• La presencia de mujeres emprendedoras en la economía mundial

Pars Today-En el pasado, lo que determinaba la posición de una empresa económica era la propiedad. Pero hoy en día, lo marca la innovación para producir nuevos productos y software.

Actualmente, la estructura de la economía mundial es muy diferente del pasado. Hoy en día, la innovación para producir nuevos productos y software determina la posición económica de una empresa. Si ayer las personas más ricas del mundo eran las que tenían más recursos financieros, hoy las personas más ricas del mundo son aquellas que tienen amplios conocimientos, son creativas, innovadoras y emprendedoras.
 
En el sistema económico basado en el emprendimiento, los innovadores y los dueños de ideas son las inversiones principales de una empresa. 
 
Muchos expertos en economía consideran el emprendimiento como la principal fuente de la creación de riqueza y valor económico. El reciente desarrollo económico indica que el emprendimiento está estrechamente relacionado con el desarrollo económico y social de los países. El desarrollo económico actual se basa en la innovación, la creatividad y el uso del conocimiento. Sin la ciencia e innovación, ningún país podrá avanzar rápidamente con éxito. Los países que tienen una alta capacidad de producir conocimiento están desarrollados industrialmente y tienen un alto poder económico y político. El teórico contemporáneo Joseph Alois Schumpeter mencionó que el emprendimiento es el motor del desarrollo económico. A su juicio, el emprendedor es un administrador de iniciativas que, con creatividad, inteligencia, y amplitud de visión asume riesgos para crear oportunidades doradas. Las investigaciones han demostrado la relación directa entre el crecimiento económico y el número de emprendedores en un país. En un país con una gran cantidad de emprendedores, lo que es  importante es que los mejores emprendedores aprovechan de mayores incentivos comerciales y económicos.  Entre los resultados del emprendimiento figuran la creación y el desarrollo de tecnología, la producción de riqueza en la comunidad, la creación de empleo y el aumento del bienestar.
 
Hace unos seis siglos, el término emprendimiento llegó a las escuelas de economía. Este término con el paso del tiempo, entró en el campo de la economía. Existen muchos indicadores y definiciones para definir el emprendimiento, pero todos coinciden en la innovación, el compromiso y la toma de riesgos. Hoy en día, el emprendimiento no es un campo científico nuevo sino es una forma de vida. Un emprendedor es alguien que tiene voluntad, autoconfianza e independencia, además es realista. El poder de la imaginación, la previsión, el poder de toma de decisiones y la capacidad de crear comunicación, son otras características de los emprendedores. El emprendedor enfrenta desafíos y obstáculos, aprovechando de sus conocimientos. Trata de convertir el conocimiento adquirido en los centros de investigación en productos y, sobre la base de las oportunidades, en el momento adecuado, los ofrece a un mercado nuevo y competitivo.
 
La mayoría de los emprendedores comienza negocios en forma de pequeñas y medianas empresas. Estas compañías hacen una contribución significativa al desarrollo de la industria avanzada (HT o de alta tecnología) y tienen una alta resistencia a las grandes corporaciones. Muchas compañías importantes en el mundo están recurriendo a empresas de emprendimiento para resolver sus problemas. Considerando la eficiencia de estas empresas, muchos gobiernos están convencidos de que deben  proporcionar una buena base para el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas en la forma de centros de capacitación, parques industriales y tecnológicos, y apoyarles hasta que se conviertan en empresas independientes. En los países del sudeste de Asia, un alto porcentaje de empresas económicas e industriales son SME —pequeñas y medianas empresas— y constituyen la base principal de la economía por la creación de empleo. La experiencia de países como Japón, Corea del Sur Malasia, y la India muestra la importancia considerable de los emprendedores en la economía.
 
Según las estadísticas del centro Global de Emprendimiento (GEM), de aproximadamente, 2, 4 mil millones de personas en el mundo, los hombres son un 50 por ciento más emprendedores que las mujeres. Por supuesto, este porcentaje varía en los diversos países. Aunque los emprendedores en la mayoría de los países son hombres, el proceso creciente de las mujeres emprendedoras también es significativo.
La cuestión del emprendimiento está expandiéndose rápidamente, y el emprendimiento de las mujeres es un asunto destacado en muchos países del mundo. Algunos investigadores creen que las actividades de emprendimiento de las mujeres desempeñan un papel relevante en la salud de las económicas de las naciones. Las mujeres, en corto plazo, pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo económico de su país. Las estadísticas muestran que las actividades económicas de las mujeres representan entre el 25 y el 35 por ciento de la actividad total del mundo. Sobre los datos del emprendimiento de 2012, casi el 12 por ciento de los emprendedores en el mundo fueron mujeres y, en 2015 este porcentaje subió a 18.
 
Según el Ranking de Ecosistemas de Inicio Mundial 2015, el número de mujeres emprendedoras es mayor que en años anteriores. Conforme a las investigaciones de la Universidad de Aston de Inglaterra, una ubicación geográfica podría afectar en la decisión de las mujeres y los hombres para poner en marcha el  emprendimiento, incluidas sus nuevas empresas. Estudios en 60 países, indican que, en muchos países en desarrollo, las tasas de emprendimiento femenino son más altas que en los países desarrollados. Las mujeres emprendedoras en los países de América Latina y el sudeste asiático tienen altos rangos. En Ecuador, más del 30 % de las mujeres son emprendedoras.
 
Uno de los puntos más controvertidos sobre las mujeres emprendedoras en el mundo es el enfoque del trabajo del grupo de servicios de las economías del mundo. La mejor emprendedora del mundo islámico, Fatemeh Moghimi, y miembro de la Cámara de Comercio de Teherán en 2012 y también directora de la Asociación Femenina de Comerciantes, dice: "Desafortunadamente, el 70 % de la actividad económica de las mujeres en el mundo se concentra en trabajos de servicio. Una de las razones por las cuales las mujeres son más propensas a dedicarse a este sector se debe a que la creación de empresas de servicios requiere poco capital y, como las mujeres tienen poco capital, no pueden permitirse riesgos en las empresas industriales y manufactureras. Solo una décima parte de las propiedades del mundo y un cien por ciento de la riqueza global pertenecen a las mujeres, lo que demuestra que, lamentablemente, las mujeres carecen de respaldo financiero y la propiedad necesarios para comenzar su actividad económica".
 
Las actitudes negativas de algunas sociedades al empoderamiento económico de las mujeres, la falta de un contexto adecuado para la presencia de mujeres en las arenas económicas de los países y las diversas responsabilidades de las mujeres y los hombres en la comunidad, incluidos los problemas de las mujeres empresarias, para una presencia exitosa en este campo, traban el avance de la mujer emprendedora. La directora de la Asociación Nacional de Empresarias Iraníes y directora general de Adran Rayane (computadoras), Maryam Khavazi, dice que uno de los motivos de la dificultad de trabajar para las mujeres emprendedoras en comparación con los hombres son los diversos roles y responsabilidades de las mujeres en la sociedad. Al respecto, precisa: "Las mujeres, especialmente las mujeres emprendedoras, deben desempeñar un papel diferente desde el papel con los hijos, esposa, maternidad y gestión familiar, incluso en su trabajo como  emprendedora y la responsabilidad social. Por lo tanto, equilibrar el trabajo y la vida es uno de los problemas importantes en la vida de las mujeres emprendedoras que intentan manejarlo".
 
Aunque en la mayoría de los países del mundo, las leyes no son apropiadas para la participación de las mujeres en el campo de la actividad económica, todavía existe escepticismo sobre la capacidad de las mujeres para emprender, pero el papel de las mujeres en el campo del emprendimiento va en aumento. Habilidades de comunicación, habilidades populares, el uso de la red, el establecimiento de un acuerdo y la capacidad de crear y desarrollar buenas relaciones, son algunas de las capacidades de las mujeres emprendedoras, que, para algunos, hacen su papel de forma muy prominente en esta área.

 

Mar 05, 2018 11:18 UTC
Comentarios