Feb 01, 2020 16:40 UTC

Parstoday- Entrevistador (E): Bienvenidos está comenzando Entrevistas, una producción de Parstoday que da espacio al análisis desde una visión diferente y que le permite a usted sacar sus conclusiones.  Esta vez el invitado es el experto en temas religiosos Suheil Asad (SA), quien desde Teherán, hablará sobre la “Década del Alba” y el Imam Joemeni (qué descanse en paz).

En contexto, la “Década del Alba” o “Década Fajr” se refiere al periodo entre el 1 y el 11 de febrero, desde el regreso del exilio del Imam Jomeini hasta la victoria definitiva de la Revolución Islámica de Irán en 1979. Señor Asad ¿Qué factores o acontecimientos destacan en este periodo de diez días?

SA: Sí, bueno, muchas gracias por la invitación.  Básicamente, el Imam Jomeini cuando regresa del exilio, él viene no simplemente con una cuestión de queja o crítica a lo que gobernaba en ese momento en Irán, sino viene con un proyecto. El proyecto del Imam Jomeini es un levantamiento popular para derrocar al shah y una posterior dimensión que es la construcción de un nuevo Estado.

E: ¿Ese movimiento ya se venía trabajando desde París, donde estaba exiliado?

SA: Claro, o sea, el tema de la revolución no es más que la última recta de una carrera que llevó muchísimos años, desde el movimiento religioso que nace en el seminario de Qom, por ejemplo, con personajes como Modarresi o como muchos levantamientos populares que hubo en la época del shah, por ejemplo, para la nacionalización del petróleo en la época de Mossadeq. Muchos de estos movimientos fueron fichas que iban, de alguna manera, desarrollando un panel completo que termina con la revolución y el levantamiento popular; por eso, mucho antes de la venida del Imam Jomeini hubo manifestaciones populares, hubo encarcelamientos, etc.; entonces, en esos últimos diez días se da el puntapié final, podríamos decir.

E: Sí, le pregunto esto porque son diez días, y nadie puede esperar que una persona venga y en diez días cambie la historia, prácticamente, con el triunfo de la Revolución Islámica, ¿no?

SA: Está claro, y está claro, que justamente por eso el exilio del Imam Jomeini había sido producto de su levantamiento en contra del shah. Él estuvo más de diez años afuera entre Irak, Turquía y Francia y eso era justamente una de las manifestaciones de esta revolución que ya había empezado desde hace muchos años; entonces, la misma filosofía de este exilio estaba relacionada con la revolución, y desde el exilio, él pudo liderar, de alguna manera, ese movimiento popular que se levantó en contra del shah y que termina justamente con la institución de la República Islámica, tras esos diez días.

E: Señor Asad, una pregunta, ¿si es que el Imam Jomeini hubiera venido antes, la revolución se hubiera adelantado o llegó en el momento preciso?

SA: O sea, uno no sabe, realmente, que es lo que podría haber pasado si hubiera venido antes, son cosas que, al fin y al cabo, necesitan de un desarrollo natural para que se vayan dando los sucesos. Uno nunca sabe la reacción tampoco de la víctima y del victimario, pero yo creo que es el tiempo que necesito el pueblo de Irán para tomar consciencia de la realidad del shah y el sistema de ese momento y es el tiempo que necesito para madurar esta revolución, ya que la revolución es un proceso y, como todo proceso, necesita de tiempo, ya sea para la concientización, ya sea para el mismo levantamiento y ya sea para proponer un modelo que no existía en ese momento como es la República Islámica.

Llegada del Imam Jomeini, desde París a Teherán, 1 de febrero de 1979

 

E: Ahora, ¿Qué nos puede comentar del papel del Imam Jomeini como artífice de la Revolución Islámica?

SA: El Imam Jomeini fue un siglo que en el siglo XX propuso una ecuación totalmente diferente a nivel sociopolítico en el mundo, cuando el mundo se dirigía a un materialismo salvaje y a un humanismo en que solo destacaba al ser humano como un individuo, el Imam Jomeini propuso la construcción de una nueva civilización basada en las enseñanzas de los profetas, es decir, hizo revivir la religión con un rol fundamental para la construcción de una sociedad, de un gobierno, de otra civilización; por tanto, el lenguaje del Imam Jomeini, los valores y principios que presentaba, su pensamiento y su idea política eran totalmente diferentes a lo que gobernaba en ese momento en el siglo XX. El punto fundamental es que él aparece como dueño de una bandera única, que es la bandera del monoteísmo, la bandera de la religión, como motor de la construcción de la sociedad, del Estado, en ese contexto, propone la fundación de la Revolución Islámica y la posterior República Islámica con una serie de ideales totalmente diferentes; ahí vemos que el secularismo no tiene lugar, ahí vemos la unión entre política y religión, entre Estado y religión, ahí vemos que la ética y los valores son parte de la ideología del Imam Jomeini, ahí vemos que las leyes humanas sino se basan en las leyes divinas, ahí vemos ideales totalmente diferentes a lo que gobernaba, por lo menos, en aquellos dos polos de esa época, el polo de Oriente y el polo de Occidente.

Por otro lado, el Imam Jomeini se desarrolla en el seminario, por lo tanto, sus enseñanzas son enseñanzas directas del Islam, no es algo que se basa en una interpretación personal sino que él tomó las fuentes del Islam e hizo de estas el motor de su movimiento y así forjó el camino y, finalmente, vemos el triunfo de la revolución como la última dimensión de su movimiento, como el resultado positivo a todo el esfuerzo de 80 años de lucha y, por lo tanto, termina esto en la creación de la República Islámica de Irán y una nueva etapa que dio lugar a estos 41 años de revolución y desarrollo y adelanto  tanto a nivel social como político y económico, industrial, tecnológico, espiritual, moral, etc.    

 

E/NL

 

Tags

Comentarios