Abr 08, 2020 13:58 UTC

Un grupo de bolivianos que intentaba ingresar desde Chile a su país se confrontó con militares bolivianos en la frontera y hubo varios heridos.

“Hoy hemos vivido una triste jornada. Más de 500 ciudadanos bolivianos varados en el hito Cerrito Prieto intentaron cruzar la frontera hacia Bolivia. Se enfrentaron con la fuerza militar boliviana, producto de ello hubo personas heridas”, informa este martes Javier García, alcalde del pueblo chileno de Colchane, en una declaración reproducida por la cadena radial chilena Erbol.
 
Al menos 300 bolivianos estaban congregados desde el lunes en Colchane, localizado frente a Pisiga, un pueblo boliviano al otro lado de la frontera. Pretendían retornar a su país siguiendo los pasos de otros 480 conciudadanos a los que el gobierno de Jeanine Áñez permitió entrar en Pisiga el pasado fin de semana para hacer cuarentena por el nuevo coronavirus (COVID-19), pero también dejó claro que los demás tendrían que esperar.
 
Esas personas, al no recibir respuesta de las autoridades nacionales y departamentales, han intentado este martes ingresar a territorio nacional y al campamento instalado en el Pisiga, donde se encuentran el primer grupo de bolivianos repatriados el 4 de abril. Los militares han respondido con agentes químicos y disparos al aire para dispersarlos.
 
Ante tal situación, el chileno Javier García se ha dirigido a Áñez exigiéndole que se  haga cargo de sus ciudadanos, ya que “la gente boliviana que está aglomerada está muy desesperada y pretende ingresar a su país”.
 
La filmación muestra cómo los bolivianos, muy molestos, les recriminan su actuación a los uniformados que les cortan el paso en cumplimiento del decreto de cierre total de las fronteras por el coronavirus. 
 
José Bartolo, alcalde de la Comuna de Huara, región de Tarapacá (Chile), ya había advertido que la situación de los bolivianos en Chile se les está escapado de las manos. Llevan ya varios días en la comuna y disponen de recursos limitados, explició.
 
En medio de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, abundan las críticas por la mala gerencia de Áñez y de las autoridades sanitarias. Hace días, el gobierno de la presidenta autoproclamada, en vez de invertir en el sector de la salud en plena pandemia casi mundial, autorizó la asignación de más de cinco millones de dólares para comprar agentes químicos que se utilizan en la represión de las manifestaciones en su contra.
 
La pandemia del coronavirus, que comenzó en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019, se ha propagado hasta el momento por 209 países y hay un total de 1 425 932 contagiados, y de ellos han muerto 82 000. En Bolivia, hasta la fecha, se han registrado 194 casos de contagio por el virus y 14 han muerto. 

N/FSH/C

Tags

Comentarios