Ene 25, 2020 15:48 UTC
  • Hezbolá iraquí está determinado a expulsar a EEUU de Irak+Video

La multitudinaria marcha del pueblo iraquí muestra la voluntad de la Resistencia para poner fin a la ocupación de EE.UU., indica Hezbolá Al-Nuyaba.

“Una multitud de millones de personas coreó al unísono lemas de ‘Muerte a EE.UU.’ y ‘Muerte a Israel’ y pidió la expulsión de las fuerzas de ocupación”, ha dicho este sábado Nasr al-Shammari, portavoz del Movimiento Hezbolá Al-Nuyaba, vinculado a las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe).
 

 

 
Decenas de miles de iraquíes salieron el viernes a las calles en Bagdad, capital iraquí, para mostrar su rechazo a la presencia de las tropas de EE.UU. en su país y a las continuas violaciones de la soberanía y la integridad de Irak por parte de Washington.
 
Esa marcha, ha proseguido Al-Shammari, envió a EE.UU. y a sus títeres el mensaje de que los combatientes valientes del eje de Resistencia “se mantendrán unidos” y harán que en Irak no quede nada de las fuerzas estadounidenses.
 
En otras declaraciones hechas ayer viernes en una entrevista con la cadena libanesa Al-Mayadeen, el vocero de Hezbolá, Al-Nuyaba, calificó la manifestación de los iraquíes de una “bofetada” a Washington. El presidente norteamericano, Donald Trump, “debería escuchar la voz del pueblo de Irak”, insistió.
 
Al-Shammari denunció que la presencia de las tropas norteamericanas en Irak es “ilegítima” y viola la resolución aprobada el 5 de enero por el Parlamento de Irak sobre la expulsión de todas las tropas estadounidenses del suelo iraquí.
 
Los iraquíes, personándose en las calles, dieron una respuesta multitudinaria a la convocatoria de los altos líderes de los movimientos de Resistencia, después del ataque aéreo estadounidense en Bagdad que acabó con la vida del comandante de la Fuerza Quds, del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), el teniente general Qasem Soleimani, del subcomandante de Al-Hashad Al-Shabi, Abu Mahdi al-Muhandis, y de otros militares iraníes e iraquíes.
 
Varios analistas y observadores consideran que la gran movilización del pueblo iraquí supone una derrota para EE.UU. y una advertencia contra sus políticas injerencistas.

 

N/FSH/C

 

Tags

Comentarios