Dic 30, 2020 18:10 UTC
  • Nasralá: Soleimani, un comandante siempre presente en primera línea

El líder de Hezbolá considera al comandante Soleimani como una persona humilde que siempre estuvo en la primera línea de batallas contra los grupos terroristas.

El secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, ha rendido homenaje al prominente comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, a pocos días de cumplirse el primer aniversario de su asesinato el 3 de enero en un ataque aéreo llevado a cabo por Estados Unidos en Bagdad, capital iraquí.

En declaraciones ofrecidas en una entrevista transmitida este miércoles por la cadena  Press TV, el dirigente libanés ha destacado que el teniente general Soleimani, a diferencia de otros comandantes militares, se personaba en los campos de batalla para intercambiar puntos de vista con los combatientes y supervisar la situación de cerca. “Tal personalidad le dio un privilegio especial en términos de gestión y mando”, ha dicho Nasralá.

Una de las más destacadas características del general Soleimani fue que siempre “trataba con gran respeto y ardor con los combatientes” y escuchaba sus opiniones. “Esto ayudó a Hach Qasem a tener una mejor actitud, a considerar otros aspectos y a tener una mentalidad más amplia y profunda sobre sus responsabilidades”, ha agregado.

Nasralá ha contado que el mártir Soleimani nunca estuvo satisfecho con los informes escritos que recibía, sino que prefería visitar personalmente el campo de batalla para observar la situación de cerca y hablar con el personal militar.

Era una persona incansable, ha añadido, para luego destacar que el mártir Soleimani “tuvo mucha paciencia y resistencia ante las dificultades y los problemas”. “No exagero, pero nunca he visto a nadie que pudiera soportar dificultades como él”, prosigue.

A pesar de que “la muerte lo amenazaba todo el tiempo”, nunca intentó mantenerse alejado de la primera línea, ha señalado el secretario general de Hezbolá.

Ha descrito también como “vital e importante” el papel que desempeñó el teniente general Soleimani en la victoria de El Líbano en la Guerra de los 33 Días contra el régimen de Israel.

“Debo decir que la presencia de Hach Qasem en El Líbano en los primeros días de la guerra fue muy vital e importante. No tuvo que venir a El Líbano. Podría quedarse en Teherán y seguir las noticias de la guerra o podría ir a Damasco, que estaba más cerca de nosotros y no estaba bajo los ataques israelíes en ese momento. Pero, Hach Qasem insistió en venir a El Líbano”, ha recordado.

Nasralá ha señalado que el día que Soleimani llegó a Beirut (capital libanesa) en plena guerra con Israel le trajo un mensaje del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, que había escrito de puño y letra. Ha dicho que en el mensaje el Líder de Irán había vaticinado la victoria de Hezbolá en la guerra contra el régimen sionista.

“La escuela de pensamiento de Hach Qasem tenía sus raíces en la escuela del [fundador de la República Islámica] Imam Jomeini (la paz sea con él), la guía del ayatolá Jamenei y la experiencia de la Defensa Sagrada [la guerra impuesta por Irak a Irán entre 1980 y 1988]”, ha dicho el dirigente libanés.

Ha concluido diciendo que el teniente general Soleimani era su verdadero amigo y un gran hombre cuya “existencia servía al Islam, a los musulmanes y al eje de la Resistencia”.

N/FE/C

Tags