Oct 17, 2020 17:12 UTC

Parstoday- Entrevistador (E): Hola qué tal queridos oyentes bienvenidos a un nuevo programa de Entrevistas, que trasmitimos los domingos y miércoles. Este programa se ocupa de política internacional sobre temas que muchas veces ciertos medios masivos no tocan. Ahora vamos a consultar al experto en temas políticos Eduardo Artes (EA), quien desde Chile nos hablará sobre la actuación de Carabineros (Policía Militarizada) en este país suramericano.

En contexto, estas últimas semanas, los chilenos y todos los que acceden a las noticias internacionales en el mundo se quedaron helados al ver cómo un policía lanzó por un río a un adolescente de 16 años, que felizmente no perdió la vida por la pronta ayuda de la gente y rescatistas civiles, pero no de la policía. Este es un episodio que se suma a otros en el marco de las protestas en que la policía chilena actúa desmedidamente, incluso en Chile hay una organización de víctimas de trauma ocular, que reúne a las personas que han sufrido algún problema visual por disparos o golpes de policías. Eduardo, con este panorama, ¿qué nos podría comentar al respecto, por qué esa actuación violenta de los que supone deben cuidar al pueblo?

Lo primero que uno debe tener en cuenta cuando analiza la conducta de una fuerza policial, como es Carabineros, es su carácter y al servicio de quién está. Carabineros, igual que cualquier fuerza policial en cualquier Estado y, fundamentalmente en los Estados capitalistas, están al servicio de las fuerzas dominantes. Carabineros, no solo desde el punto de vista legal, sino también ideológico y político, es un bastón, digamos violento, para mantener el orden existente, de acuerdo con las necesidades de las oligarquías existentes, en este caso en Chile, las necesidades de los que mantienen un modelo económico antipopular, antiobrero, anti pueblos originarios, como es el modelo neoliberal. Carabineros no puede actuar contra su naturaleza, la violencia es parte de ellos, ya que es la única manera de someter la demanda de las mayorías. Las mayorías demandan democracia, participación, mejores condiciones de vida, respeto a sus derechos, y frente a eso, no hay argumento y no queda más que la violencia, por lo tanto, la violencia es parte de la naturaleza de toda policía de un Estado capitalista y neoliberal como el nuestro (de Chile)

E: Ahora, Eduardo ¿Carabineros se puede comparar con la Policía de EEUU, una fuerza que está en la palestra por reprimir a los manifestantes?

EA: Claro que sí, porque de cualquier manera la Policía de EEUU tiene el mismo rol que la Policía de Chile, no puede ser de otra manera, con todos los ingredientes de racismo, clasismo, (estas policías) también están en Chile y en la mayoría de países capitalistas. Esta Policía no es una policía popular, no es una policía para solucionar los problemas planteados por la gente, es una policía para sostener el sistema, entonces, algunas veces, la gente se engaña y cree que es posible pedirle a la policía conductas humanitarias. No, la humanidad se divide en explotados y explotadores, en oprimidos y opresores, y la Policía de Chile y de EEUU está al lado de los explotadores y los opresores.

E: Eduardo, en Chile se produjo en octubre del año pasado, un estallido social que empezó con una protesta por el aumento del boleto de metro, pero que luego se sumaron otras demandas e incluso la salida del presidente Sebastián Piñera. Ha pasado ya un año y los ciudadanos siguen realizado manifestaciones cada semana ¿Por qué?

EA: Porque está insatisfecha, no han sido satisfechas sus demandas de democracia, de participación, de un gobierno sano, que lleve a la dignidad, a una vida justa, a una vida que permita trabajo pleno y que estén garantizados sus derechos en salud, educación y vivienda, donde la mediana y pequeña empresas se pueda desarrollar, no como hoy día, que está siendo engullida por la banca y los grandes monopolios, por lo tanto, existen bastantes razones, y claro, la violencia de la policía exacerba la participación de la gente en la calle, es una respuesta natural y, entiéndanlo bien, la gente en las calles anda con las manos vacías a lo más con unos palos y algunas piedras, mientras que la policía está armada hasta los dientes, con la tecnología más avanzada. En Chile no existe una capacidad de fuego en el pueblo, porque si existiera no serían las víctimas solo los trabajadores, entonces, cuando se habla de terrorismo es mentira, a lo más estamos frente a algunos montajes para poder justificar la represión y la actitud agresiva, mutiladora, de la policía para castigar al pueblo. Esto de mutilar es histórico en Chile, no es algo nuevo, no es algo de estos momentos, la oligarquía mutiló a los pueblos originarios, desde Magallanes hasta la zona central y norte del país, cortándoles, algunas veces partes de su cuerpo, narices, cabezas y a veces cortándoles la cabeza, matándolos definitivamente. Hoy día se practica lo mismo con formas un poquito distinta, así que, por lo tanto, la naturaleza de la policía en un país como Chile es violenta, porque no tiene otro lenguaje con el cual poder sostener el modelo (neoliberal, capitalista), no tiene otro lenguaje para interactuar con las grandes mayorías que existen justicia.           

E/NL

Tags

Comentarios