Sep 22, 2019 12:27 UTC
  • Segunda jornada de huelga de personal de aerolínea española Iberia

El personal de tierra de la aerolínea española Iberia inició hoy el segundo de cuatro días de huelga en el aeropuerto de Barcelona, en rechazo a la sobrecarga de trabajo y otras reivindicaciones laborales.

La medida de fuerza, que terminará el próximo martes, fue convocada por la Unión General de Trabajadores (UGT), que denunció la falta de contrataciones para hacer frente a la actividad en la temporada de verano.

Estas movilizaciones suceden a las protagonizadas por estos mismos empleados el 27 y 28 de julio y el 24, 25, 30 y 31 de agosto, que obligaron a cancelar decenas de vuelos con retrasos generalizados en el aeropuerto de Barcelona-El Prat, el segundo mayor de España.

Según la UGT, los más de dos mil empleados de tierra de la compañía en El Prat sufren 'una falta de personal suficiente para cubrir las necesidades reales y los incumplimientos sistemáticos de los acuerdos sociales'.

En un comunicado, la central obrera aseguró semanas atrás que la situación se agrava durante el verano boreal cuando las operaciones de Vueling, filial de bajo costo de Iberia, funciona a pleno rendimiento con una plantilla 'saturada'.

La nómina de Iberia en Barcelona, integrada por unos dos mil 700 trabajadores, reclama a la empresa la conversión en fijos de los convenios temporales, que representan el 50 por ciento del total, y piden nuevas contrataciones para solucionar el exceso de trabajo.

Durante los paros de agosto, a los que se sumó el aeródromo de Madrid, el secretario general de la UGT, José Álvarez, manifestó su total respaldo a la huelga del personal de tierra en los dos principales aeropuertos de este país europeo.

Álvarez pidió comprensión a los clientes afectados, pues los trabajadores aprovechan los momentos en los que se puede visualizar su situación para luchar contra sus precarias condiciones laborales, enfatizó.

El líder de uno de los dos sindicatos mayoritarios de España criticó los 'desproporcionados servicios mínimos' establecidos por el Gobierno del socialdemócrata Pedro Sánchez.

Puso el foco sobre el Ministerio de Fomento y Aena -gestor aeroportuario-, a los que culpó de la degradación de las relaciones laborales que se producen en los aeródromos españoles.

Como consecuencia de la protesta, Vueling se vio obligada a suspender hasta el martes más de 200 vuelos con destino o salida de El Prat.

Los trabajadores de tierra de Iberia en el aeropuerto de la llamada ciudad condal se encargan de la facturación, el embarque, la carga y descarga, la asistencia y el mantenimiento a los aviones.

N/NF/C

Tags

Comentarios