Feb 21, 2020 06:16 UTC

Parstoday- Entrevistador (E): Bienvenidos está comenzando Entrevistas, una producción de Parstoday que da espacio al análisis desde una visión diferente y que les permite a usted sacar sus conclusiones.  Esta vez el invitado es el experto en temas políticos Pablo Jofré Leal (PJL), quien desde Santiago de Chile, comenta sobre las elecciones parlamentarias en Irán que se celebran este viernes.

En contexto, este viernes, 21 de febrero, los iraníes acuden a las urnas para elegir a los miembros de la XI.ª Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles). Además, votarán en las elecciones a medio término de la V.ª Asamblea de Expertos en las provincias de Teherán, Jorasan Razavi, Jorasan del Norte, Fars y Qom.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Jamenei, ha destacado que la celebración de distintas elecciones desde la victoria de la Revolución Islámica (1979) demuestra que el “sistema islámico está basado en el voto popular”. Pablo ¿qué opinas sobre estas palabras?

E: Gracias, Irán mantiene su camino democrático, y en los 41 años desde el triunfo de la Revolución Islámica se han celebrado 38 procesos electorales, Pablo ¿a qué se debe esta continuidad?  

PJL: Efectivamente, las palabras del ayatolá Seyed Ali Jamenei destaca que desde el año 1979 a la fecha las distintas elecciones presidenciales, legislativas, las del poder local, han sido una constante en esta revolución. Esta constante, que no ha sido interrumpida y que ha significado tener efectivamente elecciones en los más distintos poderes de una nación, representa, primero, que hay un sistema basado en el voto popular, participación popular, participación de la población con distintas alternativas y eso implica, por ende, que son ciertas aquellas palabras que hablan de una democracia fortalecida y que está consolidada en la Revolución Islámica de Irán y que es un ejemplo para el resto de los países, para el resto de las naciones que conforman Asia Occidental , Asia Central o cualquiera de los países o naciones de esa zona que suelen ser catalogados de regímenes, de países o de Estados con características poco democráticas. La nación islámica, la nación persa, la nación representada por esta República Islámica de Irán da cuenta que con este voto popular efectivamente se tiene una noción, una convicción y una práctica de democracia.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Jamenei, ejerciendo su derecho al voto, 21 de febrero de 2020.

 

E: Gracias, Irán mantiene su camino democrático, y en los 41 años desde el triunfo de la Revolución Islámica se han celebrado 38 procesos electorales, Pablo ¿a qué se debe esta continuidad?

PJL: Irán mantiene su camino democrático, es decir, llama a elecciones legislativas y  va a tener elecciones presidenciales y del poder local también. La nación persa mantiene su continuidad democrática, porque está inmersa, está inserta en el ADN de la Revolución Islámica de Irán y, ese plano, sin duda, esa continuidad se debe a una convicción, se debe al fortalecimiento de un sistema, que desde el año 1979 a la fecha ha dado muestras de fortaleza, de resistencia, de dignidad y en eso ha sido entrenado el conjunto de la sociedad iraní, así que no me extraña que, a pesar de toda una política hostil, la Revolución Islámica continúe con su proceso democrático.

E: Sí, estas elecciones se dan en un momento en que las tensiones entre Irán y EEUU ha aumentado. Mejor dicho, desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de EEUU, la hostilidad hacia el país persa se ha disparado, en particular después de que el mandatario republicano sacó a su país del acuerdo nuclear, empezó a imponer sanciones y no ha tenido miramientos y mandó a asesinar al general iraní Qasem  Soleimani.  Entonces, la pregunta es: ¿óomo influirían estas parlamentarias en la situación entre ambos países?

PJL: Las elecciones en la República Islámica de Irán, indudablemente, generan un efecto multiplicador más allá de unir, la importancia que tiene estas elecciones en la nación persa repercute en aquellas naciones que son opositoras, más bien los gobiernos de aquellas naciones que son opositores a la nación islámica, es el caso de Arabia Saudí y algunas monarquías ribereñas del Golfo Pérsico y el sionismo dentro de Oriente Medio, que indudablemente lo que aspiran es que estas sean unas elecciones que fracasen, que tengan una alta abstención, que no participe la gente; por tanto, demostrar con ello que el gobierno, las autoridades y el sistema político iraní está en bancarrota. Esa es la aspiración de los opositores a Irán. Esa es la aspiración de los gobiernos mencionados y entre los que indudablemente debemos mencionar al gobierno norteamericano, que está enfrascado en la decisión, en la voluntad y en la conducta de hacer fracasar todo lo que haga Irán, no solo en el aspecto político, no solo en el aspecto diplomático, sino también su economía, el aspecto militar, sus relaciones bilaterales e internacionales; por tanto, qué puede esperar Israel, qué puede esperar EEUU,  que ojalá se genere una situación lo bastante tensa, lo bastante problemática para la nación persa, que les haga sostener que no es viable la Revolución Islámica y eso, indudablemente, representa un visión negativa pero que va con toda lógica con las aspiraciones que estos gobiernos sionistas e imperialistas desean respecto a Irán; por ello, es importante la participación, por ello, es importante los llamados de las autoridades religiosas y políticas de Irán a que la población acuda masivamente a votar, porque de esa forma se le da una bofetada a estas ideas y estos deseos, principalmente, de EEUU e Israel, destinados a que estas elecciones sean un fracaso, pues, por ello aplican medidas hostiles, por ello aplican sanciones, embargos, bloqueos, por ello generan una presión permanente contra Irán para generar en la población una situación de hartazgo, de cansancio. Pase lo que pase este 21 de febrero, la nación persa tiene un recorrido histórico de resistencia, de dignidad y valentía que va a ser refrendado este viernes 21 con unas elecciones legislativas lo suficientemente legitimas para echar por el suelo todo lo que representa EEUU e Israel en su oposición, en sus deseos de generar la fragmentación de Irán.    

Mujer iraní votando mientras porta un afiche del mártir el general Qasem Soleimani.

 

E: Y, ahora ampliemos, ¿estos comicios en un país catalogado de antidemocrático por Occidente podrían dejar alguna influencia o mensaje a los países de Asia Occidental y al mundo en general?

PJL: En el espacio de Asia Occidental, sin duda, tener unas elecciones parlamentarias masivas, con amplia participación, con las fuerzas sociales en las calles, con una clara comprobación de que hay compromiso de la población iraní, a pesar de las sanciones y de lo que eso genera, es un ejemplo tremendo para países que también sufren la presión y la política de hostilidad, por parte de EEUU, del sionismo, del wahabismo, pues, muestra que es posible enfrentar al imperialismo y sus socios, que es posible resistir con entereza, con honor, con dignidad. Es un ejemplo para la lucha de El Líbano, de Palestina, de Irak como también un llamado a aquellas sociedades, donde la influencia de Washington significa tener gobiernos títeres y sometidos, por tanto, la amplia participación es dar un mensaje claro que es posible oponerse y levantar la bandera de la resistencia y eso implica un impacto político de relevancia y envergadura, por eso, es muy importante y fundamental que esa masividad tenga esta influencia en Asia Occidental.   

Agradecemos como siempre el análisis de Pablo Jofré Leal para nuestros oyentes de ParsTody. Su servidora Nancy Loo se despide hasta un próximo programa.

E/NL

 

Tags

Comentarios