ParsToday-Nos encontramos en el aniversario de la histórica reconciliación del Imam Hasan (P) con Muawiya ibn Abu Sofyan. Un evento que ha sido motivo de polémicas más que los eventos parecidos.

Pues, algunos lo han elogiado y consideran al Imam Hasan el héroe de la paz y la vida pacífica, mientras otros lo han acusado de temeroso y desesperanzado. Además, hay quienes creen que la paz de este Iman no concuerda con el coraje de la familia del Profeta (P) y consideran el traspaso de poder a Mu'awiyah una humillación para los musulmanes y el desvío del liderazgo del camino principal. Esto mientras que, al estudiar y conocer los hechos históricos de la vida de Imam Hasan, se puede entender que este gran personaje fue un político vigilante y bien informado que examinó detenidamente  los motivos y las tendencias sociales de su tiempo y, a través de su visión, diseñó su plan que creó una gran revolución en el marco de una inevitable paz.
 
 
Después del martirio de Imam Ali (P), el Imam Hasan (P), desde el púlpito de su padre, se dirigió a los musulmanes, así: “Esta noche falleció una persona que no tenía igual entre nuestros antecesores y ni en el futuro alguien será como él. Quien que luchó junto con el mensajero de Dios y fue su escudo. El Mensajero de Dios le daba la bandera y lo enviaba al campo, luego, Gabriel por la derecha y el Michael por la izquierda, lo rodeaban y no regresaba del campo, excepto cuando Dios le había dado la victoria. Cerró sus ojos en la noche en que Moisés falleció y Jesús  subió al cielo y también la misma noche en que el Corán fue revelado”.
 
Entonces Abdulá ibn Abbas comenzó a hablar y dijo: “¡Oh, gente!, este es el hijo del Profeta, su sucesor     e Imam, junto con él, jurémosle lealtad para que Dios os dirija a vosotros  por los caminos  saludables a través  de él y, por su voluntad, os lleve de la oscuridad hacia la luz y os guie al camino correcto”.
Muchas personas que aún recordaban las palabras del Profeta sobre el liderazgo de Imam Hasan después de su padre, confirmaron las palabras de Ibn Abbas y le prometieron lealtad a Imam Hasan con mucha alegría.
 
 
Después de eso, todo el pueblo de Irak, Hiyaz y Yemen juraron lealtad al Imam, y solo Muawiyah se levantó frente al Imam, y rechazó este juramento. El Imam Hasan (P) le pidió a Muawiyah que detuviera la obstinación y que cumpliera con la justicia. Pero no solo lo rechazó, sino que envió su ejército a Irak para enfrentar al Imam.
Nada es más peligroso que un enemigo que aparezca en vestido de un amigo. Este es el mismo enemigo que parece ser amigo de alguien y pelea con él en realidad. Y este tipo es el enemigo más peligroso que lucha por motivos de venganza y nerviosismo. Estas fueron las características de un grupo personas que se encontraba dentro del ejército del Imam Hasan. Este grupo era un pueblo malvado con manifestaciones religiosas. El espíritu terrorista se había extendido entre ellos y había destrozado sus pensamientos. Su presencia cerca del Imam Hasan no fue para luchar en el camino de Dios, sino para provocar la sedición. Otra grupo que acompañaba al Imam Hasan (P), lo quería para usarlo para sus propios intereses, por lo tanto, cuando se dieron cuenta de que no concordara con sus deseos, lo dejaron solo. Por lo tanto, en el ejército del Imam Hasan (P) había pocos guerreros fieles y leales. Sin embargo, Moawiya temía incluso de estas pocas personas y ofrecía sobornos constantemente por romper su resistencia.
Entonces, el Imam Hasan (P) se enfrentó a una gente que no estaba preparada para luchar contra el ejército de Muawiyah. Tal vez no haya un documento, menos las propias palabras del Imam Hasan, para describir las perspectivas de la comunidad disputada y dispersa en Irak y la debilidad del pueblo iraquí en la guerra.
En Madaen, el último punto en que avanzó su ejército, el Imam pronunció un discurso integral y estimulante en el que afirmó: “Ninguna duda evitará que enfrentemos al ejército de El Levante. En el pasado, luchamos contra el ejército de El Levante gracias a su fuerza de resistencia y comprensión interna, pero hoy, debido al odio, se ha perdido su unidad y comprensión, habéis perdido perseverancia y os habéis empezado a quejar…Muawiyah nos ha ofrecido una propuesta que está lejos de la justicia y es contraria a nuestro alto propósito y nuestra dignidad. Ahora, si estáis listos para luchar, rechazamos la paz, confiando en nuestra espada y en Dios, pero si queréis la vida mundana, lo voy a aceptar y soportaremos esta espina en el ojo”.
 
En este momento, la gente gritó por todos lados: “Queremos vivir”. Entonces, el Imam Hasan (P) se alejó de una confrontación militar y se vio obligado a aceptar la paz por un mayor interés, es decir, salvaguardar la comunidad islámica.
 
Sin embargo, el Imam Hasan aceptó la propuesta de paz con condiciones, incluido que Muawiyah debía actuar de acuerdo con la tradición del Profeta y el Libro de Dios y sin derecho a elegir a un sucesor. Sin embargo, con el tiempo, se reveló que la familia de Omeya no cumplía con sus compromisos. Después del tratado de paz, Muawiyah violó todo lo que había prometido y dijo: “¡Oh pueblo iraquí! juro a Dios que no luché con vosotros por el rezo, el ayuno, el azaque (limosna) y la peregrinación (Hach), luché con vosotros solo por el gobierno. Tened en cuenta que todas las condiciones y los tratados que tenía con Hasan ibn Ali ya están  bajo mis pies y no tienen ningún valor”.
 
Y de esta manera, el Imam Hasan (la paz sea con él) reveló el lado oscuro de los omeyas a través de su reconciliación, para que las personas en adelante comprendieran los hechos y la verdad y se preparasen para luchar contra ellos. De hecho, fue una paz que inició una gran lucha a otro nivel.
 
La formación del gobierno, el levantamiento, la paz y el silencio de la familia del Profeta fueron para preservar el Islam y restaurar la tradición. Si, en unas condiciones, el Islam se conserva a través del levantamiento, se debe levantar y no temer a la muerte. Si en cualquier otro momento, el silencio preserva al Islam, se debe mantener el silencio. En este mismo sentido, el Imam Hasan (P) luchó en los más amplios campos para preservar el Islam y restaurar la religión de su antepasado.
 
El Imam, en el frente del enemigo, luchaba tanto a través de despliegue  militar como enfrentando complot y sediciones y, al mismo tiempo, al frente de su ejército, luchaba para reformar los elementos de sus soldados. Además de estos dos frentes, tenían que aguantar las preguntas de sus amigos sinceros que no tenían una comprensión correcta de la paz y, de hecho, respondía con un tono sereno a cada uno de ellos. En respuesta a una de estas preguntas en protesta contra la paz con Muawiyah, el Imam dice: “¿No soy la prueba de Dios y el Imam después de mi padre? ¿No soy la misma persona que el mensajero de Dios sobre mi hermano y yo afirmó: ‘Hasan y Hussein son Imames, tanto si se levanten como si se sientan’?”. Luego, el Imam continuó: “¡Oh, Aba Said! soy elegido por Dios Todopoderoso como el Imam, no debes considera incorrecto mi voto y mi decisión, lo que decido, ya sea una guerra o un golpe, incluso si no sabes su razón. ¿No has escuchado que Al-Khidr (P) provocó la ira de Moisés (P) cuando agujereó el barco, reconstruyó el muro y mató al niño? Pues Moisés no sabía la filosofía de tal cosa, mientras que estos hechos eran lógicos y correctos por Dios. Sepan que vosotros tampoco entendéis la razón de mi trabajo. Si no lo hubiera hecho, habrían matado a todos los chiíes y fieles a la familia del Profeta”.
 
Finalmente, la paz del Imam Hasan (P) es la más gloriosa e heroica reconciliación de la historia, que surgió de acuerdo con las condiciones de tiempo y el lugar. 
 
La paz de Imam Hasan (P) fue una semilla que se derivó de las profundidades del Islam y del fondo de la revelación, y gracias a este plan, el Imam Husein (P) alcanzó crear una gran revolución que reveló la verdad.
 
Los Imames Hasan y Husein eran dos caras de una misión y el deber de cada uno de ellos, desde el aspecto de la importancia y el sacrificio, son iguales y equivalentes. Cada uno jugó un papel para despertar a la gente de la negligencia. El papel del Imam Hasan (P) fue la sabia paciencia y el papel del Imam Husein (P) fue el levantamiento armado, de modo que estos dos papeles son tácticas que se complementan en un mismo camino.

 

Tags

Dec 04, 2018 07:49 UTC
Comentarios