandono de Sus mandatos y tradiciones”.

Hacer un repaso sobre SahifaSayadiyya y reflexionar sobre sus oraciones , rezos y suplicas , es como lavar el corazón con palabras claras y puras que provoca la salida de la oscuridad del corazón humano,  y que abre al ser humano las puertas de la excelencia y la perfección.

 

Tags

Comentarios