Mar 27, 2020 03:15 UTC
  • Arreaza: Trump busca ventajas en elecciones imputando a Maduro

ParsToday - El canciller de Venezuela afirma que las acusaciones de EE.UU. contra Maduro es para obtener ventajas electorales en el estado de Florida.

“La República Bolivariana de Venezuela denuncia que en momentos en que la humanidad se encuentra enfrentando la más feroz de las pandemias, el Gobierno de Donald Trump vuelve a arremeter contra el pueblo de Venezuela y sus instituciones democráticas utilizando una nueva modalidad de golpe de Estado, sobre la base de acusaciones miserables, vulgares e infundadas”, ha señalado este jueves el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, en cadena de radio y televisión estatales.

Con estas pablaras, Arreaza ha rechazado la nueva arremetida de Washington contra el país caribeño al anunciar horas antes que ofrece una recompensa de hasta 15 millones de dólares por información que lleve al arresto del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y otros tres de sus altos funcionarios por su supuesta vinculación con una trama de tráfico de drogas ilegales.

Tras asegurar que esta nueva acción de Washington es un “nuevo golpe de Estado” en contra de Venezuela y que busca ocultar su fracaso en la lucha contra la propagación del letal nuevo coronavirus, denominado COVID-19, que está haciendo estragos entre la población estadounidense, el jefe de la Diplomacia venezolana ha subrayado que el imperialismo busca socavar el alto reconocimiento que tiene el país en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo regional.

 “La política de cambio de Gobierno por la fuerza en Venezuela está destinada al fracaso; ofrecer recompensas al estilo de vaqueros racistas del lejano oeste demuestra el desespero de la élite supremacista de Washington y su obsesión contra Venezuela para alcanzar réditos electorales en el estado de La Florida”, ha aseverado el diplomático venezolano en alusión a que en este estado estadounidense reside la mayor parte de la diáspora venezolana opositora al Ejecutivo de Maduro.

Estas arremetidas, ha enfatizado, son fruto de la profunda frustración de la Casa Blanca al ver que la paz que se mantiene en Venezuela, luego de que las autoridades gubernamentales hayan logrado neutralizar todos los intentos golpistas y desestabilizadores que se han planeado y financiado desde Washington.

El Gobierno estadounidense, principal aliado de la oposición venezolana y del autoproclamado “presidente interino” de Venezuela, Juan Guaidó, ha ejercido en este último año presiones diplomáticas y aplicado sanciones económicas contra la nación suramericana, e incluso el golpe de Estado y amenazas con el uso de la opción militar para sacar del poder a Maduro, que representa un obstáculo en sus planes injerencistas en el país caribeño.

Desde hace un tiempo, los estadounidenses vienen lanzando acusaciones de esta índole contra el dirigente venezolano y sus colaboradores más cercanos sin presentar pruebas que las sustenten, razón por la que las autoridades de Caracas rechazan esta nueva modalidad de retórica antivenezolana emprendida por Washington, que implica a sus aliados regionales para tal cometido. 

N/FE/C

 

Tags

Comentarios