Oct 23, 2019 05:54 UTC
  • Rusia anuncia inminente fin de la operación de Turquía en Siria

El ministro de Exteriores de Rusia ha anunciado el inminente cese de la operación turca en el norte de Siria tras los acuerdos entre Putin y Erdogan al respecto.

“[La operación militar turca] se está acabando, y todo dependerá de cómo se implementen los acuerdos, incluida la retirada del equipamiento militar y de las unidades de las milicias kurdas en cuestión”, explicó el martes el canciller ruso, Serguéi Lavrov, en una rueda de prensa.
 
Sus comentarios se producen en la misma jornada en que el presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo de Turquía, Recep Tayyip Erdogan,acordaron en la ciudad rusa de Sochi una serie de medidas para estabilizar la situación en el noreste de Siria, donde Ankara lanzó el pasado 9 de octubre una ofensiva contra las milicias kurdas.
 
En el acuerdo, las dos partes aceptaron el despliegue a partir del 23 de octubre de patrullas de la policía militar rusa y de la guardia fronteriza siria cerca de la frontera sirio-turca, fuera de los límites de la zona en la que opera el Ejército de Turquía.
 
En esta línea, Lavrov destacó que los acuerdos alcanzados en el marco de este encuentro aseguran el “cese del derramamiento de sangre” en el norte de Siria y “el fin de una operación que ha provocado una reacción tan controvertida en el mundo”.
 
Además, precisó que en las próximas horas se reanudará el patrullaje de los guardias fronterizos del Ejército sirio en las zonas fronterizas con Turquía para garantizar la seguridad de las zonas en conflicto.
 
“Esto es de lo que hemos hablado durante mucho tiempo y enfatizado: que una solución al problema de los kurdos y sus aspiraciones es imposible sin que la República Árabe Siria y su Gobierno legítimo recuperen el control de toda la frontera”, sostuvo Lavrov.
 
De acuerdo con las autoridades rusas, el despliegue de patrullas militares rusas y sirias se producirá inmediatamente después de la salida de las milicias kurdas y de su armamento de la zona de 30 kilómetros de la frontera común.
 
El Ejército de Turquía suspendió el pasado jueves su ofensiva militar contra Siria debido a una frágil tregua negociada con Estados Unidos y les dio a las milicias kurdas un ultimátum de 120 horas para que se retiraran de la llamada “zona segura” en el norte del país árabe.
 
Las fuentes locales comunicaron el mismo martes que los milicianos kurdo-sirios han abandonado la “zona segura”, a pocas horas de que expire el plazo dado por Ankara para su retirada de la región. 
 
“Hemos cumplido totalmente con las condiciones del cese el fuego [...] y hemos retirado a todos nuestros combatientes y fuerzas de seguridad de la zona de operaciones militares”,  declaró Redur Jalil, uno de los comandantes de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).
 
La agresión turca tenía como objetivo neutralizar la supuesta amenaza de las milicias kurdas, consideradas “terroristas” por Ankara, y establecer una llamada “zona segura” en el norte de Siria para posibilitar el retorno de los refugiados sirios a sus hogares.
 
El Gobierno de Damasco ha condenado, por su parte, la medida turca, tachándola de una “flagrante” violación de su soberanía, al tiempo que ha prometido contrarrestarla por todos los medios legítimos.

N/FSH/C

Tags

Comentarios