Pars Today-El Profeta de Dios esperaba con ansias la revelación. No pasó mucho y las alas de Gabriel, el ángel de la revelación, cubrieron del este al oeste la tierra: "¡Oh Muhamad (saludos sean para él y sus descendientes) Dios te bendice y ordena que te mantengas alejado de Jadiya cuarenta días".

El Profeta de Dios, para ejecutar el mandato divino, dejó sola a su esposa cuarenta días. Ese tiempo, ayunaba por el día y rendía culto a Dios por la noche. Envió a Ammar a la casa de Jadiya para comunicarle que su partida se debía a un mandato de Dios y no se inquietara ni angustiara.
Cuarenta días pasaron. Una vez más, se extendieron las alas de Gabriel. Esta vez, dio una manzana al Profeta y le dijo: "¡Oh Muhamad! Tu Señor te saluda y te envía este regalo desde el Paraíso". El Profeta comió la manzana y fue a la casa de Jadiya. Ella se levantó de la cama y sintió la luz de Fátima.
 
Un día, el Profeta entró en la casa. Vio a Jadiya hablando con alguien. Le preguntó con quién estaba hablando. Ella respondió: "El embrión que está en mi vientre me habla y me hace compañía". Gabriel otra vez se reveló y dijo: "¡Oh Mohamad! Dile a Jadiya que su embrión es una niña y de ella provendrá la generación del Profeta.
 
En la Meca, el día 20 del mes de Yumada al-Zani, cinco años después de la designación de Mohamad como Profeta y del inicio de su misión,  Hadiya sintió un dolor severo; enseguida llamó a las mujeres de Qoraish y Bani Hashem para que la ayudasen.  Ellas se negaron alegando que, contrariando su  voluntad, había elegido al huérfano de Abutaleb como esposo, a un hombre que no tenía dinero.
Jadiya se quedó sola con su dolor, cuando de repente se acercaron a ella cuatro mujeres, con halos, a su alrededor. Se acercaron y vieron su preocupación y miedo, entonces una de ellas, la saludó y dijo: "¡Oh Jadiya! Yo soy Sara, la madre de Isaac, y las otras tres son María, la madre de Jesús; Asiah, la hija de Mazahim; y Umm Mariam, la hermana de Moisés. Dios nos ha ordenado asistirte en tu parto". Luego, todas se sentaron alrededor de Jadiya y me ayudaron hasta que nació Fátima.
 
La bebé de Jadiya nació limpia y pura, emitía una luz que hizo resplandecer toda la casa. Los ángeles del Paraíso entraron en la casa de Jadiya con un cuenco de agua de Kowsar. Lavaron al bebé con esa agua y lo envolvieron con un lienzo más blanco que la leche que estaba hecho del mejor almizcle y ámbar.
 
Cuando querían ponerle nombre al recién nacido. El ángel de la revelación bajó y habló con la pequeña, llamándola Fátima. Fue la primera niña en el Islam que se llamaba "Fátima", y la primera mujer que corrigió la ignorancia sobre la mujer. Feliz cumpleaños Hazrat Fátima, la hija querida del Profeta de Dios, motivo por el cual la República Islámica de Irán ha denominado la fecha de su nacimiento como el "Día de la Mujer".
 
Lo que da valor a la existencia humana y ajusta el movimiento y la posición de las personas son sus ideas y conocimientos. Pero, hay algo importante, lo que hace que las ideas y el conocimiento sean útiles y efectivos es la fe. Fátima, la hija del Profeta del Islam, tenía todas estas cualidades valiosas. Ella era una dama que seguía los valores humanos y morales y disfrutaba de todas estas características valiosas, como sacrificio, pureza y dignidad. Le fascinaba adorar a su Señor y siempre estaba en oración porque sentía que la acercaba a Dios. Era tal su éxtasis divino que dijo: "El placer que recibo de estar al servicio del Señor, me deja fuera de cualquier deseo y  no tengo más deseo que mirar permanentemente la  belleza y sublimidad del Señor".
 
Uno de los apelativos más famosos de Fátima, es Zahra que significa luz y brillo. ¿Preguntado el Imam Sadiq (la paz sea con él) por qué llamaban a Fátima, Zahra? El Imam dijo: "Porque cada vez que Fátima se paraba en el altar de la adoración y comenzaba a orar, su luz brillaba sobre todos los habitantes de los cielos, tal como las estrellas brillan sobre la tierra".
 
El vasto conocimiento de Fátima tiene una fuerte conexión con el conocimiento del Profeta. Ella presentó un hadis cundo, en una reunión con Ume Salma y las mujeres de Qoraish, pronunció un discurso académico, lleno de contenido e historia, en la mezquita de Medina en presencia del califa y una multitud. Les advirtió de las desviaciones de la sociedad después del Profeta. De hecho, gracias a Fátima, su sierva  Fizza, durante veinte años, no hablaba sino con las palabras del Santo Corán.
 
Hazrat Fátima fue una excelente maestra en oratoria y su comportamiento, pleno de dignidad y pureza. Ella creía que lo mejor en una mujer es preservar la privacidad entre estas y los hombres. Fátima era muy especial para el Mensajero de Dios que consideraba a su hija una parte de su cuerpo.  La relación entre padre e hija se basaba en amor, respeto y la cortesía. Cuando el Profeta iba a visitar a Fátima, ella se levantaba rápidamente y le expresaba su respeto, por ejemplo, lo hacía sentar en un lugar principal, estas atenciones eran reciprocas cuando Fátima visitaba a su padre. Según el Imam Jomeini (que descanse en paz): "La historia del Islam revela que la gran consideración de Dios hacia la noble sierva, Hazrat Fátima, muestra que una mujer tiene una magnitud especial en la sociedad que, si ella no es superior al hombre, tampoco es menos".
 
La imagen de Fátima en el Corán es una expresión simbólica y admirable. la  sura al-Kausar (Abundancia) es el ejemplo más ilustrativo de la majestad de Fátima en el sagrado Corán. Con el nacimiento de Fátima, Dios asegura al Profeta Mohamad que su  generación no será cortada. Los eruditos musulmanes han considerado, además de la sura al-Kausar, otras aleyas, como la aleya Mubahala (la maldición recíproca), en las que se menciona a Hazrat Fátima. El exegeta Jalal al-Din Siwati ha indicado que veinte narraciones y varios documentos comentan  la aleya 33 de la Coalición, que dice: 
 
Alá sólo quiere libraros de la mancha, gente de la casa, y purificaros por completo.
 
Esta aleya, que se conoce como la aleya de la Purificación, fue revelada en la casa de Umm Salama, una esposa del Profeta. El Imam Ahmed Ibne Hanbal narra de Umm Salama: "El Profeta dijo a Fátima: Tráeme a tu esposo y tus dos hijos. Cuando llegaron cerca del Profeta, este se acercó, los puso bajo su manto y levantado sus manos, dijo: "Señor, esta es mi familia. Envía tu paz y bendiciones a Mohamad y su familia. Eres grande y omnipotente". Umm Salama dice que alzó una esquina del manto para unirse a ellos pero el Profeta no lo permitió y dijo con respeto: "Tu quédate en tu lugar, eres de los virtuosos".
 
Ibn Hoyar Haysami también reconoce que la mayoría de los comentaristas cree que la aleya de la Purificación revela la dignidad de Ali, Fátima, Hasan y Husein (la paz sea con todos ellos).
 
La simplicidad de la vida, el ascetismo y la satisfacción figuran entre las principales características de la vida de Hazrat Zahra. Siguió estas pautas tanto en la casa de su padre como en la de su esposo. El espíritu suave y relajado de Fátima la alejó del interés mundano. Fátima, durante todo el tiempo, llevó una vida sencilla, llena de espiritualidad. Ella dice:
 
"De este mundo, veo tres cosas que son deseables: recitar el Libro de Dios (Corán), mirar el rostro del Mensajero de Dios y hacer la caridad en el camino de Dios".
 
Aysha, una de las esposas del santo mensajero de Dios, dijo: "No vi a nadie relacionado con la Palabra y el camino divino, más parecido al Profeta de Dios que Fátima. El amor del padre hacia su hija fue tal que cuando la veía, decía: "Percibo de Fátima el olor del paraíso".
 
Hazrat Fátima es el ejemplo supremo de una mujer trascendental que no sacrificó ninguna de las dimensiones de su personalidad y demostró que tenía un alto potencial para alcanzar la perfección. Ahora, Fátima Zahra está en la cima de la humanidad y la piedad, amablemente, mira a todas las mujeres del mundo y las invita a seguir su  camino y estilo de vida.
 

Saludos a Fátima y la paz de Dios sea con ella, la Dama de los dos mundos, la mejor entre las mujeres del Paraíso, los ojos brillantes del Profeta y ejemplo de las esposas del mundo.

 

Mar 09, 2018 02:25 UTC
Comentarios