Ene 18, 2020 00:34 UTC
  • Revelan que EEUU ha convertido sus bases en Irak en cárceles

Un parlamentario iraquí asevera que el temor de los militares estadounidenses de la venganza de las fuerzas populares les ha atrapado en sus propias bases.

“Las bases estadounidenses se han convertido en una cárcel para los militares (de EE.UU.) en Irak y estos están en estado de alerta constante y les es imposible salir de esas instalaciones”, ha dicho este viernes Karim Allawi, un miembro de la Comisión Parlamentaria de Seguridad y Defensa de Irak.

Para Allawi, las tropas estadounidenses en Irak están aterrorizadas debido a las “decisiones peligrosas” del presidente norteamericano, Donald Trump, en el país árabe.

Trump, ha proseguido Allawi, ha puesto en peligro a los soldados estadounidenses, “atacando a los líderes de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) y dejando mártires y heridos a decenas de integrantes de las fuerzas populares de Irak en los últimos días, en línea con su respaldo claro a Israel”.

El funcionario iraquí se ha referido, en concreto, a los bombardeados estadounidenses el 3 de enero en Bagdad, capital de Irak, en los que, además del subcomandante de las Al-Hashad Al-Shabi, en árabe, Abu Mahdi al-Muhandis, fueron asesinados el teniente general Qasem Soleimani, el ya excomandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y varios otros militares iraníes e iraquíes.

El miembro de la coalición Al-Fath ha evaluado el año 2020 como el “comienzo del fin de la presencia de EE.UU. en Irak”, pues “Irak no necesita a los militares estadounidenses”, ya que las Fuerzas Armadas —de las que forman parte las Al-Hashad Al-Shabi— son capaces de repeler cualquier amenaza a la seguridad y la estabilidad del país, ha señalado.

Asimismo, ha dicho que la “irreversible” decisión del Parlamento de Irak sobre la expulsión de las tropas estadounidenses es “una decisión nacional en reacción a los ataques cobardes de estas fuerzas”.

La última evolución de los acontecimientos en la región por el asesinato del general Soleimani y Al-Muhandis indica la intensificación de los llamados a la expulsión de las fuerzas estadounidenses de Irak, que desde la invasión de Irak en 2003 han ocasionado más inestabilidad en el territorio iraquí, según denuncian varios responsables de este país.

Mientras tanto, los ataques iraníes contra dos bases de EE.UU. en Irak en venganza del martirio de su notable combatiente antiterrorista ha puesto de relieve la vulnerabilidad de las tropas estadounidenses.

La República Islámica, amenazando con más actos de represalia, considera que la salida de las tropas foráneas es la única medida que vengará la sangre derramada de Soleimani.

N/NL/C

Tags

Comentarios