• La novena estrella de Imamato (especial con motivo del martirio del Imam Yavad (la paz sea con él)

ParsToday-En este programa con motivo del aniversario del martirio del Imam Yavad (la paz sea con él) les hablaremos de algunas virtudes de este sublime.

El último día de Zihayeh, los musulmanes y los seguidores de la familia de profeta del Islam recuerdan una triste tragedia. En tal día, en el año 220 de hégira lunar, el Imam Mohamadibne Ali, famoso como Yavad, fue hecho mártir por la orden del califa Motasem Abasi. Nosotros  damos el pésame a todos ustedes estimados oyentes por el aniversario del martirio de este nieto noble del profeta, y en este programa relatamos algunos fragmentos de su bendita vida.
Dios en al aleya 40 de la sura La coalición dice:
Mohamad el Enviado de Alá y el sello de los profetas.
Es decir, la profecía acabó con la llegada del Hazrat  Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes). Él anunció el fin de la profecía, lo que significa que la gente después de este profeta no debe esperar a otro y, por tanto,  todos deben abrazar una religión, es decir el Islam con el Corán como el eje de la religión de todos los musulmanes. También, el liderazgo del pueblo está a cargo del  Imamato, tal y como Dios explicó al  profeta Mohamad.
Un gran narrador suníes Abdulmalek Yovaini Shafei, recuerda que el profeta del Islam dijo: "yo soy el Seyed de los profetas y Ali ibne Abi Talib es el gran Seyed de los   sucesores. Como que mis sucesores son 12 personas. El primero Ali y el último Mahdi (la paz de Dios sea con ellos)". Esto se confirma en la famosa hadiz de Yaber ibne Ansari, uno de los grandes seguidores del profeta. Él mismo recuerda que cuando fue inspirada la aleya 59 de la sura Las Mujeres y se invitó a la gente a obedecer a los sublimes, preguntó al profeta: "Oh profeta de Dios, nosotros hemos conocido a Dios y al último Enviado de Dios, entonces, es necesario conocer a los sublimes? El profeta respondió: Oh Yaber, ellos son mis sucesores y los Imames después de mí. El primero es Ali ibne AbiTalib y luego Hasan ibne Ali, Husein ibne Ali, Ali ibne Husein, Mohamad ibne Ali, que en Tora es famoso como "Baquer" y  tú lo verás durante tu vejez, y cada vez que lo veas,
dale saludos de mi parte. Seguirán a Mohamed ibne Ali, Yafar ibne Mohamad, Musa ibne Yafar, Ali ibne Musa, Mohamad ibne Ali, Ali ibne Mohamad, Hasan Ibne Ali y, después de él, su hijo cuyo nombre es igual al mío  Mohamad y que será conocido como "Abulghasem". Este último permanecerá oculto a las personas y solo lo verán aquellas que tengan fe y crean verdaderamente en él.
El nombre del noveno Imam es Mohamad, llamado   "Abu Yafar" y conocido por títulos como "Mohamad Taghi" y "Yavad" que indica de su piedad singular y generosidad extraordinaria. Su gran padre fue el Imam Reza (la paz sea con él) y su madre se llamaba Jaizaran.
El Imam Yavad, en el año 203 de la hégira lunar, después del martirio de su padre cuando solo tenía siete años, asumió el Imamato y su liderazgo. Lo que significa que el Imam Yavad es el primer sucesor del profeta que asumió el Imamato en la niñez, por lo tanto, es natural que al escuchar este asunto, surjan las preguntas: cómo él a esta temprana edad pudo asumir tan gran y sensible   responsabilidad del Imamato y de líder de los musulmanes? Es posible que una persona a esta edad haya alcanzado tal perfección que puede ser sucesor del profeta? Acaso  ha habido algo parecido en las naciones anteriores?
Para responder a estas preguntas hay que atender lo siguiente: es cierto que el periodo de florecimiento y perfección tanto físico como psíquica del hombre, en general tiene un límite especial, pero también es cierto que Dios Todopoderoso, el Sabio, puede otorgar prerrogativas a algunos de sus propios siervos, como en este caso. En la comunidad humana, desde el inicio hasta ahora, han existido personas que gracias a favores y bendiciones concedidas por el Creador del Universo, durante la niñez han logrado puestos de liderazgo en el Imamato. Uno de estos se menciona en el sagrado Corán sobre el Hazrat Yahya cuya misión empezó en el periodo de su niñez al ser designado profeta. En la aleya 12 de la sura María, se lee:
Y le otorgamos el juicio cuando aún era niño.
Por otro lado, el Hazrat  Jesús  hizo milagros desde cuando era muy pequeño. Como sabemos, un niño normalmente empieza a hablar a los doce meses de edad, pero el Hazrat Jesús durante los primeros días de nacimiento habló y  su madre, por el poder divino y sin haberse casado, resultó embarazada y dio a luz un niño, Esto se lee en las aleyas desde la 30 hasta la 33 de la sura María.
Dijo él: «Soy el siervo de Alá. Él me ha dado la Escritura y ha hecho de mí un profeta.
Me ha bendecido dondequiera que me encuentre y me ha ordenado la azalá y el azaque mientras viva,
y que sea piadoso con mi madre. No me ha hecho violento, desgraciado.
La paz sobre mí el día que nací, el día que muera y el día que sea resucitado a la vida».
El Imam Yavad, durante su niñez, fue designado líder del Imamato de la nación islámica. El hecho que asuma esta gran responsabilidad a tan corta edad, era algo increíble para la gente e incluso llamaba la atención de muchos ulemas de aquel entonces. Obviamente, este caso era diferente entre los seguidores de la familia del profeta. La mayoría de ellos consideraba que el Imamato era una institución por orden divina y no importaba la edad del Imam. Esto está citado en la historia. Después del martirio del Imam Reza, un grupo de sus seguidores se reunió para estudiar sobre el sucesor del Imam Reza. Uno de los más cercanos al Imam Reza, Yunes ibne Abdulrahman,  preguntó: "hasta cuando este hijo, es decir el Imam Yavad, crezca que tenemos que hacer?"  En ese momento, uno de los fieles del Imam, llamado Riyan  Salt, se levantó y protestando, dijo: "El Imamto del Imam Yavad es orden de Dios, por tanto, un bebé de un día es como un sheij y si no
Dios no lo ordena, aunque tenga miles de años es como otra persona normal.
Desde ese entonces, la poca edad del Imam Yavad no era ningún problema en las creencias religiosas de los seguidores de Ahlul Beit, pero lo que sí tenía importancia para ellos era que aquel Imam, desde el aspecto del conocimiento, fuera como los otros imames.  Y, en el caso del Imam Yavad,  su nivel de razonamiento fue aprobado durante las diferentes  reuniones organizadas por el califa abasi Mamoon en las que aquel Hazrat discutía con los grandes ulemas y, también, por las respuestas que contestaba a las diferentes preguntas de los seguidores de Ahlul Beit.
Como Ali ibne Ibrahim, citando a su padre, narró: "después del martirio del Imam Reza, nosotros cuando peregrinamos a la casa de Dios, fuimos a ver al Imam Yavad. Muchos seguidores de Ahlul Beit también se habían reunido allí para visitar al Imam Yavad. El tío del Imam Yavad, Abdulah ibne Musa, que era un gran viejo y mostraba los efectos de la adoración en su frente, se acercó y con mucho respeto besó la frente del Imam Yavad".
En este momento, un hombre se levantó entre la gente y preguntó una cuestión al tío del Imam Yavad. Pero la respuesta de Abdullah fue irrelevante.
Entonces, el Imam Yavad se molestó al oír esa respuesta y dijo a su tío: "querido tío, temed a Ala. Hay cosas  difícil que el Día de la Resurrección el hombre tendrá que responder ante Dios cuando le pregunte por qué sin conocimiento ni información da un veredicto al pueblo". Abdulabin Musa dijo: "de verdad, mi señor, yo me arrepiento". Todos los presentes se quedaron sorprendidos de este diálogo y, dirigiéndose al Imam Yavad, dijeron: "Oh señor, nos permite plantearle a usted nuestras dudas?"  El Imam Yavad contestó: "sí" y ellos preguntaron muchas cuestiones y este Hazrat contestó con seguridad a todas las preguntas.

En la era del Imam Yavad, ocurrió una revolución cultural y un singular desarrollo científico. Se extendieron las universidades científicas y las clases de discusiones en todo el territorio islámico. El orientalista Nikelson, sobre esa época, escribió: "la extensión de la riqueza y el desarrollo comercial dio lugar a una revolución cultural en la época de los abasies, un fenómeno que el Oriente hasta entonces no había atestiguado; de modo que la obtener conocimientos científicos y realizar investigación científicas era la preocupación de toda la gente. En aquel entonces, la gente viajaba a tres continentes lo que permitía que aumentaran sus conocimientos y, a su regreso, los transmitían a los otros.
En este mismo contexto, junto con la influencia de las ideas filosóficas griegas y cristianas, los funcionarios del gobierno abasi utilizaban algunas razones de ciertas sectas religiosas para crear veredictos religiosos en los casos que no tenían motivos para justificar sus hechos. En tales condiciones, el Imam Yavad promovió la libre discusión. Él en la corte de Mamoon, en sus  discusiones con ulemas y sabios, daba razones lógicas y exactas de conocimientos científicos y teológicos, de tal manera que dejó claro que los conocimientos de los teólogos de la corte eran pocos ante el conocimiento de la familia del profeta. Los fracasos consecuentes del sistema del califato en las áreas de doctrina y teología provocaron que el califa abasi se diera cuenta del papel y la influencia del Imam Yavad en la creación de dudas entre los sabios y teólogos. Así que, para salvar su dominio, hizo mártir al Imam Yavad.
Estimados oyentes, otra  vez damos el pésame por el aniversario del martirio del Imam Yavad  y suplicamos a Dios que en las alarmantes condiciones de la era actual, nos dirija hacia el camino recto de Ahlul Beit.

 

Tags

Aug 12, 2018 11:40 UTC
Comentarios