El papel de las enseñanzas religiosas, sobre todo, la fe islámica en cuanto al apoyo de los derechos humanos y la estimulación de la gente a respetar la justicia y los derechos de los otros, es extraordinario.

 La escuela salvadora del Islam, desde el comienzo de la misión del Profeta del Islam (P), dirige a todos los seres humanos el mensaje de respetar los derechos de los demás. Hoy se conmemora el Día de los Derechos Humanos Islámicos y la Dignidad Humana y con este motivo les preparamos este programa.
 
Hoy en día, toda la prensa y medios de comunicación occidentales se concentran en representar una imagen agresiva, cruel e irreal de la religión divina y pacífica del Islam y ha crecido la ola de islamofobia en todo el mundo, especialmente en los países occidentales. Los musulmanes en muchos países de Europa y EE.UU. por el simple hecho de ser musulmanes, son perseguidos y discriminadas e incluso son objeto de los ataques racistas y violentos. Los musulmanes en algunos países como Palestina, Yemen, Baréin y Myanmar son masacrados y se enfrentan con una variedad de crímenes contra la humanidad y el genocidio. A pesar de que las enseñanzas de las sectas desviadas tales como el wahabismo y extremista salafí han desempeñado gran rol en representar esta imagen, pero todo esto está basado en la política de la dominación mundial, que busca debilitar la religión del Islam.
 
Si bien la religión del Islam reconoció hace 1400 años la dignidad, la igualdad y la libertad de los seres humanos y acató los fundamentos originarios humanos, para la felicidad de todos los seres humanos, independientemente de su color, raza, sexo y la categoría social. El Día de Derechos Humanos Islámicos, es una oportunidad para explicar algunas de las dimensiones humanitarias y de derechos humanos del Islam para que todos conozcan las realizadas de esta religión divina.
 
El 14 de Mordad en el calendario persa, que coincide este año con el 5 de agosto,  ha sido denominado el “Día de los Derechos Humanos Islámicos y la Dignidad Humana” en recuerdo al día que se adoptó la Declaración de los Derechos Humanos en el Islam, en El Cairo en 1990.
 
Los principios y normas de los documentos de derechos humanos, entre ellos la Declaración Universal, son compatibles con la naturaleza humana, por ende, son compatibles con el espíritu del Islam, pero algunos principios se basan en reglas seculares y no divinas y, este caso, existe una amplia diferencia. Es por eso que un grupo de eruditos islámicos redactó un documento independiente que resuelva el vacío existente en la Declaración Universal de los DDHH y otros documentos de esta índole. El resultado de este movimiento conjunto de los países islámicos fue la aprobación de la Declaración de los Derechos Humanos Islámicos, también conocida como Declaración de El Cairo. Este documento fue adoptado en la XIX cumbre de ministros de Asuntos Exteriores de la Organización de la Conferencia Islámica celebrada en la capital de Egipto, El Cairo, del 21 de julio al 5 de agosto de 1990.
 
La Declaración de El Cairo de Derechos Humanos se aborda el tema de los derechos humanos desde el punto de vista del Islam y tiene las diferencias fundamentales y con la Declaración Universal de los DD.HH.
 
Una de las más valiosas características de la Declaración de los DDHH Islámicos es atender los puntos que no se toman en cuenta en la Declaración Universal de los DDHH. La Declaración de los Derechos Humanos Islámicos incluye los derechos que sin duda son evidentes en el ser humano pero que han sido ignorados en la Declaración Universal de los DDHH, además, estableció su lugar como una declaración con un contenido singular en cambio de declaración universal y demostró el valor y la importancia de los derechos humanos en el Islam. La Declaración de los Derechos Humanos Islámicos, prohibiendo el reconocimiento del colonialismo y el imperialismo, se ha considerado el derecho de la lucha con este asunto para todos los seres humanos y específicamente sanciona abiertamente los diferentes tipos de colonialismo como la peor clase de esclavitud.
 
La Declaración Islámica de Derechos Humanos, reconoce el derecho a la libertad y la autodeterminación de todos los pueblos que sufren de colonialismo e insta a los estados y las naciones a ayudar a las víctimas del colonialismo para eliminar este fenómeno destructivo. La Declaración de El Cairo, también enfatiza en el derecho a vivir en un ambiente limpio y lejos de los delitos morales y el mantener la dignidad humana incluso después de su fallecimiento. Además califica el poder de los gobiernos como una prestación en las manos del cuerpo dominante, por eso ellos no deben abusarla. Entonces, la dictadura y cualquier tipo del abuso de poderes, es un tipo de tradición.
 
A juicio del Islam todas la gente, ya sea musulmana o no musulmana e incluso criminal, tiene la dignidad humana. El Islam rechaza la idea del favorecimiento de ciertos individuos o naciones debido a sus riquezas, poder o raza. Dios creó a los seres humanos como seres iguales que deberán ser distinguidos entre si tan solo basados en la piedad y la fe. El Profeta Mohamd dijo: “¡Oh gente! Vuestro Dios es uno y vuestro ancestro (Adán) es uno. Un árabe no es mejor que un no árabe, y un no árabe no es mejor que un árabe, y una persona roja no es mejor que una persona negra y una persona negra no es mejor que una roja excepto por la piedad”.
 
 Al respecto el Imam Ali (p), instó a su compañero Malek Ashtar a tratar bien con todos los ciudadanos de la sociedad tanto musulmán como no musulmán y dirigido a él dijo “la gente de sociedad divide en dos grupos, uno es su hermano religioso y otros es un ser humano y creado por Dios como tú”.
 
La libertad y la voluntad son las bases de la dignidad humana aconsejadas mucho en las enseñanzas básicas del Islam. El Santo Profeta (paz sea con él) dice: "No hay nada más querido ante Dios, que el ser humano". Le preguntaron al Profeta: ¿ni siquiera los ángeles? Él respondió: "Sí, los ángeles como el sol y la luna no tienen voluntad, pero los seres humanos tienen facultad para elegir".
 
La religión islámica además de la dignidad humana innata nos presenta otro tipo de la dignidad humana que es la dignidad adquirida o de valores. Esta dignidad es opcional y voluntaria. La dignidad humana, que está enfatizada en el sagrado Corán, tiene una serie de detalles importantes. En los derechos humanos islámicos, este lugar es muy elevado. El ser humano es una criatura seleccionada por Dios como su sucesor en la Tierra, entonces, tiene naturaleza primordial de Dios, es independiente, es la fidelidad de Dios, está familiarizado con el bien y el mal, es posible que alcance la perfección, tienen la capacidad científica y práctica, disfruta de dignidad humana y es responsable ante su Señor.
 
Islam cree en el valor inherente de la personalidad humana y lo introduce como el criado de Dios y nadie más. La libertad en el Islam, significa romper las cadenas de la servidumbre y obediencia a otros excepto de Dios. La libertad en el Islam es un regalo que resulta el camino de la felicidad del hombre. El Islam es un proclamador de la libertad ya que otorga la facultad a las personas para elegir el camino de la prosperidad y la perfección. Por lo tanto, la libertad en el Islam no significa estar libre de cualquier restricción o una obligación. Es imposible que un ser humano o no humano, sin aceptando ningún límite, podría avanzar en el camino de la evolución. La libertad significa estar libre de las limitaciones y obstáculos que pueden frenar el crecimiento y el desarrollo del talento humano. El hombre tiene los talentos dados por Dios para su desarrollo intelectual, físico y espiritual, que deben ser descubiertos y no debería ser privado de crecer sus capacidades.  Dios en la aleya 157 de  la sura Lugares Elevados  “que les ordena lo que está bien y les prohíbe lo que está mal, les declara lícitas las cosas buenas e ilícitas las impuras, y les libera de sus cargas y de las cadenas que sobre ellos pesaban. Los que crean en él, le sostengan y auxilien, los que sigan la Luz enviada abajo con él, ésos prosperarán”.
 
Pero en el Islam, la libertad tiene otra cara denominada el deber. Todos los seres humanos son libres de aceptar la responsabilidad de su conducta porque siempre ven sí mismos como el objeto de dar respuesta. Por esta razón, un ser musulmán siempre esfuerza utilizar lógicamente sus facilidades, como la libertad. En otras palabras acepta los límites de la Sharia (ley islámica) y su conciencia para que avance en el camino de prosperidad en este mundo y el otro y no sea la barrera de la libertad y los derechos de los otros.
 
Ya que ahora estamos familiarizados con un poco de los altos conceptos humanitarios de esta religión divina, se espera que juzguemos más justa al respecto.

 

Aug 05, 2017 10:17 UTC
Comentarios