Nov 11, 2019 11:58 UTC
  • Reacciones internacionales a la renuncia de Evo Morales

Tras la renuncia de Evo Morales, las reacciones no se hicieron esperar. La oposición boliviana ha llamado a perseguir al exmandatario y a su entorno.

En Bolivia, la oposición ha festejado en las calles la renuncia del mandatario. El dirigente opositor, Luis Fernando Camacho, ha exigido a los manifestantes opositores a seguir en la calle y ha llamado a encarcelar al expresidente y a sus ministros.

El partido Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales ha denunciado una cacería contra el exmandatario y varios dirigentes sociales y políticos.

Las Naciones Unidas expresaron su profunda preocupación por la situación en Bolivia tras el golpe de Estado contra Morales y llaman a “abstenerse de la violencia”.

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, “insta a todos los actores relevantes a abstenerse de la violencia, reducir la tensión y ejercer la máxima moderación”, comunicó el domingo su portavoz Stephane Dujarric.

Guterres, de igual modo, hizo un llamado a los sectores bolivianos a lograr una solución pacífica a la crisis actual y a garantizar las elecciones, precia el comunicado.

Desde Caracas, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, calificó la renuncia de Evo como el resultado de un golpe de estado.

“La comunidad internacional no debe mantenerse impasible ante este atropello a la democracia y las instituciones de un país, cuyo gobierno durante casi catorce años ha garantizado la paz social, impulsada por un notable crecimiento económico, que es resultado del rescate de la soberanía nacional sobre los recursos naturales”, subrayó el domingo la Cancillería venezolana.

En Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel mostró solidaridad con Morales. 

“La derecha con violento y cobarde golpe de estado atenta contra la democracia en #Bolivia. Nuestra enérgica condena al golpe de Estado y nuestra solidaridad con el hermano Pdte @evoespueblo”, escribió Díaz-Canel.

Por su parte Nicaragua denunció el golpe de Estado en Bolivia, orquestado como parte de un guion imperialista para destruir el proceso progresista del país andino.

“El Gobierno de Nicaragua denuncia y condena enérgicamente el golpe de Estado que se consumó hoy 10 de noviembre en la hermana República Plurinacional de Bolivia, imponiendo la renuncia del presidente constitucional, compañero Evo Morales Ayma”, declaró el Gobierno nicaragüense en un comunicado emitido el domingo.

Alberto Fernández y Cristina de Kirchner también repudiaron el golpe de Estado en Bolivia contra el presidente Evo Morales, calificándolo de inaceptable.

Tras conocerse la renuncia de Evo Morales, el presidente electo de Argentina, denunció el domingo a través de un mensaje en su cuenta de la red social de Twitter que en Bolivia se “ha consumado un golpe de Estado”.

“En Bolivia hay una operación militar en curso, la rechazamos, es similar a aquellos trágicos hechos que ensangrentaron nuestra América Latina el siglo pasado. México mantendrá su posición de respeto a la democracia y las instituciones. Golpe no”, escribió,el canciller de México, Marcelo Ebrard en su cuenta en Twitter, poco después de que el presidente boliviano informara en un mensaje televisado su dimisión para pacificar el país.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva condenó el golpe de Estado perpetrado contra el presidente de Bolivia, Evo Morales.

“Acabo de saber que hubo un golpe de Estado en Bolivia y que el compañero Morales fue obligado a renunciar”, lamentó el exmandatario brasileño en un mensaje publicado el domingo en su cuenta de la red social Twitter.

Desde España, el líder de la formación Podemos, Pablo Iglesias, ha recordado los logros de Evo durante sus 14 años de mandato. Mientras el líder del Partido Laborista (PL) británico, Jeremy Corbyn, ha condenado el golpe de Estado contra el exmandatario boliviano.

La Cancillería de Rusia condena la violencia y el golpe de Estado de la oposición boliviana contra Morales y llama a un diálogo político en ese país.

“Una ola de violencia provocada por la oposición ha impedido a Evo Morales terminar su mandato presidencial”, ha denunciado este lunes el Ministerio ruso de Exteriores, en reacción a lo que evalúa de “dramático desarrollo” de la crisis política en Bolivia.

Tras denunciar un golpe de Estado en su contra, Morales, primer presidente indígena de Bolivia, renunció el domingo a su cargo para, en sus palabras, “preservar la paz en el país”.

En las últimas semanas, Bolivia ha sido escenario de actos terroristas y violentos protagonizados por la oposición, que desde un principio rechazó los resultados de las elecciones del pasado 20 de octubre, en las que el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) salió ganador.

Tras la dimisión de Morales, también renunciaron más de 20 funcionarios de alto nivel del MAS, incluidos ministros, diputados y gobernadores. Algunas de estas dimisiones se produjeron debido a las amenazas y agresiones de los grupos opositores que permanecieron en las calles presionando para consumar el golpe de Estado. 

N/FSH/C

Tags

Comentarios