May 14, 2020 10:45 UTC
  • Venezuela denuncia ante la ONU agresión armada de EEUU y Colombia

El Gobierno de Venezuela ha denunciado ante las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad las “reiteradas” acciones intervencionistas de EE.UU. y Colombia.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, al informar el miércoles sobre la denuncia en su cuenta de Twitter, arremetió contra los Gobiernos estadounidense y colombiano por organizar y apoyar a un grupo de mercenarios para que lleven a cabo la reciente frustrada incursión militar en la localidad de Guaira.
 
El embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, remitió la mencionada denuncia al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres. El texto destaca que la incursión naval terrorista del 3 de mayo tenía como objetivo asesinar al presidente Nicolás Maduro y a otros altos funcionarios en el marco de un plan para poner fin al sistema.
 
El representante venezolano precisó que los mercenarios provenían desde Colombia, pero las autoridades venezolanas lograron detener a la mayoría de ellos (47 personas) tras la identificación de dos embarcaciones en las que ingresaron al menos sesenta criminales equipados con grandes cantidades de armas letales de alto calibre.
 
Al respecto, indicó que, el pasado 09 de mayo de 2020 se encontraron en las riberas del río Orinoco, en el estado venezolano de Bolívar, tres lanchas militares de la Armada Colombiana, artilladas con dos ametralladoras calibre 50 y cuatro ametralladoras M601. Explicó que todas las armas estaban aprovisionadas con miles de cartuchos de munición suficiente para sostener un ataque armado a gran escala.
 
“Se trata de un crimen de lesa humanidad, ejecutado con circunstancias agravantes, pues usó como ventaja militar la presencia de una mortal pandemia que afecta a toda la humanidad”, se lee en el documento.
 
Detalla también la existencia de un acuerdo suscrito el 16 de octubre de 2019 entre el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, y el veterano estadounidense Jordan Goudreau para llevar a cabo la mencionada intentona fallida, Asimismo, pone de relieve que Guaidó pagaría a la contratista de seguridad privada Silvercorp USA unos 212 900 000 dólares estadounidenses del dinero robado al pueblo y retenido en bancos norteamericanos.
 
“El contrato en cuestión, con una vigencia de 495 días desde el momento de su firma, declara como su propósito la ‘salida/remoción del actual régimen venezolano y entrada/instalación del gobierno venezolano reconocido’”, ha apostillado.
 
 
La principal misión de este plan era asesinar a Maduro, tomar control de los dos principales aeropuertos del país, garantizar el aterrizaje de aviones extranjeros en territorio venezolano y atacar la Dirección General de Contrainteligencia Militar y el Servicio Bolivariano de Inteligencia de Venezuela, según se recoge del texto.
 
A continuación, afirma que el Departamento de Seguridad Nacional, la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) y la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos tenían conocimiento detallado del plan golpista y, de hecho, el grupo de mercenarios utilizó las instalaciones de uno de los narcotraficantes más buscados de Colombia, Elkin Javier López, alias “doble rueda”.
 
En la denuncia, el Gobierno venezolano explica cómo en reiteradas ocasiones ha sido blanco de los planes desestabilizadores de EE.UU. que no niega “todas las opciones están sobre la mesa” para “salida” del presidente constitucional Nicolás Maduro. Esto mientras que la Asamblea General como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) han aprobado numerosas resoluciones en las que han condenado la utilización de mercenarios y terroristas como forma de injerencia en los asuntos internos de los Estados.
 
Estados Unidos es el principal país promotor de guerras a nivel mundial, así como el país que más utiliza mercenarios para imponer sus intereses coloniales con operaciones de “cambio de régimen”, fustiga Caracas.
 
Los Gobiernos de EE.UU. y Colombia son responsables de la reciente agresión armada contra Venezuela e incumplen sus obligaciones con las normas específicas del derecho internacional, señala la nota para luego urgir a la ONU a reconocer estas acciones violentas y emitir una clara declaración condenando y prohibiendo el uso o la amenaza del uso de la fuerza en todas sus formas y manifestaciones contra Venezuela.

N/FSH/C

Tags

Comentarios