Oct 27, 2020 06:50 UTC
  • Alto mando iraní a Francia: Deje el peligroso juego de profanación

Irán alerta a Francia que deje “el peligroso juego” de profanar al Gran Profeta del Islam, el Hazrat Muhamad (P), so pretexto de la libertad de expresión.

El presidente francés, Emmanuel Macron, no solo no condenó la publicación de unas blasfemas caricaturas del Hazrat Mohamad (P) publicadas en la revista satírica gala Charlie Hebdo, sino que las consideró en consonancia con la libertad de expresión.

Marruecos: La libertad de expresión no justifica ofensas al Islam

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Irán, el general de división Mohamad Husein Baqeri, además de condenar este lunes la postura y las declaraciones islamófobas de Macron, ha advertido de que han “violado” los derechos humanos.

Baqeri ha denunciado que las autoridades francesas, escondidas detrás de máscaras políticas, atacan y profanan abiertamente a las religiones, y ha pedido a los intelectuales y las élites del mundo que recomienden al Elíseo a que “deje el peligroso juego de la profanación”.

El alto mando castrense iraní, asimismo, ha repudiado que países como Francia intenten atribuir al Islam la violencia que protagonizan los simpatizantes de grupos extremistas takfiríes, como Daesh, los mismos que, ha acusado Baqeri, son sus propias criaturas.

El general persa ha enfatizado que nadie, dentro del marco del derecho internacional, tiene autoridad para profanar o insultar otras religiones, tal como “los falsos defensores de los derechos humanos” están practicando, señala Baqeri.

El Gobierno de Macron, de acuerdo con el jefe del Estado Mayor de las FF.AA. de Irán, se enfrena desde hace dos años con una serie de problemas internos, lo que le ha quitado drásticamente la popularidad, por eso, recurre a medidas para reducir las actividades de los musulmanes en Francia con el propósito de encubrir la incapacidad en resolver los desafíos nacionales.

La Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) ha afirmado la misma jornada del lunes que el apoyo de Macron a “actos de sacrilegio” contra el Islam “demostró una vez más la naturaleza malvada” del Gobierno francés.

Irán, Turquía, Jordania y Kuwait han denunciado la publicación de las polémicas caricaturas de Charlie Hebdo y señalado que la libertad de expresión no implica, en absoluto, lanzar “insultos a los valores del Islam y las creencias de los musulmanes”. Es más, subrayan que este tipo de mensajes blasfemos solo cultivan una mayor incitación al odio y al extremismo en el mundo.

N/JP/C

 

Tags

Comentarios