Sep 19, 2020 20:36 UTC

Parstoday- Entrevistador (E): Bienvenidos está comenzando Entrevistas, una producción de Parstoday que da espacio al análisis desde una visión diferente y que les permite a ustedes sacar sus conclusiones.  Estimados oyentes en el programa de hoy el invitado es el experto en temas políticos Francisco Martínez López (FML), quien desde España nos comentará algunas aristas sobre el proceso electoral en Estados Unidos.

El próximo 3 de noviembre está previsto que los estadounidenses acudan a las urnas para elegir al nuevo presidente del país. Esta contienda está ya en la fase de campaña y marcada, como siempre, por los candidatos del Partido Republicano y del Partido Demócrata. El presidente republicano Donald Trump busca la reelección frente a su opositor demócrata Joe Biden. Hay algo resaltante en estos días y es la intensificación de las medidas proisraelíes de Trump, que ha mediado por ejemplo para la normalización de lazos con dos países árabes —Emiratos Árabes Unidos y Baréin—Ahora mi pregunta es si ¿está tendencia de EEUU a favor de Israel tiene que ver con las elecciones estadounidenses?

FML: Un placer estar con vosotros. En cuanto a tu primera pregunta, si influye el hecho de estar en un proceso electoral; evidentemente que sí, por una parte, en tanto en cuanto, como bien ha reconocido la agencia telegráfica judía, hay una batalla real por los votantes y donantes judíos, pero también es una realidad que es desconocer la política exterior de EEUU el pensar que, ya sean demócratas o ya sean republicanos, el lobby proisraelí nunca va a tener esa presencia tan fuerte y tan grande que tiene la política exterior norteamericana; por tanto, la declaración de Baréin en la que vemos la fotografía del presidente Trump al lado del presidente de Israel y su esposa, evidentemente, es ratificar lo que ya se había hecho hace un mes, el acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos y luego el acuerdo Israel con Baréin. Incluso congresistas demócratas como Elaine Luria por Virginia, ha aplaudido el acuerdo.

E: Francisco, ahora ¿qué pasaría si Trump pierde el 3 de noviembre?

FML: Hay que conocer también que gane o pierda Trump la política exterior norteamericana hacia Israel no va a cambiar. El propio lobby judío está dividido, por así decirlo, pero evidentemente siempre siendo en defensa de Israel y el sionismo, porque el sionismo tiene variantes: el centro y la izquierda proisraelí votarían y apoyarían financieramente a Biden, pero la derecha proisraelí y centro derecha votarían y apoyarían a Trump, también hay grupos que están elogiando el acuerdo, porque además es un triunfo para la tan atacada AIPAC (Comité Americano de Asuntos Públicos de Israel), que lo llama ya (a los acuerdos) una nueva era en Oriente Medio de modelo de paz, prosperidad y cooperación; de igual manera, la AJC o Comité Judío USA, presidido por Davis Harris, también del Nueva York Times, también de Martin Indyk; incluso, en la otra parte, de la izquierda de centro derecha, el grupo de presión liberal sionista J Street, aboga por la soberanía de Palestina bajo una solución de dos Estados, los demócratas como el exmbajador Dan Shapiro, todos estos, ya sean demócratas o republicanos, van a mantener la política exterior proisraelí de EEUU.

E: ¿Dime cómo ves el panorama electoral de Estados Unidos en general?

FML: Yo creo que, aunque las encuestas parecieran, durante estas últimas semanas, que daban preferencia a Biden, la realidad es que está escalando puestos la candidatura de Trump. Yo creo que es muy probable que vuelva a ser relegido, por lo tanto, en cuanto a la política exterior hacia Israel, EEUU ya tenía desde su fundación una presencia judía, un lobby judío, importante, tras el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial se reafirmó, se fortaleció hasta condiciones inimaginables (el lobby judío) y —repito— teniendo esa diversidad que hay entre centro derecha, derecha y centro izquierda, izquierda divididos en el lobby judío prosionista norteamericano, en política exterior cuestionar y seguir cuestionado la existencia de Israel es como luchar como Don Quijote contra castillos imaginarios o contra molinos de viento, es decir, es darse de bruces contra una realidad que no va a cambiar, como muchos pretenden, la desaparición de Israel, que está y permanecerá.        

E/NL

Tags

Comentarios