Dic 02, 2020 12:10 UTC

Parstoday- Entrevistador (E): Hola qué tal queridos oyentes bienvenidos a un nuevo programa de Entrevistas, que transmitimos los domingos y miércoles. Este programa se ocupa de política internacional sobre temas que muchas veces ciertos medios masivos no tocan. Ahora vamos a consultar al experto en temas políticos Nicola Hadwa (NH) sobre la causa palestina.

La ONU marcó el 29 de noviembre como Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino. Ese día, en 947, la Asamblea General de la ONU, al aprobar la Resolución, la número 181, que partió Palestina en dos. Nicolá es mejor que le cedamos la posta para que nos ayude a aclarar qué es lo que pasó en el contexto histórico.

NH: La Organización de las Naciones Unidas (ONU) en el momento que toma la resolución de la partición de Palestina, que no tenía atribuciones legales para hacerlo, pero que sin embargo lo hizo porque estaba presionada por EEUU y todos los países. Los países europeos estaban obligados a hacer lo que EEUU les decía producto del Plan Marshall para reconstruir esos países después de terminada la (I) guerra (mundial), América Latina, que estaba terriblemente empobrecida, producto de esa misma guerra, fue presionada por EEUU para que votaran a favor de la creación del estado demoniaco, sionista; de modo que las Naciones Unidas desde su origen ha perdido toda credibilidad, desde el punto de vista ético, moral y de libertad, porque no tiene libertad y está hasta ahora bajo la influencia de EEUU y las potencias occidentales; por lo tanto, las Naciones Unidas no solo han actuado de forma hipócrita, sino que, a sabiendas que están cometiendo una tremenda injusticia, han continuado manteniendo la injusticia.

(Las Naciones Unidas) no sacan nada con declarar el Día Internacional de Solidaridad con Palestina, si ellos son los primeros culpables, que ni siquiera hacen que el estado demoniaco (Israel) cumpla con las resoluciones que ellos mismos decretan; de modo que las Naciones Unidas no sirven absolutamente para nada, solo sirven para que los pueblos débiles del tercer mundo obedezcan los dictados del imperialismo y sus secuaces occidentales. Naciones Unidas no tiene categoría ni calidad moral ni ética, no debe inmiscuirse más en el tema porque no tiene capacidad para hacerlo. Naciones Unidas puede sacar bibliotecas enteras de declaraciones con respecto al pueblo palestino, pero si EEUU e Israel no quieren cumplirlas no van a cumplir ninguna y nadie, ningún país, va a hacer absolutamente nada; por lo tanto, la libertad del pueblo palestino y la recuperación de sus derechos nacionales dependen única y exclusivamente del pueblo palestino ni siquiera de los pueblos árabes. Los pueblos árabes, en este momento, presionados por EEUU se encuentran reconociendo al estado de Israel, normalizando sus relaciones que las tenían ocultas, sus traiciones que mantenían ocultas durante años, las están regulando, regularizando, normalizando, pero que las tenían en secreto las tenían y las tienen hasta el día de hoy.

E: Ahora, cómo ve usted este día (marcado en el calendario de la ONU como Día Internacional de Solidaridad con Palestina)      

NH: Este día lo veo como el día de la hipocresía mundial. Eso es, es el día de la hipocresía mundial, de la mentira. Los pueblos sí solidarizan con Palestina pero los gobiernos, la mayoría atados a un cordón umbilical con EEUU y con Israel, simplemente, actúan como grandes hipócritas y mercenarios de la justicia.

E: Nicola, actualmente, ¿cuál es la situación de Palestina, avanza hacia la obtención de sus derechos?

 NH: Yo creo que la gran problemática que tiene el pueblo palestino es la Autoridad Nacional Palestina (AN), que si bien es cierto, verbalmente, critica la normalización que hacen con Israel algunos de sus ministros, pues ellos acaban de normalizar las relaciones con Israel al volver a los acuerdos de seguridad y a los acuerdos generales, porque Israel les entregó 750 millones de impuestos que tenía guardado ¿qué significa eso? Que para la Autoridad Nacional Palestina la dignidad del pueblo palestino, los derechos nacionales tienen precio. La Autoridad Nacional Palestina le ha hecho un daño gigantesco al pueblo palestino. Debe renunciar, debe irse,  los gobernantes de la ANP han sido los peores dirigentes que ha tenido el pueblo palestino en su historia, han desbordado la traición. Los acuerdos de seguridad con Palestina (acordados entre la ANP e Israel) es un acto de traición. Eso es. Es un acto donde la policía y la inteligencia palestinos se ponen al servicio del estado sionista (de Israel) para denunciar a sus la lucha del pueblo palestino en décadas. Es la culpable de la actual situación de Palestina, y EEUU con los europeos e Israel ve muy cómodo tener a la ANP administrando la ocupación, porque, además le sale barato. Israel así no tiene que gastar en esa población (palestina), porque lo hace la ANP con dinero que viene de todas partes del mundo; por esa razón, la ANP es funcional a la educación, a la ocupación, administra la ocupación, le abarata los costos de la ocupación a Israel, retarda la lucha del pueblo palestino, ha transformado al pueblo palestino en un pueblo de clientes,  ha transformado al pueblo palestino en un pueblo de deudores, les han dado tarjeta de créditos y les han metido a los mall y les han endeudado y les han quitado los fusiles de la mano. El pueblo palestino está pasando una etapa muy difícil y tiene que sacudirse de la ANP, el peor escollo, la peor barrera que hay en este momento para la lucha de liberación nacional del pueblo palestino.      

E/NL

Tags