Oct 20, 2019 08:41 UTC
  • Erdogan insiste en que se mantenga presencia militar turca en Siria

ParsToday - A pesar de la tregua pactada el jueves entre Ankara y Washington, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha insistido en que las tropas de su país no abandonarán las zonas de Al-Raqa y Al-Hasaka en el noreste de Siria.

El mandatario turco precisó que basado en el acuerdo de alto el fuego temporal sobre Siria, logrado entre Ankara y Washington, las tropas turcas no dejarán las áreas del noreste de Siria que están bajo su control.

Refiriéndose al hecho de que todavía hay una disputa entre Turquía y EE.UU. sobre la profundidad de la denominada zona de seguridad en el norte de Siria, Erdogan afirmó que la región que Ankara declarará como zona segura será de 32 km, y no de 22 km.

La invasión militar turca de Siria fue lanzada el pasado 9 octubre por orden de Erdogan, bajo el pretexto de combatir a las milicias kurdas y corrientes terroristas en el norte de Siria, lo cual ha sido condenado por el gobierno de Damasco y los países de la región y del mundo.

Tras las presiones regionales y mundiales, Turquía decidió suspender su ofensiva en territorio sirio por 120 horas. Al mismo tiempo, se debe decir que el acuerdo entre Estados Unidos y Turquía sobre la ocupación de parte del suelo sirio no tiene el apoyo del pueblo y el gobierno sirios. El presidente Bashar al-Assad ha pedido el retiro de las tropas turcas y estadounidenses de Siria y siempre ha puesto énfasis en enfrentarse con los agresores a su país.

Algunos círculos políticos y gobiernos regionales son escépticos sobre el acuerdo Turquía-EE.UU. y sobre su implementación. Por ejemplo, el gobierno ruso dice que Ankara y Washington deberían haber considerado la opinión del gobierno de Damasco en el momento de alcanzar un acuerdo sobre el estado militar en el noreste de Siria. Pero dado el comportamiento de las dos partes, Moscú no ha descartado la posibilidad de un juego político y una acción pre-planificada por parte de los gobiernos turco y norteamericano.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha dicho sobre la tregua pactada entre EE.UU. y Turquía que “los funcionarios de Moscú esperan que la parte turca proporcione al gobierno ruso la información necesaria al respecto”.

La conducta de las autoridades de Washington sugiere que EE.UU. está haciendo todo lo posible para tomar la iniciativa en el asunto sirio.

Al respecto, Vladimir Fetin, experto político y jefe del Centro de Investigación del Medio Oriente en el Instituto de Investigación Estratégica en Rusia, sostiene que "era de esperar que se detuviera la invasión militar turca de Siria, sobre todo porque los funcionarios de Ankara estaban bajo presión por todos lados".

Este destacado experto ruso agregó que “los estadounidenses, al percatarse de que podrían perder a su aliado clave, especialmente en la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN), se valieron de todos los medios a su alcance para acabar con el deterioro de sus relaciones con Turquía. Por tal razón, la delegación estadounidense probablemente no viajó a Turquía con las manos vacías y habría ofrecido concesiones al gobierno de Ankara”.

En resumen, se puede decir que el cese de cinco días de la agresión turca a las áreas kurdas de Siria puede ser producto de una colusión entre Ankara-Washington, de la que, obviamente, el pueblo sirio y los kurdos que viven en ese país serán los principales perdedores.

C/FE/RH

Tags

Comentarios