Ene 03, 2021 09:59 UTC
  • Armas de Irán frustraron complots para desintegrar la región

Las armas producidas por Irán y utilizadas por la Resistencia han frustrado un complot hegemónico para desintegrar la región, dice el ministro iraní de Defensa.

“El sistema hegemónico empleó todas sus capacidades científicas, financieras y armamentistas para apoyar a los terroristas, destruir la integridad territorial de la región de Asia Occidental y garantizar la seguridad del régimen sionista (israelí). No obstante, a pesar de todas las intrigas, las armas estratégicas de Irán utilizadas por las fuerzas de Resistencia impidieron que tales objetivos se hicieran realidad”, destacó el sábado el ministro de Defensa de Irán, el general de brigada Amir Hatami.

Para lograr sus metas hegemónicas, prosiguió, los enemigos de Irán crearon los grupos terroristas en Asia Occidental, “pero, eso nunca tuvo éxito, gracias a la presencia estratégica de la República Islámica en esa región.

El alto mando militar persa consideró como “incomparable y única” la posición de Irán en la zona, y dijo que el complot de los enemigos para llevar al país persa hacia una “recesión geopolítica” jamás llegará a buen puerto.

 “Las potencias extrarregionales quieren que el Irán islámico sea débil y dependiente, pero no solo hemos mantenido nuestra independencia durante todos estos años (las últimas cuatro décadas), sino que también hemos aumentado nuestro poder”, recalcó.

En sus declaraciones ofrecidas durante una ceremonia para rememorar el primer aniversario del asesinato del destacado comandante persa, el teniente general Qasem Soleimani en Bagdad, capital iraquí, el titular de Defensa afirmó que las sanciones y el martirio son parte del alto precio que ha pagado Irán para preservar su independencia.

Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, cayó mártir el 3 de enero de 2020 en un ataque con aviones no tripulados llevado a cabo por Estados Unidos cerca del Aeropuerto Internacional de Bagdad.

 “Quienes están detrás del asesinato del teniente general Soleimani deben saber que será vengado su sangre derramada; por supuesto, la mayor venganza será la retirada de las tropas estadounidenses de la región, pero quienes ordenaron y ejecutaron el crimen también serán castigados”, concluyó.

La República Islámica respondió el ataque terrorista estadounidense, el 8 de enero, llevando a cabo ataques con misiles contra dos bases militares de EE.UU. en Irak, incluida la de Ain al-Asad, operada por las tropas estadounidenses desde 2003.

Sin embargo, Irán ha prometido una terrible venganza y ha subrayado que, tarde o temprano, los responsables tendrán que rendir cuentas.

N/JP/C

 

Tags