Feb 24, 2021 08:26 UTC
  • Dura diplomática anti-China representa a EEUU de Biden en la ONU

El Senado estadounidense confirma a Linda Thomas-Greenfield, quien prometió una política dura hacia China, como la nueva representante de EE.UU. ante la ONU.

La Cámara Alta aprobó el martes, con una votación de 78-20, la nominación del nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, para que Thomas-Greenfield ocupe el cargo de representante permanente de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En la audiencia de su confirmación, la veterana diplomática afrodescendiente ha reivindicado el papel fundamental de Estados Unidos en el ámbito internacional.

“Cuando EE.UU. aparece, cuando somos consistentes y persistentes, cuando empleamos nuestra influencia de acuerdo con nuestros valores, las Naciones Unidas puede ser una institución indispensable para avanzar la paz, la seguridad y nuestro bienestar colectivo”, ha afirmado la nueva diplomática estadounidense ante la ONU.

Previo a su confirmación, algunos republicanos se oponían a la nominación de Thomas-Greenfield por un discurso que pronunció en 2019, el cual consideraron blando respecto a China.

Ante ello, el 27 de enero, la diplomática aclaró que su “máxima prioridad” sería evitar la influencia de China en el mundo y prometió que ejercería una política más dura contra el gigante asiático.

Asimismo, acusó de querer minar a las Naciones Unidas desde dentro. “En particular, sabemos que China está trabajando en todo el sistema de la ONU para impulsar una agenda autoritaria que se opone a los valores fundamentales de la institución: los valores estadounidenses”, dijo.

Washington y Pekín mantienen focos de tensión sobre varios temas como el comercio, la competencia tecnológica, la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, los asuntos relacionados con Taiwán y Hong Kong, entre otros.

El pasado 7 de febrero, Biden adelantó que habría una “extrema competencia” con China en el escenario económico mundial, aunque aseguró que no buscaba un conflicto mayor entre ambos.

Además, en diciembre de 2020, el demócrata hizo comentarios concretos sobre la política reinante entre EE.UU. y China, en los que dijo que el entonces presidente Donald Trump había tenido un enfoque “al revés” hacia China. Entre tanto, Pekín extendió una mano de amistad hacia el nuevo inquilino de la Casa Blanca, si bien, le advirtió de no iniciar una “nueva guerra fría”.

N/FE/C

Tags