Sep 17, 2019 06:43 UTC
  • Turquía reacciona a comentarios del primer ministro israelí sobre Palestina

ParsToday- El canciller de Turquía, Mevlut Cavusoglu, en un discurso en una reunión extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en Yedda, Arabia Saudí, tildó de insolentes los comentarios el primer ministro israelí sobre la anexión del valle de Jordania a los territorios ocupados.

Cavusoglu dijo que si toda la comunidad islámica hubiera reaccionara, el plan, la política y las insolencias de EE.UU. e Israel no llegarían al punto en que están ahora.

Este apoyo e Turquía al pueblo palestino es de por sí de suma importancia.  Mientras se espera que los líderes de todos los gobiernos musulmanes respalden en la práctica al pueblo y las aspiraciones de Palestina, la verdad es que durante cada edición de las reuniones de la OCI, los dirigentes de algunos países musulmanes lanzan fuertes pronunciamientos contra Israel; en cambio algunos otros países musulmanes solo guardan silencio al respecto.

 

Es por eso que el régimen racista israelí se envalentona cada día más. Por ejemplo, el primer israelí Benjamín Netanuahu en vísperas de las elecciones al Knesset (parlamento israelí) dio promesas electorales entre ellas la anexión de las colonias sionistas en Cisjordania en caso de ganar los comicios. Afirmó que anexaría los asentamientos sionistas y el Valle de Jordania en Cisjordania a los territorios ocupados. Pese a que los pronunciamientos de Netanyahu se han expresado solo para obtener mayor número de votos, no hay duda de que tales comentarios derivan de los objetivos no declarados de este régimen racista.

Entre los países miembros de la OCI, no cabe duda de que Turquía destaca entre los miembros activos en lo referente al enfrentamiento con los movimientos israelíes. Aun así, parece ser que las autoridades del gobierno de Ankara proceden a tomar posición contra Israel tomando en cuenta los requerimientos de tiempo y basándose en los intereses nacionales de Turquía.

En los últimos años, la política exterior del gobierno de Recep Tayyip Erdogan, ha colocado un proceso concreto en la agenda, de manera que el principio de reforzar la tensión con los países vecinos y sacar adelante sus propios objetivos siempre han estado en el orden del día del gobierno de Ankara en las últimas dos décadas. Entre los ejemplos más destacados de esta parte de la política exterior turca se puede referir a las tensiones que mantienen Turquía con Siria e Irak por un lado y con Grecia y Chipre por el otro. No obstante, las relaciones económicas de Turquía con las partes del conflicto siempre han continuado. Al respecto, Shira Efron, experta del instituto RAND ha escrito en un artículo que “Turquía e Israel han demostrado que mantienen muchos intereses comunes en los sectores económico, comercial, turismo y la cooperación energética”.

De hecho, pese a los desacuerdos actuales entre Turquía e Israel, el país euroasiático fue el primer gobierno islámico en reconocer al régimen racista israelí en 1949. Los vínculos políticos entre Ankara y Tel Aviv que se ampliaron de manera sin precedentes en la década de los 90, comenzaron a enfriarse en 2010 tras la irrupción de las fuerzas israelíes en el barco Mavi Marmara que transportaba ayuda humanitaria a la Franja de Gaza. Sin embargo, en 2017 ambos países convinieron en normalizar las relaciones reciprocas.

 C/FE/SC

Tags

Comentarios