Jun 01, 2020 03:25 UTC
  • Sheriff de Michigan se une a protestas para convertirlo en “un desfile”

Un sheriff de Michigan se une a un grupo de indignados por el brutal asesinato del afrodescendiente George Floyd a manos de un policía de Mineápolis.

“La única razón por la que estamos aquí es para asegurarnos de que tengan voz. Queremos estar con ustedes de verdad, así que me quito mi casco, dejo el bastón y quiero que esto sea un desfile. No queremos una protesta, queremos un desfile”, dijo el sábado Chris Swanson, el alguacil del condado de Genesee, donde se encuentra Flint (Michigan) conversando con la gente frente a la estación de Policía.
 
Esto mientras que las movilizaciones realizadas por el empleo de la violencia de los agentes han sido reprimidas brutalmente por la Policía, que atacó con gases lacrimógenos a los manifestantes y arrestó a cientos de ellos en varias ciudades del país y también, el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) ordenó el viernes al Ejército que preparara las unidades de la Policía Militar en servicio activo para su despliegue en Minéapolis.
 
 
Ante tal actitud de la Policía de Michigan, los manifestantes que llegaron al lugar, se sentaron en el suelo, como gesto de paz. Después conversaron con algunos policías, e incluso llegaron a intercambiar algunos abrazos y golpes de puño. “Estos policías los aman, aquel policía de allí los abraza, así que ustedes dígannos que necesitan”, añadió Swanson, antes de que los presentes empezaran a gritar: “¡Swanson con nosotros!”.
 
En otra parte de sus declaraciones, el sheriff afirmó que en toda su carrera nunca olvidaría lo que había pasado esa noche, condenó lo que sucedió en Mineápolis, insistiendo que “cuando la gente está molesta y siente que no tiene voz, hay que dar la vuelta a eso”.
 
Floyd murió el lunes asfixiado, un policía blanco lo inmovilizó contra el suelo, iba desarmado, clavándole una rodilla en el cuello durante varios minutos, hecho que quedó registrado en un vídeo grabado por un transeúnte.
 
La brutalidad de la Policía de EE.UU. ha suscitado críticas de diversas organizaciones de derechos civiles. Los críticos dicen que el hecho expone las grietas dentro de un sistema inherentemente racista en los Estados Unidos y que el aumento de la violencia racial en este país en los últimos años tiene raíz en las políticas racistas del presidente neoyorquino Donald Trump.
 
Este domingo, el sindicato de jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL, por sus siglas en inglés), liderado por su director ejecutivo DeMaurice Smith (también afroamericano), envió a su vez una carta a sus afiliados tras la muerte de Floyd, en la que describió a EE.UU. como un país “adolorido”.
 
Además, el exjugador de baloncesto Michael Jordan ha hecho público esta misma jornada un comunicado en el que asegura estar “profundamente entristecido, realmente dolorido y totalmente enojado” por la actitud racista sucedida, afirmando que “ya hemos tenido suficiente”.

N/FSH/C

Tags

Comentarios