Oct 21, 2019 09:34 UTC
  • Hasan Nasralá, político reformador con sabiduría política

ParsToday- En un discurso el sábado con motivo de Arbaín (el día cuarenta después del aniversario del martirio del Imam Husein (P)), el secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, expresó su apoyo a las protestas populares y la continuidad del Gobierno libanés e instó a reformas fundamentales.

Los pronunciamientos del sábado del líder de Hezbolá giraban en torno a ejes importantes.

El primero fue apoyar el derecho del pueblo a realizar manifestaciones y a su oposición a los nuevos impuestos. Al respecto, Nasralá dijo: "El mensaje de la protesta fue que el pueblo no tolera los nuevos impuestos y que tampoco los grupos políticos pueden evitar que la gente saliera a las calles para protestar".

El segundo eje fue apoyar la continuación de la labor del Gobierno. El jefe de Hezbolá insistió en que su partido "no quiere la renuncia del Ejecutivo". De hecho, el político libanés considera los intereses nacionales como su máxima prioridad y no quiere explotar las protestas antigubernamentales a favor de los intereses partidistas. A juicio de Nasralá, la dimisión del Gobierno en las condiciones actuales equivaldría a perder tiempo a la hora de atender los problemas del pueblo, al tiempo el país podría entrar en un período de falta de Gobierno.

El apoyo de Nasralá al Gobierno del primer ministro libanés Saad al-Hariri llega mientras este último no ve con buenos ojos a Hezbolá, y a menudo en encuentros con autoridades extranjeras lo critica pidiendo tácitamente una mayor presión extranjera sobre este grupo. Este respaldo del secretario general de Hezbolá pone de relieve que no está buscando un ajuste de cuentas político y que lo que más le preocupa son la estabilidad, la seguridad y el progreso de El Líbano.

El tercer eje de la alocución del sábado de Nasralá fue tomar en cuenta la "equidad política". Reconociendo que los problemas económicos en El Líbano son graves y que incluso el país podría enfrentar un colapso económico, subrayó que "las condiciones actuales del país no son producto de las medidas del Gobierno actual, del último año o de un periodo específico de tiempo, sino al menos de la acumulación de los problemas generados en los últimos 30 años y, por lo tanto, todos son responsables de ello, y no es digno que algunas personas que han estado presentes en todos los gobiernos, ahora aprovechen una ola popular reclamando lucha contra la corrupción". Esto demuestra la racionalidad y la sabiduría políticas del líder de Hezbolá.

El cuarto eje es el énfasis puesto en la existencia de la corrupción en El Líbano. De hecho, Nasralá mantiene que la corrupción y el desperdicio de cientos de millones de dólares han dado lugar a la desconfianza del pueblo en el Gobierno y su rechazo a impuestos. Señala que El Líbano está viviendo la crisis de la desconfianza en el Ejecutivo y considera tácitamente que las recientes protestas tienen raíces en esta crisis. En consecuencia, Nasralá recomienda que el Gobierno que cambie el método de su actividad y se mueva para recuperar la confianza popular.

Para finalizar, hay que mencionar que este comportamiento de Seyed Hasan Nasralá, que demuestra que es un "político reformador", podría servir como un buen modelo para algunos gobernantes y figuras políticas en otros países árabes.

C/FE/SC

Tags

Comentarios