Nov 30, 2020 06:41 UTC
  • Líder de Irán pide castigo definitivo de perpetradores y responsables del asesinato de científico nuclear iraní

ParsToday - El acto terrorista del viernes 27 de noviembre que derivó en el martirio de Mohsen Fajrizade, científico nuclear y de defensa iraní, puso de relieve que los enemigos de Irán han priorizado una vez más el proyecto de golpear la seguridad y los cimientos de la ciencia, que son las bases de la autoridad de la nación persa.

En un mensaje hecho público el sábado, el Líder Supremo de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, expresó sus condolencias por el martirio de este prominente científico y, al lamentar su pérdida, pidió el castigo definitivo a los perpetradores y a quienes dieron la orden, además de exigir la necesidad de proseguir los esfuerzos científicos y técnicos de este mártir.

“Este destacado científico en el campo nuclear y de defensa ha sido asesinado por mercenarios brutales. Con sus grandes y duraderos esfuerzos, sacrificó su vida en el camino de Dios y el noble estado del martirio ha sido su divina recompensa”, afirmó el ayatolá Jamenei.

Los enemigos de Irán en los últimos años utilizando diversas opciones y en forma de planes y estrategias de disuasión política y económica, así como creando inseguridad y sabotaje en las actividades científicas y proyectos nucleares pacíficos de Irán, como por ejemplo en las instalaciones de Natanz, que está bajo la plena supervisión de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), hicieron grandes esfuerzos para obligar a Irán a ceder. Pero, el pueblo persa demostró en todos los ámbitos que merece progreso y autoridad verdaderos.

El asesinato de Fajrizade refleja el hecho de que los enemigos de la República Islámica, que no lograron su objetivo con la máxima presión económica, han recurrido a la máxima presión en materia de seguridad desde el año pasado y tras el asesinato del general Qasem Soleimani, jefe de la Fuerza Quds del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.

Desde luego, la creación de crisis, como asesinatos, por parte de organizaciones y gobiernos terroristas ha ocurrido también en el pasado. Mayid Shahriari, Mostafa Ahmadi Roshan, Masud Ali Mohamadi y Dariush Rezaeinejad eran científicos nucleares iraníes que fueron asesinados por elementos terroristas.

Estos asesinatos y esfuerzos para negarle a Irán el conocimiento nuclear, la presión máxima y sanciones paralizantes indican que los enemigos en cualquier momento y lugar han buscado debilitar a Irán y aún trabajan en esto.

La verdad es que ellos no escatiman acciones para golpear a Irán. Hay evidencias de que los funcionarios estadounidenses, que ven frustrado su deseo de llevar a Irán a la mesa de negociaciones, están planeando desatar una nueva polémica en esta coyuntura.

Al respecto, Mayid Tajt Ravanchi, representante permanente de Irán ante las Naciones Unidas, advirtió contra las acciones desmesuradas de EE.UU. y el régimen israelí, especialmente en el tiempo que queda de la Presidencia de Donald Trump.

Tales movimientos terroristas, que de hecho muestran el miedo de los enemigos al poder disuasorio de Irán en el campo de la defensa, no pueden obstaculizar los progresos científicos y el poder defensivo de Irán.

El mártir Fajrizade, que prestó muchos servicios durante su bendecida vida, pudo llevar la capacidad de defensa del país a un nivel aceptable de disuasión. Como se menciona en el mensaje del Líder Supremo de la Revolución Islámica, el camino iniciado por científicos como Fajrizade nunca se detendrá y estos crímenes terroristas ciertamente no quedarán sin respuesta.

C/FE/RH

Tags