Nov 15, 2019 08:05 UTC
  • ‘Oligarquía boliviana está detrás de golpe contra Morales’

El canciller boliviano, Diego Pary Rodríguez, denuncia que la oligarquía está detrás de golpe de Estado que causó la renuncia de Evo Morales.

“El quebrantamiento de la democracia responde a la lucha de clases, pues la oligarquía boliviana nunca aceptó que un presidente que venga de los pueblos originarios pueda propiciar cambios para el bienestar del país”, dijo el jueves Pary.

A pesar de 11 años de la lucha de clases en el Gobierno de Morales y los logros en este camino, prosiguió, estos esperaban el mejor momento para realizar el golpe contra Morales, quien renunció al cargo de presidente el pasado domingo con el objetivo de evitar enfrentamientos en el país, enfatizó.

Además, acusó a la Organización de Estados Americanos (OEA) de ser partícipe del golpismo en el país andino, ya que se tenía un acuerdo firmado entre el Gobierno y el organismo hemisférico para notificar los resultados del informe de la auditoría sobre las elecciones del pasado 20 de octubre y ellos no cumplieron con lo pactado.

Por otro lado, el canciller boliviano se refirió a la autoproclamación de la senadora opositora Jeanine Áñez como presidenta interina considerándola como una figura que no existe en la Constitución, que en ningún momento establece que la vicepresidenta del Senado tenga que asumir la Presidencia de Bolivia.

Conforme explicó el jefe de la Diplomacia boliviana, cuando hay ausencia en la presidencia de la Cámara de Diputados y Senado lo que corresponde es establecer una reunión y entre esos delegados elegir quién será el presidente de las cámaras para luego reunirse con la Asamblea Legislativa y debatir quién será la máxima autoridad del país una vez que se acepte la renuncia de Morales.

En este mismo contexto, agregó que la Asamblea Legislativa hasta el momento no se ha reunido para decidir si aceptar la renuncia de Morales, pues hasta que eso no suceda el mandatario boliviano sigue ejerciendo sus funciones.

Morales que gobernó desde 2006, había accedido a un cuarto mandato hasta 2025 en primera vuelta de las elecciones, con el 47,08 % de los votos y más de 10 puntos porcentuales por delante de su rival, el expresidente Carlos Mesa (36,51 %), según el cómputo oficial, objetado por la oposición que, con el apoyo del Ejército de Bolivia, protagonizó un golpe de Estado contra Morales.

Para calmar la situación, el líder indígena llamó al diálogo y convocó nuevas elecciones en Bolivia, pero la oposición siguió adelante con su agenda violenta y con el apoyo de las Fuerzas Armadas provocó la dimisión del mandatario andino, hecho que produjo reacciones en muchos países en apoyo al presidente dimisionario.

N/JP/C

 

Tags

Comentarios