Jul 08, 2020 08:39 UTC
  • Papel de Israel en el supuesto sabotaje en instalación nuclear de Natanz; de especulaciones a la certeza

ParsToday – El portavoz de la Organización de Energía Atómica de Irán, informó el jueves, Behouz Kamalvandi, de un incidente en uno de los cobertizos en construcción en el área abierta de la Instalación de Enriquecimiento de Uranio de Shahid Mostafa Ahmadi-Roshan en Natanz, en el centro del país.

Independientemente del nivel y la amplitud del daño provocado en dicho sitio, los medios de comunicación han formulado distintos y contradictorios comentarios sobre la causa de lo ocurrido.

En uno de estos comentarios, Edy Cohen, exasesor de la oficina del primer ministro israelí, analista y periodista sionista que trabaja en el Instituto de Estudios e Investigación Estratégicos de Israel, planteó la eventual participación israelí en el incidente.

A su vez y en respuesta a una pregunta al respecto, el canciller israelí, Gabi Ashkenazi, dijo que la entidad sionista hará todo lo posible para prevenir la amenaza nuclear iraní.

Sin embargo, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se negó a dar una respuesta clara a esta pregunta, diciendo que “no podemos entrar en eso abiertamente”.

Empero, el diario The New York Times planteó la hipótesis de un sabotaje diciendo que fue resultado de la colocación de un dispositivo explosivo en las instalaciones de Natanz.

El sabotaje industrial o ataque a una instalación nuclear supone una amenaza peligrosa para la seguridad nuclear.

La resolución 533 de la Conferencia General de la Agencia Internacional de Energía Nuclear (AIEA) establece que un “ataque armado o amenaza contra instalaciones nucleares destinadas a fines pacíficos, violan los principios de la Carta de las Naciones Unidas, los estatutos de la AIEA y el Derecho Internacional”.

Las instalaciones nucleares de Natanz fueron previamente blanco de ciberataques conjuntos de Estados Unidos e Israel.

Estos ataques datan de 2006 y de la época de George W. Bush, y continuaron también bajo Barack Obama. La producción de los malwares Stuxnet, Duqu y Flame formaba parte de esa operación.

Dado el historial de Israel en tales acciones de sabotaje, no se descarta que el régimen sionista sea responsable de lo sucedido el jueves pasado en Natanz; si se llega a una certeza al respecto, la respuesta de Irán será dura y aplastante.

Incluso en el caso de EE.UU., de cuyo apoyo Israel depende mucho, Irán dio una respuesta demoledora, el pasado 8 de enero, atacando con misiles la base de los estadounidenses de Ain al-Assad en Irak, como reacción al asesinato del mayor general Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán.

Lo que decidirán los funcionarios iraníes sobre el incidente de Natanz, dependería de si Israel estaba implicado en este supuesto ataque terrorista.

Lo cierto es que las autoridades israelíes han hecho evaluaciones realistas de la capacidad y el poder disuasorio de Irán, por lo que saben bien que pagarán un alto precio si no sopesan los aspectos de sus actos.

C/FE/RH

 

Tags

Comentarios