Hoy 20 de Tir de 1396 de la hégira solar coincide con el 11 de julio de 2017 celebramos el Día Internacional de la Población y, por ese motivo, hemos preparado un programa que les invitamos a escuchar.

La población mundial en 1950 fue de 2500 millones de personas una cifra que se duplicó en menos de 40 años, pues el 11 de julio de 1987 más de 5000 millones de personas habitaban el planeta. El crecimiento actual de la población es muy rápido y requiere de un desarrollo sostenido en el que, en particular, los jóvenes tengan acceso a los recursos disponibles (agua, tierras de cultivo, alimentos, atención sanitaria y educativa). De acuerdo con un enfoque de este tipo, en 1989, las Naciones Unidas denominó el 11 de julio de cada año como el "Día Mundial de la Población" para que todos los países del mundo centren su atención en preservar la vida, reducir la pobreza, crear un equilibrio en el crecimiento de la población, la formación de familias y comunidades saludables y felices y con una vida más saludable en un mundo mejor. 
 
Las Naciones Unidas, recientemente, han presentado una nueva previsión del aumento de la población mundial hasta el año 2050, en el que alerta que el planeta está al borde de una crisis grave. Según el informe, titulado “Panorama de la población mundial” y publicado en 2017, la aceleración del crecimiento de la población mundial crearán desafíos en el logro de los objetivos del desarrollo sostenible previstos hasta 2030. En este informe se lee que la población del mundo, de 7400 millones de personas en 2016 ha llegado a 7600 millones en el año en curso y, en caso de continuar esta tendencia, la población mundial alcanzará 8500 millones de habitantes en 2030. En esta estadística hay 100 millones de personas más que en la previsión de la ONU de hace dos años. Según el reciente informe, 47 países de los menos desarrollados son los principales responsables del aumento de la población,  en estos territorios, cada mujer da a luz un promedio de cuatro niños, como resultado, se añadirá un total de casi 2000 millones de personas a la población mundial en 2050.
 
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) informó que un pequeño número de países, en particular los africanos, son responsables del crecimiento de la población de mediados del siglo actual, de hecho,  casi la mitad del aumento de la población pertenece al continente africano. En un futuro próximo, la población africana llegará a 2,5 mil millones, que es el doble de la cifra actual. De continuar su ritmo de crecimiento, Nigeria pasaría en 2050 del séptimo lugar que ocupa hoy al tercer país más poblado del mundo con 413 millones de habitantes. Según confirmó un informe de las Naciones Unidas citado en medios locales, el país de África occidental estaría 'a punto' de reemplazar a Estados Unidos en número de habitantes, porque su población 'está creciendo con mayor rapidez'. En el país africano de Tanzania, donde sólo una quinta parte de las mujeres utiliza métodos anticonceptivos modernos, cada mujer tiene en promedio  6 hijos, que de seguir esta tendencia, la población de 40 millones de llegará a 80 millones en 2050.
 
De acuerdo con el informe de la ONU, entre los años 2015 y 2050, se concentrará la mitad de la población del mundo en nueve países: La India, Nigeria, Paquistán, la República Democrática del Congo, Etiopía, Tanzania, Estados Unidos, Indonesia y Uganda. La India hasta 2022 tendrá una población mayor a la de China, país que durante seis años en las previsiones iniciales ocupaba el primer lugar como el país más poblado del mundo. La ONU considera que el motivo de la creciente población mundial radica en  el aumento de la esperanza de vida en el mundo.  Conforme al documento de esta organización internacional, la esperanza de vida de 65 años en 1990  pasó a 70 en 2010  y en 2045, la esperanza de vida será de 77 años. Asimismo considera la reducción de la mortalidad infantil como otro factor del aumento de la población mundial en los países en desarrollo.
 
Al otro extremo de los países en desarrollo, se encuentran los países que, por su crecimiento negativo o lento de la población, hacen frente a diversos problemas. Por ejemplo, en Japón, debido al número muy limitado de nacimientos, la población de 127 millones, se reducirá a 95 millones en 2050. La población de Alemania en este período llegará a 71 millones,  es decir, la cifra de hoy se reducida en 11 millones. La disminución de la tasa de fertilidad en estos países causará el aceleramiento del proceso de envejecimiento. El crecimiento de la población de Europa que en los últimos años ha sido negativa hará que la cifra actual de 740 millones de personas se contraiga hasta convertirse en 732 millones en 2050, por tanto, la única solución de ecualizar la cifra de la población mundial en el viejo continente será dar la bienvenida a los inmigrantes.
 
Debido a estas diferencias, se consideran diferentes puntos de vista en el estudio de la población en el mundo. En los países atrasados o en vías de desarrollo, el crecimiento rápido de la población figura  entre los obstáculos principales de la lucha contra la pobreza y el hambre. La información existente indica  que debido al crecimiento descontrolado de la población, se limita la producción y la distribución de alimentos, de tal forma que 25 mil personas en el mundo pierden cada día la vida debido a la desnutrición o enfermedades causadas por la escasez de alimentos. De esta cifra, 18 mil tienen menos de cinco años de edad. Por otro lado, existen problemas colaterales, como la vivienda.  Al aumentar el número de miembros en una casa, el espacio dividido entre todos se reduce, lo que podría desembocar en problemas de salud, violencia, hacinamiento, desempleo, contaminación climática y otros desafíos sociales. Este caso, también aumenta el riesgo de propagación de enfermedades infecciosas. Cabe indicar que el estallido de muchas guerras sangrientas y prolongadas de las últimas décadas tiene relación con el aumento de población y conflictos por los recursos. La masacre de 1994 en Ruanda por el enfrentamiento de los grupos étnicos tutsi y hutu es ejemplo de que este genocidio fue provocado por  factores  ambientales, como la escasez de tierra y las prácticas agrícolas insostenibles.
 
Por otra parte, dado que la población joven es uno de los indicadores más importantes del capital de un país debido a que su capacidad de movilización acelera el progreso; una serie de países considera que la falta de jóvenes en su territorio es una lesión grave. De 2010 a 2015, la fertilidad en los 83 países que representan el 46 por ciento de la población mundial, estuvo por debajo del nivel de sustitución. Países de este grupo son China, Brasil, Rusia, Japón, Vietnam, Alemania, Irán, Tailandia y el Reino Unido. Por esta razón, muchos países de esta categoría, para evitar un crecimiento negativo,  en sus programas  incluyen la manutención de niños. Por ejemplo, en Suecia a los inmigrantes que tienen hijos nacidos en ese país, además de un permiso de residencia permanente, se les otorga un bono económico. Cabe decir que en la República Islámica de Irán, hace años, con el eslogan “un menor número de hijos, una vida mejor”, perseguía el control de la población, pero en los últimos años el país se ha enfrentado a la disminución de la tasa de fertilidad. En las previsiones para 2050, Irán ha bajado tres lugares en comparación con 2016, y ocupa el vigésimo primer lugar de país más poblado del mundo; además, considerando que las condiciones siguen iguales desde 2010 hasta la actualidad, la tasa de fertilidad de su población está debajo del nivel de sustitución y el aumento de la generación de  jóvenes es menos del nivel necesario para sustituir la generación anterior.
 
Los procesos de crecimiento poblacional son diferentes en los países del mundo, lo que ha causado que las políticas demográficas también sean diferentes.  Según los expertos, el aumento de la población, puede ser tanto una oportunidad como una amenaza.  La calidad de la población que tiene bienestar y  oportunidades redundan en el empoderamiento del país, pero si la población carece de calidad, el crecimiento de la población podría dañar la situación del país. Una población sana, educada, productiva puede ayudar a romper el ciclo intergeneracional de la pobreza y hacer que los problemas sociales y personales sean más flexibles. Una población calificada e informada puede contribuir más plenamente a la sociedad y la nación. Promover el acceso a la educación, servicios de salud, incluida la salud reproductiva y la planificación familiar, son algunos factores que pueden ayudar al fortalecimiento de la población ante todos los desafíos y aprovechar las oportunidades  de las economías emergentes.
 
Con respecto al lema que ha determinado las Naciones Unidas para el Día Mundial de la Población de este año, "Planificación familiar, para empoderar a las personas y contribuir al desarrollo de los países", la cuestión no es solo limitar el aumento de las poblaciones, sino también en este asunto se plantea la calidad de la población sea más fuerte que nunca, ya que solo los seres humanos pueden proporcionar el terreno de crecimiento y desarrollo de las comunidades.

 

Jul 11, 2017 02:25 UTC
Comentarios