Oct 26, 2020 10:05 UTC

Varios países islámicos han sido escenario de protestas contra las declaraciones islamófobas del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Los indignados aseguraban que atacar a los símbolos sagrados del Islam no se tolerará. La furia en las calles de Bangladés por las ofensas hechas en Francia contra la figura más sagrada y querida del mundo musulmán. Los manifestantes repudian los comentarios de Macron, en defensa de los insultos.
 
En la Cisjordania ocupada también alzaron la voz con la ofensa deliberada al islam y a sus símbolos. El evento se organizó con el mensaje de que “Las nubes no se ven dañadas por los ladridos de los perros”. En la franja de Gaza, los indignados prendieron fuego a imágenes del mandatario galo.
 
En Baréin y Libia, también, se vivió jornada de furia contra el presidente francés. Los congregados aseguraban que el profeta es lo más sagrado del Islam y quien le ataca, ataca a todo un pueblo.
 
Además los musulmanes argelinos urgen a la Presidencia del país africano a adoptar medidas concretas contra Francia por sus ultrajes al Profeta del Islam (P).
 
Uno de los partidos islámicos mayoritarios de Argelia (MSP, por sus siglas en francés), exigió al presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, en un comunicado de prensa emitido el sábado, que adopte una posición política y económica concreta contra Francia, en rechazo a los comentarios del presidente galo, Emmanuel Macron.
 
“Se pide a las instituciones oficiales argelinas, en particular a la Presidencia, que denuncien las declaraciones de Macron y adopten una posición diplomática, política y económica adecuada, de acuerdo con el juramento de respeto a la religión musulmana y su gloria, y en un espíritu de cohesión con los sentimientos de los argelinos”, dice la nota de prensa del movimiento islámico, firmada por su dirigente Abderrazak Makri.
 
En esta misma línea la Cancillería de Marruecos condenó el domingo “vigorosamente” la publicación de las controvertidas caricaturas del Hazrat Mohamad (la paz sea con él) en la revista satírica francesa Charlie Hebdo y consideró que el acto supone un “ultraje” al Islam y al Profeta.
 
En varios países islámicos, los supermercados se han sumado a la iniciativa de boicotear los productos franceses.
 
Desde Irán, El Secretario General de la Asamblea Internacional del Despertar Islámico, Ali Akbar Velayati, condenó los comentarios de Macron y aseguró que tal postura reforzará aún más, la unidad de los musulmanes.

N/FSH/C

Tags

Comentarios