Nov 28, 2020 21:27 UTC

Parstoday- Entrevistador (E): Bienvenidos está comenzando Entrevistas, una producción de Parstoday que da espacio al análisis desde una visión diferente y que les permite a ustedes sacar sus conclusiones. Esta vez la invitada es Valeria Rodríguez, quien desde Argentina nos comentará sobre la advertencia del peligro contra la vida de los yemeníes.

Estos días, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, alerta que Yemen, devastado por la guerra, está a punto de enfrentar “la peor hambruna” que el mundo ha visto “en décadas”.

Arabia Saudí y varios de sus aliados regionales, con el apoyo de armas de Estados Unidos y otros países occidentales, lanzaron una guerra brutal contra Yemen en marzo de 2015, para aplastar el movimiento popular yemení Ansarolá que ha tomado el control de los asuntos estatales. La guerra en curso no ha logrado sus objetivos, pero mató a decenas de miles de yemeníes y destruyó la infraestructura del empobrecido país. Las Naciones Unidas dicen que más de 24 millones de yemeníes necesitan urgentemente ayuda humanitaria, incluidos más de 10 millones que padecen niveles extremos de hambre.

Valeria, ¿por qué Yemen ha llegado a esa situación?

VR: Desde 2015, Yemen es bombardeado por Arabia Saudí y la coalición, con el apoyo de EEUU, que vende armas a Arabia Saudí y por su parte con la inclusión del régimen sionista de Israel, que apoya a Emiratos Árabes Unidos (EAU). Recientemente, organizaciones no gubernamentales dieron a conocer y pidieron que se detenga la venta de arnas a Gran Bretaña y EAU, a quienes vende el 19 % de sus exportaciones armamentísticas, lo cual también que Londres se complica del asesinato de yemeníes. Cabe destacar que las organizaciones no gubernamentales están realizando un trabajo como pueden, teniendo que la ONU redujo los planes de contingencia para Yemen, y la situación de la pandemia complica más la realidad de los yemeníes. La situación humanitaria realmente es concebida como una crisis humanitaria, sin precedentes en la historia. Con más 24 millones de personas afectadas ante los ojos cerrados del mundo. Si bien, la ONU está preocupada, no existe una acción concreta contra Arabia Saudí y los bloqueos de los puertos, como es el caso del puerto de Hudaidah, donde no permiten el acceso de los barcos que traen combustible y alimentos. Por otra parte, el programa internacional de alimentos detuvo sus actividades en Yemen, ya que los alimentos y las medicinas llegaron vencidos, esto empeora aún más la situación humanitaria de Yemen, a lo cual, por supuesto, se le suma el bloqueo mediático o bien la información sesgada que difunden algunos medios funcionales tanto a Arabia Saudí como a la coalición.

El Ministerio de Salud Pública (de Yemen) en el mes de agosto ya había advertido de que los centros de salud dejarían de brindar servicio por falta de gasolina para el funcionamiento de algunos aparatos, lo cual profundiza aún más la crisis.

La guerra no solamente es militar, a través de bombardeos, sino también económica, a través de bloqueos que impactan directamente en el pueblo.

E: Ahora, ¿qué espera a los yemeníes? 

VR: La ONU, lejos de buscar soluciones efectivas, se limitó a informar sobre el número y la tasa de personas que necesitan ayuda como si la vida de los yemeníes fuese solo un número. Cabe destacar que el plan de seguridad humanitaria financia solo el 21 % del total necesario; de hecho, bajó tres puntos desde el mes de agosto, a esto se le suma el cierre de varios centros de salud que brindan atención a 1,8 millones de personas.

Yemen es una región estratégica para el tránsito de petróleo y tanto Arabia Saudí, Israel, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos están interesados en su control, y tienen una doble estrategia, por un lado, la aniquilación de los yemeníes y, por el otro, la utilización de la ONU y otros organismos internacionales en favor propio. Pero, a pesar de esto, la resistencia no va a bajar los brazos y Yemen continuará resistiendo.

E/NL    

 

Tags