May 12, 2020 11:08 UTC

Parstoday- Entrevistador (E): Hola qué tal queridos oyentes bienvenidos a un nuevo programa de Entrevistas, que trasmitimos los domingos y miércoles. Este programa se ocupa de política internacional sobre temas que muchas veces los medios hegemónicos no tocan. Ahora, vamos a consultar al analista internacional Iñaki Gil de San Vicente, quien desde el País Vasco nos hablará sobre la situación económica en EEUU.

Señor Iñaki, recientemente, el Tesoro ha dado sitas alarmantes de desempleo, dice que se remontan a la época de la “Gran Depresión” ¿qué nos puede comentar al respecto?

IG: Bueno, lo que hay que comentar, básicamente, es que en EEUU ahora mismo ha comenzado una depresión económica. Este es el primer punto, no es un recesión, es una depresión económica ¿qué diferencia hay? una recesión es cuando la economía está tres o cuatro meses con un crecimiento nulo o cero, y la depresión es cuando la economía ya empieza a bajar y caer de forma sistemática y bastante grave. EEUU ya ha entrado en una situación así (depresión) y la perspectiva que tiene de recuperarse es realmente grave. ¿A qué se debe eso? básicamente a dos cuestiones: una de ellas es que la economía norteamericana, además de tener una deuda realmente impagable con respecto a su capacidad productiva, se sostiene por un conjunto de relaciones internacionales, donde el dólar, el petrodólar en concreto, juega una función clave, y luego se sostiene también en el poder militar que garantiza que sus empresas a nivel mundial tengan muchos privilegios y prácticamente no tengan contestación. Tengamos en cuenta que EEUU tiene aproximadamente 800 bases militares repartidas por el mundo y esas bases militares se mantienen junto con las empresas privadas que les atienden, les dan servicios; en realidad, está bastante privatizado y monetizado el equipamiento de las bases militares. Este conjunto de factores más el hecho de que EEUU tiene la divisa del dólar como monopolio del comercio mundial le garantiza que independientemente de su relativo deterioro económico, de la poca productividad del trabajo, etc.; independientemente de todo eso, todavía se mantenga como segunda economía en el mundo, porque la primera economía del mundo ya es China. En este contexto, cuando viene el COVID-19, cuando cae en picado la venta interna, cuando se demuestra que la mayoría de la población trabajadora está endeudada hasta unos niveles que no puede pagar, cuando esto estalla, pues se produce un abismo y este abismo ha hecho que la propia economía se precipite de la recesión a la depresión; de hecho, la depresión que ha comenzado hace dos o tres días ya como una realidad definitiva en la economía norteamericana.

E: ¿Dígame y esto en qué medida repercute en el pueblo estadounidense?

IG: Pues tiene una repercusión demoledora. Hambre creciente, colas para recibir una ayuda mínima…

E: Y también para comprar armas…

IG: Eso para los sectores que tienen una pequeña cantidad de dinero, porque lo que se está produciendo es una tensión interna, un rebrote de los asaltos a las tiendas, una aparición de grupos de autodefensa popular de sectores, como por ejemplo, entre la minoría negra, latina, los sectores de la minoría indígena, de trabajadores blancos empobrecidos. Entre ellos se está produciendo un fenómeno de aparición de asaltos a hipermercados, a tiendas, a almacenes, etc., para poder alimentarse, encontrar ropa o llevarse productos de primera necesidad. Y frente a eso, se está produciendo un rearme de los sectores que tienen tiendas, que tienen negocios, que viven en barrios ricos, en zonas enriquecidas, para protegerse del malestar social creciente. Este es un fenómeno de polarización social que es inevitable en todos los momentos de crisis socioeconómica aguda como la actual, pero más en EEUU. Por poner un dato, se ha conocido que el Gobierno norteamericano ha dado una ayuda de mil dólares a aquellas personas que tengan un capital mínimo y que cobren menos de 100 dólares al año. Esto para EEUU es prácticamente nada, porque no hay ningún servicio público en EEUU, no hay ningún servicio público de sanidad, de educación, de transporte; hay poquísimos servicios de asistencia alimentaria que corresponde a grupos sociales muy deprimidos; de tal forma que la población se debe pagar absolutamente todo. Hay mucha población que, estando trabajando, teniendo uno o dos salarios, se han quedado sin piso, tienen que dormir en los coches, tienen que dormir debajo de los puentes o en iglesias, ayuntamientos o polideportivos; entonces, para esta gente, darles una ayuda de mil dólares prácticamente es no ayudarles en nada. Bueno esta es la situación ahora mismo en la economía estadounidense, pero esto va a tener repercusiones acumulativas a medio plazo.   

E/NL   

 

 

Tags

Comentarios