Oct 30, 2020 05:49 UTC
  • EEUU impone nuevas sanciones contra industria petroquímica de Irán

A menos de una semana de las elecciones, el Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, sanciona a otras 5 personas y 11 entidades relacionadas con Irán.

Según ha informado este jueves el Departamento del Tesoro estadounidense, las nuevas restricciones incluyen a tres ciudadanos iraníes: Hosein Firuzi Arani, Amir Hosein Bahreini y Ramezan Oladi; un ciudadano indio, Morteza Mostafamunir Basrai; y un ciudadano chino, Lin Na Wei.
 
Las empresas que figuran en la lista de las sanciones tienen sede en Irán, China y Singapur y han ayudado a vender productos petroquímicos iraníes.
 
ELFO Energy Holding Ltd., Glory Advanced Ltd., Birnin Ltd., Jane Shang Co. Ltd., Sibshur Ltd., son las cinco empresas con sede en Hong Kong; y Jiaxiang Energy Holding. Pte. Ltd., en Singapur; Morvarid Ltd. Y Aria Sasol Polymer Ltd., en Irán.
 
Además de las compañías mencionadas, hay otras tres que el Tesoro de EE.UU. ha nombrado en un comunicado separado: Strait Shipbrokers Pte. Ltd. de Singapur, Bakhtar Commercial Company y Kavian Petrochemical Corporation Ltd. de Irán.
 
El Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso el lunes embargos contra el ministro de Petróleo de Irán, Biyan Namdar Zangane, y varios individuos y entidades gubernamentales, incluidas la Compañía Nacional Iraní de Petróleo (NIOC, por sus siglas en inglés) y la Compañía Nacional de Petroleros de Irán (NITC, por sus siglas en inglés) por, según alegó, su apoyo financiero a la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán.
 
Entre los sancionados también se encontraban cuatro individuos acusados de haber participado en la venta de gasolina de Irán al Gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro, una transacción que Washington intentó en gran medida de bloquear, pero sin éxito.
 
Desde que Trump llegó, al poder en enero de 2017, se enroló en una política de retórica antiraní hasta tal grado que, en mayo de 2018, retiró a su país, de forma unilateral, del acuerdo nuclear firmado en 2015 por Teherán y el Grupo 5+1 —entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— y reimpuso una serie de asfixiantes y draconianas sanciones contra el pueblo iraní con la vana esperanza de obligarle a renegociar su programa nuclear.
 
Desde entonces, la Casa Blanca ha venido aplicando una política de “máxima presión” sobre Irán, amenazando con castigar a cualquier Estado que comercie con el país persa.

N/FSH/C

Tags

Comentarios