Mar 12, 2020 04:18 UTC
  • Diez cohetes impactan en una base con tropas de EEUU en Bagdad

Los informes reportan otro nuevo ataque con cohetes contra una base militar cerca de Bagdad, la capital de Irak, donde están desplegados militares de EE.UU.

“La base militar iraquí de Al-Tayi, que alberga a un contingente estadounidense, ha sido atacada este miércoles con un total de diez cohetes”, según informa una fuente militar de las Fuerzas Armadas de Irak en un comunicado.

La fuente iraquí, que enumera este ataque misilístico como el 22 realizado, desde finales del pasado mes de octubre, contra las sedes y los objetivos militares estadounidenses en el país árabe, ha informado que hasta el momento nadie ha reivindicado la autoría del bombardeo.

Dos estadounidenses y un británico han muerto en un ataque, según informa la cadena de televisión CNN, citando a un funcionario militar norteamericano. La fuente ha agregado, además, que varias personas han resultado heridas en el mismo suceso.

Por su parte, otras fuentes de seguridad iraquíes han indicado el uso de proyectiles Katiusha en esta ofensiva contra el centro castrense Al-Tayi; las mismas armas que anteriormente han sido utilizadas contra bases estadounidenses.

Varios vídeos y fotos circulan en las redes sociales mostrando presuntamente los instantes tras el ataque, si bien la veracidad de los mismos aún no ha sido confirmada por las autoridades iraquíes.

En las últimas semanas, centros militares de EE.UU. en Irak, así como la Zona Verde de la capitalina Bagdad, donde se ubica la embajada norteamericana, han sido blancos de varios ataques con cohetes lanzados de orígenes desconocidos.

A pesar de que ningún grupo o individuo ha reivindicado oficialmente la autoría de estos ataques, Washington ha acusado a las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe).

El pasado enero, Mahmud al-Rubaye, portavoz del movimiento iraquí Asaib Ahl Al-Haq —que forma parte de Al-Hashad Al-Shabi— calificó de “infundadas” las acusaciones de EE.UU., y señaló que Washington escenifica ataques a su misión diplomática y sus centros militares para luego acusar de la agresión a los grupos de la Resistencia.

Irak exige más que nunca la salida de tropas estadounidenses tras el brutal asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y el subcomandante de Al-Hashad Al-Shabi, en árabe, Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros compañeros, en un ataque selectivo perpetrado el pasado 3 de enero por Washington en Bagdad.

N/nl/c

Tags

Comentarios