Ene 19, 2020 10:37 UTC
  • Acción punitiva de UE contra Turquía; mayor brecha entre Bruselas y Ankara

ParsToday - Las relaciones de la Unión Europea (UE) y Turquía han experimentado diferentes tensiones tras el fallido golpe de Estado de julio de 2016 en Turquía y las medidas de este país como los esfuerzos turcos por explorar el gas en el Mediterráneo oriental, así como su invasión en el norte de Siria, so pretexto de luchar contra las milicias kurdas, ha duplicado la reacción negativa de la UE y los países europeos respecto a Ankara.

A este respecto, la Unión Europea en una medida punitiva contra Turquía ha decidido reducir la asistencia financiera en virtud del programa de adhesión de Turquía a la UE en un 75%. Bajo la nueva decisión, Ankara recibirá solo $ 186 millones.  

 

El monto debería ser gastado en el caso del Estado de derecho y la promoción de la democracia.

La acción punitiva de la Unión Europea contra Turquía ha sido anunciada en una carta escrita por el alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell. En la carta, Borrell dijo a los representantes del Parlamento Europeo que la decisión se tomó en respuesta a las operaciones militares turcas en el norte de Siria, así como a la “perforación no autorizada” de gas en la costa de Chipre.

 

Ahora las discrepancias entre Bruselas y Ankara se centran en dos cuestiones específicas. Primero, vinculado a los intereses de otros miembros de la UE, como Grecia y la República de Chipre, es el esfuerzo generalizado de Turquía por descubrir gas en el Mediterráneo oriental, especialmente alrededor del norte de Chipre (la parte turca de Chipre), que se ha enfrentado a una fuerte oposición de la Unión Europea. 

 

La Unión Europea y los principales estados miembros de la UE respaldan la República de Chipre y han emitido serias advertencias a Ankara sobre los esfuerzos de exploración en la parte turca-chipriota. El presidente francés, Emmanuel Macron, pidió el 14 de junio a Turquía que detenga sus “actividades no autorizadas” en la zona económica de monopolio de Chipre, diciendo que la UE no retrocederá de este caso. La UE advirtió a finales de junio de 2019 a Turquía que estaría sujeta a sanciones de la UE si no detenía las operaciones de exploración de gas en Zona Económica Exclusiva (EEZ) de Chipre.

 

Sin embargo Turquía, cree que está llevando a cabo operaciones de perforación en su territorio legal o en la parte turcochipriota. Turquía realizó un ejercicio militar en el mar Egeo a principios de octubre de 2019 para mostrar su poder a sus vecinos.

 

Otro tema que ha alimentado las discrepancias entre Bruselas y Ankara es la fuerte crítica de la Unión Europea y algunos de sus principales países, como Alemania y Francia, al intento de Turquía de invadir el norte de Siria. El Ejército turco atacó el norte de Siria en octubre de 2019 en una operación bautizada como 'la Manantial de Paz' durante ocho días con el pretexto de "lucha contra el terrorismo" y "limpiar la frontera sirio-turca" de la presencia de milicias kurdas, llamados terroristas por Ankara. La medida provocó una reacción negativa europea, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ante las fuertes críticas de altos funcionarios europeos amenazó con enviar millones de refugiados sirios a las fronteras europeas.

 

 

En una acción recíproca los europeos, especialmente Alemania y Francia, implementaron medidas como suspender la venta de armas a Turquía. En siguiente paso, el presidente francés Emmanuel Macron tildó de signo de la muerte encefálica de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN),  la acción unilateral y descoordinada de Turquía al atacar el norte de Siria con la luz verde de los Estados Unidos.

 

Europa ha entrado en una nueva fase de confrontación con Turquía, y con esta nueva acción punitiva, la esperanza de Ankara de unirse a la Unión Europea se han vuelto mucho más lejas que antes.

 

C/FSH/RH

 

Tags

Comentarios