Mar 30, 2020 08:14 UTC
  • Trump acusa a Maduro para distraer al mundo de su propia catástrofe

Morales asegura que EE.UU. con su agresión a Venezuela pretende distraer al mundo de la catástrofe de los servicios de salud estadounidenses frente al COVID-19.

“(El presidente de EE.UU., Donald) Trump no para de acusar a Venezuela para distraer al mundo de su propia catástrofe (del nuevo coronavirus)”, aseveró el presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, en una serie de mensajes publicados el domingo en su cuenta de Twitter.

Asimismo, Morales señaló que, en medio de la pandemia global provocada por el nuevo coronavirus, Estados Unidos se encuentra en una crisis humanitaria porque “los servicios de salud de sus principales ciudades comienzan a colapsar”.

EE.UU. es el único país del mundo con más de 100 000 casos positivos al coronavirus, crisis por la cual la mala gestión de Trump se encuentra ante un aluvión de críticas, pues durante dos meses el presidente neoyorquino no dejó de minimizar las cifras, y por si fuera poco, ahora insiste en que la economía no debe victimizarse por el nuevo virus.

Las declaraciones de Morales se producen en rechazo a la injerencia del presidente de EE.UU, Donald Trump, quien ofreció recompensas millonarias para arrestar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y a otros altos funcionarios de su gobierno acusados por el fiscal general de EE.UU., William Barr, de estar vinculados al narcotráfico y terrorismo.

Maduro, a su vez, condenó el sábado los cargos “falsos” y “vulgares” de Washington subrayando que Trump y el presidente de Colombia, Iván Duque, se arrepentirán “si le tocan un pelo a un solo líder venezolano”.

El mandatario venezolano mediante un mensaje publicado este domingo en su cuenta de Twitter pidió a EE.UU. cesar “el bloqueo y las sanciones criminales” contra el pueblo venezolano, que obstaculizan a Venezuela a hacer frente a la pandemia mortal que sigue dejando víctimas en todo el mundo.

Las nuevas acusaciones de Washington contra Caracas se producen mientras un estudio reciente de la Oficina de Washington para América Latina concluye que estados como Honduras, Guatemala o Colombia, que mantienen buenas relaciones con EE.UU., juegan un papel clave en el tráfico ilegal de drogas hacia el país norteño y no Venezuela.

N/JP/C

 

Tags

Comentarios