Sep 30, 2020 05:02 UTC
  • Armenia acusa a Turquía de derribar uno de sus cazas Sujoi Su-25

Armenia acusa a Turquía de derribar uno de sus aviones militares en su espacio aéreo, pero Ankara califica la acusación de “absolutamente falsa”.

Una portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia comunicó el martes que uno de sus cazas Sujoi Su-25 estaba en misión militar cuando fue derribado por un F-16 de la fuerza aérea turca, en el tercer día de intensos combates con Azerbaiyán en la región de Nagorno Karabaj.

“Una aeronave de la Fuerza Aérea de Armenia, un Su-25, fue abatida por un avión de combate turco F-16”, ha informado a través de Facebook la portavoz castrense armenia, Shushan Stepanyan.

Tras señalar que el piloto armenio pereció “de forma heroica”, Stepanyan ha explicado que el F-16 turco “despegó de un aeropuerto en la ciudad azerbaiyana de Ganja y apoyó a la aviación azerbaiyana y a los drones que bombardearon aldeas civiles armenias en Vardenis, Mets Masrik y Sotk”.

Tras las declaraciones de Stepanyan, tanto Turquía como Azerbaiyán han negado los hechos. El director de Comunicación de la Presidencia turca, Fahrettin Altun, ha dicho que la acusación era “absolutamente falsa” y que “Armenia debería retirarse de los territorios ocupados, en lugar de recurrir a trucos de propaganda baratos”.

No obstante, después de tres días de combates en Nagorno Karabaj, el Kremlin ha pedido este martes a Turquía que se abstenga de “echar más leña al fuego” y que trabaje por la paz en la región. 

Nagorno Karabaj anunció el domingo la movilización general y el estado de guerra, tras una serie de incidentes en esa región en disputa entre Armenia y Azerbaiyán. Asegura que han recuperado las posiciones perdidas el día anterior, lo que Azerbaiyán niega, afirmando que hicieron nuevos progresos.

El balance oficial de los enfrentamientos se eleva a 97 muertos este martes, a saber 80 soldados separatistas y 17 civiles: 12 en Azerbaiyán y cinco en lado armenio. Pero ambos bandos afirman que han matado a cientos de militares enemigos.

Azerbaiyán exige el retorno bajo su control de Nagorno Karabaj, una provincia montañosa poblada principalmente por armenios cristianos, cuya secesión en 1991 no fue reconocida por la comunidad internacional.

Tras semanas de retórica bélica, Bakú anunció el domingo que había lanzado una importante “contraofensiva” en respuesta a una supuesta “agresión” armenia, utilizando artillería, tanques y aviones en los ataques contra la provincia, que no controla desde la caída de la Unión Soviética y una guerra que se cobró 30 000 vidas. 

Según los expertos en temas regionales, este prolongado conflicto por Nagorno Karabaj solo se resolverá por medio del diálogo, ya que las confrontaciones militares solo agravan aún más la situación. 

Advierten, además, de que los pueblos de Azerbaiyán y Armenia son víctimas de un conflicto alimentado por ciertos actores extranjeros, y acusan al régimen sionista de crear una rivalidad falsa y deliberada entre estos dos países para propiciar un acercamiento al régimen israelí, vender armas y, creando caos en la zona, tratar de desestabilizar la frontera iraní.

 N/FE/C

Tags

Comentarios