• Omm Al-Benin; madre de los mártires de Karbalá

Pars Today-El tiempo nunca olvida los recuerdos, incluso los enterrados en el polvo. Hay muchos nombres que se han perdido con el paso del tiempo, pero sigue un nombre firme en lo alto del firmamento pese a todos sus sufrimientos, y es el de la esposa del Imam Ali (P) y madre de Abbas, Omm Al-Benin.

El decimotercer día de Yamdi al-Sani se recuerda la trágica muerte de una esposa leal y una madre amable, modelo de virtudes morales, perfecciones humanas, fe, paciencia, tolerancia, comprensión, conocimiento, oratoria y recitadora de poesía que la convirtieron en un ejemplar de la mujer musulmana.

En realidad el nombre de esta gran dama es Fátima, pero es conocida como Omm Al-Benin (que quiere decir madre de los niños). Su padre es Hizam y su madre es Samamah. Según estimaciones, nació aproximadamente cinco años después de la migración. Su familia disfrutaba de valores como creatividad, ética, arte, afecto social y magnanimidad, de hecho, después de tribu de Quraish, fue líder de varias tribus árabes. El jurisprudente, escritor literario e historiador del siglo XIII Alameh Seyed Mohsen Amin, ha escrito al respecto: "Omm Al-Benin (saludos de Dios sean para ella) era una buena poeta y provenía de una familia noble y valiente. Pertenecía a una familia, sobre la que Aqil Ibn Abi Talib, el gran genealogista árabe, le dijo al Imam Ali (la paz sea con el): Entre los árabes, sus padres eran los más valientes y heroicos". Después del martirio de la Hazrat Fátima (saludos sea para ella), Ali ibn Abi Talib pidió a su hermano Aqil, que era uno de los grandes genealogistas de Quraish, que eligiera una esposa de una familia heroica para él. Aqil le presentó a Fátima Kalabieh, cuya su familia (Bani Kalab) era singular en valentía. Al Imam le gustó la elección y fue a ver al padre de Omm Al-Benin. Hazam (el padre de la joven), muy hospitalario, lo recibió con beneplácito, lo saludó con gran respeto y sacrificó un animal ante él. Según la costumbre árabe, el anfitrión recibe a un invitado por tres días y recién al tercer día le pregunta la razón de su visita. La familia Omm Al-Benin vivía fuera de Medina pero se comportaba según esta costumbre. Entonces, el cuarto día, le preguntó el motivo de su llegada y Aqil respondió: "He venido para pedir la mano a Fátima, tu hija, a nombre de mi hermano Ali ibn Abi Talib". Hazam, que nunca esperaba tal propuesta, estaba sorprendido y, con honestidad, dijo: "¡Qué honorable y noble familia! ¡Pero, Ali no merece tomar una mujer beduina"! Aqil después de escuchar sus palabras dijo: "Ali  sabe lo que tú piensas, pero aun así quiere casarse con ella". El padre de los Omm Al-Benin no sabía cómo responder y le pidió un plazo de tiempo a Aqil para preguntarle a la madre de la muchacha, Samama Bint Soheil, y a la misma joven, y dijo: "Las mujeres son más conscientes de los sentimientos y el estado de ánimo de sus hijas y saben mejor su beneficio".

El padre de Fátima se dirigió a su esposa y le preguntó de esta forma si aceptaba la propuesta de matrimonio de Ali: "¿Piensas que nuestra hija podría ser una esposa digna para Ali ibn Abi Talib? Sabe que su casa es la casa de la Revelación y la Profecía, y la casa de la ciencia, la sabiduría y los rituales? Si crees que esta casa es digna para nuestra hija , vamos a aceptar que sea la dama de esta casa, pero si piensas que ella no tiene ese privilegio no lo aceptaremos, ¿está bien?".

Su esposa, que tenía un corazón lleno de amor por la familia del Profeta, dijo sin dudarlo: "¡Oh Hazam!, juro por Dios, y le pido a Dios Todopoderoso e Inmaculado, que nuestra hija sea verdaderamente dichosa y competente para servir a Ali ibn Abi Talib y que, por favor, le permite casarse con Ali".

El primer día que Fátima Kalabieh entró en la casa de Ali, Hasan y Husein (la paz sea con ellos) estaban enfermos y por eso se habían quedado en la cama. A su llegada, se dirigió hacia ellos y, como una madre amable, les atendió. En los primeros días, sugirió al Imam Ali que en lugar de llamarla "Fátima", la llamara por su apelativo, es decir "Omm Al-Benin", para que los hijos de Hazrat Fatima no recordasen a su madre. Omm Al-Banin estaba a punto de llenar el espacio vacío de Hazrat Zahra (P) para sus hijos; una madre que perdió la vida muy joven y dejó una tristeza incómoda en la vida de sus pequeños hijos. Los hijos de Fátima Zahra volvieron a ver a su madre en presencia de esta piadosa dama y sintieron menos el sufrimiento de su ausencia.

Omm Al-Benin siempre priorizó a los descendientes de la amada hija del Mensajero de Dios, que a sus hijos. Consideró este tipo de amor como una virtud, que Dios, todopoderoso, en su libro ha ordenado. La aleya 23 de la sura La consulta dice:

Ésta es la buena nueva que Alá anuncia a Sus siervos, que creen y obran bien. Di: «Yo no os pido salario a cambio, fuera de que améis a los parientes». A quien obre bien, le aumentaremos el valor de su obra. Alá es indulgente, muy agradecido.

El jurisprudente chií del siglo X de la hégira lunar, Zain al-Din al-Amlei, relata acerca de esta dama virtuosa: "Omm Al-Benin era una dama con conocimiento y alta virtud. Tenía un afecto puro e intenso por la familia del Profeta, dedicándose a servirlos. La familia del Profeta también le dio un alto estatus y un respeto especial. "Por supuesto, el amor afectuoso de Omm-Al-Benin no fue ignorado por los descendientes del Profeta y todos los miembros de la familia del Profeta la respetaban, honraban y agradecían mucho.

El fruto de la vida compartida del Omm Al-Benin con el Imam Ali fue cuatro hijos. Los nombres de sus hijos son los siguientes: Qamar Bani Hashem, Hazrat Abu al-Fazl al-Abbas (la paz sea con él), Abdullah, Ja'far y Osman; todos ellos fueron hechos mártires en el territorio de Karbalá y su generación continuó los pasos del Imam Husein (P) a través de Obaidullah, el hijo del Imam Abulfazl. Con el martirio de los cuatro hijos de Omm Al-Benin en Karbalá, esta señora fue honrada como la madre de los mártires.

Cuando Omm Al-Benin vio a Bashir, el mensajero del Imam Sayad (la paz sea con él) que fue a Medina para informar a la gente sobre la historia de Karbalá y del regreso de la caravana del Imam Husein, ella preguntó: "¡Oh, Bashir! ¿Qué sabes de Husein?". Bashir dijo: "Dios te de la paciencia por el martirio de Abbas". Omm Al-Benin, entonces, agregó: "Quiero saber sobre Husein". Bashir también le informó sobre el martirio del resto de sus hijos, pero Omm Al-Benin le siguió preguntando sobre el Imam Husein y, con paciencia y perspicacia incomparables, dijo: "¡Oh, Bashir! Infórmame sobre  [mi Imam] Aba-Abdullah al-Husein, sacrifico a mis hijos y todo lo que está debajo del cielo celestial, por el bien de Aba-Abdullah". Cuando Bashir le dio la noticia del martirio del Imam Husein, gritó y dijo: "¡Bashir! Me rompes el corazón".

Según el gran erudito Alamah Mamqani, experto en Ela al-Rajal (ciencia islámica de evaluación biográfica de loa narradores de hadices), este nivel de amar es el resultado de su rango en la fe, conocimiento y su familiarización con el Imamato, de tal forma que considera pequeño  el martirio de cuatro jóvenes, oficiales valientes, en defensa de su Imam.

Entre los otros grandes privilegios de Omm Al-Benin se puede mencionar su elocuencia y retórica, para expresar sus bellos y eternos poemas y cartas. Había poetas destacados en la familia de Bani Klabe, que eran fuentes poéticas para los árabes. Ellos estaban en el auge de la elocuencia. Omm Al Benin vivía en esta familia y creció en medio de la poesía y elocuencia. Entre sus poemas eternos, admirados por los grandes de la literatura, figura su poesía sobre el martirio de su hijo, el padre de las virtudes (Abbás)

"No me llamen Omm-Al-Benin, que me recuerden por mis valientes leones. Yo tuve hijos que llamaba por sus nombres, pero hoy no tengo hijos. Tuve cuatro hijos valientes, pero todos fueron martirizados".

Los historiadores escriben: Omm Al-Benin lloraba con dolor por el martirio de sus hijos y, especialmente, por el Imam Husein, por quien incluso el enemigo de Ahlul-Beit, Marwan ibn Hakam, lloraba con dolor. En los ritos de Marsie jani (una frase que se utiliza para las ceremonias de luto del Imam Husein o cualquier reunión que aborde las virtudes y calamidades que sufrieron los imames y en la que se plantean asuntos religiosos), ella gritaba la voz de la inocencia  del Imam Husein a las futuras generaciones. Omm Al-Benin, junto con sus nietos, Obaidullah, hijo de Abbás, que estuvo con su madre en Karbalá, y era un testimonio vivo de los eventos de Ashura, fue a Baqiee y realizó el Nohe Khani(literalmente significa llorar por los muertos y hablar de sus recuerdos). Ella mediante estos poemas, también relató la epopeya de Karbalá en forma de duelo e hizo que la gente conociera los crímenes de los omavitas.

Finalmente, esta gran dama, después de una vida de esfuerzo, paciencia y perseverancia, tras sacrificar a sus cuatro hijos por el Imam Husein ibn Ali, con una gran cantidad de amor y afecto, según su famosa promesa, murió el 13 Yamadi al-Sani del año 64 hégira lunar. Fue enterrada en el cementerio de Baqiee, pero su gran espíritu y grandes características mantuvieron su gran nombre en las alturas del sol. ¡Saludos de Dios y la paz sean con ella!

 

Mar 03, 2018 10:48 UTC
Comentarios