Feb 08, 2020 06:09 UTC

ParsToday - El Sagrado Corán identifica a los seguidores del Mensajero de Dios como individuos resistentes que no dejan de moverse, siempre surgen, florecen y difunden el Islam en todo el mundo.

 Este movimiento bendecido, hace felices a los amigos, y enoja a los enemigos. La aleya 29 de la sura La victoria (Al fath) dice: “Se les compara con la semilla que, habiendo germinado, fortifica su brote y éste crece y se yergue en el tallo, constituyendo la alegría del sembrador, para terminar irritando a los infieles por su medio. A quienes de ellos crean y obren bien, Alá les ha prometido perdón y una magnífica recompensa”.
 
La guerra impuesta por Irak contra Irán fue una de las más devastadoras del mundo desde la Segunda Guerra Mundial, y ciertamente uno de los más gloriosos y épicos periodos en la historia del Irán islámico. Ahora, décadas después de finalizar la guerra impuesta, aún continúa el asedio de los enemigos de la Revolución iraní. Irán ganó una experiencia única durante la guerra impuesta. Convirtió las más duras y aterradoras amenazas en las mejores y más buenas oportunidades. La guerra impuesta representó claramente una aleya del sagrado Corán que dice: si ayudáis a Dios, Dios os ayudará y os otorgará la victoria.
 
Décadas después del fin de la defensa sagrada del pueblo iraní, el mundo observó claramente cómo la resistencia, con una gestión yihadista y su confianza en el poder y el pensamiento de los jóvenes, convirtió las amenazas en oportunidades únicas. Durante los últimos 40 años, el sistema hegemónico ha recurrido a una variedad de maneras, por desafiar el sistema islámico a través de una guerra híbrida para evitar su avance. Pero una mirada a los logros del sistema islámico muestra que, a pesar de las presiones, amenazas y sanciones internas y externas, Irán ha podido pasar triunfalmente los caminos difíciles y no solo ha dejado atrás las amenazas, sino también las ha convertido en oportunidades para mejorar la capacidad y la eficiencia del sistema.
 
El sagrado Corán, en una parte de la aleya 141 de la sura Las Mujeres (An Nísa) dice: Alá no permitirá que los infieles prevalezcan sobre los creyentes.
 
Esta aleya muestra claramente que la situación de una sociedad islámica desde el aspecto político, económico, cultural, militar, etc., no debería ser de tal modo que los no musulmanes la puedan dominar. Esta enseñanza del Islam es una poderosa fuerza impulsora para que los musulmanes se alejen de la dependencia y rechacen el dominio de los demás. La Revolución Islámica de Irán enfatiza en este mismo mensaje.
 
 
La necesidad de lograr la independencia económica se había planteado desde el comienzo de la victoria de la Revolución Islámica de Irán. Uno de los principales obstáculos económicos del régimen de Pahlavi fue la excesiva dependencia de la economía iraní de los ingresos del petróleo. Esta dependencia nos enfrentó con sanciones del enemigo e hizo que la economía iraní fuera extremadamente vulnerable, pero estas amenazas se convirtieron en un factor importante para eliminar este problema. El líder de la revolución islámica de Irán dijo: “Las sanciones pueden ser una oportunidad, ¿por qué? pues la experiencia ha demostrado que los países que tienen recursos naturales, como el petróleo, cada vez que disminuyen sus ingresos de estos recursos, piensan en implementar reformas económicas, encuentran motivos para reformar, encuentran incentivos para salvarse de la dependencia. Entonces, la presión de la reducción de los ingresos de los recursos naturales tiene esta gran ventaja, no solo para nosotros, sino también para todos países similares a nosotros, que los salve de su dependencia de este recurso natural, de este producto único, de esta economía petrolera, uno de los más grandes problemas de nuestra economía”.
 
La defensa sagrada del pueblo iraní contra Saddam y sus patrocinadores internacionales tuvo otros logros para la nación iraní. Entre estos logros se encuentran la autosuficiencia y la autoconfianza. El ayatolá Ali Jamenei dice: “Sí, perdimos muchas vidas en la guerra y sufrimos muchos daños materiales y espirituales. Pero salió algo del corazón de esta nación cuyas bendiciones y valores, hoy y mañana, son mayores que cualquier otra cosa, y eso es el sentido de autoestima, dignidad, independencia y confianza en sí mismo. Esta resistencia mostró que, si una nación gira en torno a la fe en Dios y las obras buenas, los milagros serán posibles uno tras otro”. A causa de esta autoconfianza, Irán logró muchos avances científicos y tecnológicos y llegó a la autosuficiencia en muchos terrenos.
 
 
 
La República Islámica de Irán, durante las últimas tres décadas, ha enfrentado diferentes tipos de sanciones. Las sanciones recientes sin duda han causado dificultades para el pueblo iraní, pero dada la cohesión entre el pueblo y el sistema de la República Islámica de Irán, estas dificultades hicieron que la República Islámica de Irán confíe más en sus capacidades y producción nacional para satisfacer sus necesidades. Habilidades a las cuales, en circunstancias normales, nadie prestaría atención. El fortalecimiento de los recursos internos de Irán ahora avanza hacia un punto que, en caso de cerrar sus pozos petroleros, pueda satisfacer sus necesidades. Los expertos esperan que, a pesar de los complots occidentales, la República Islámica de Irán se convierta en el primer poder económico de la región en términos científicos y económicos en los próximos 20 años.
 
Hoy, Irán ha logrado tal capacidad en varios campos, que, sin la necesidad de ningún país, puede producir lo que necesita; desde lanzadores de misiles de largo alcance hasta drones de reconocimiento, así como varios buques de superficie y subsuperficiales, así como armas ligeras y pesadas. Los ocho años de defensa sagrada y sus experiencias, junto con la resistencia de la nación persa, así como la gestión yihadista de personalidades como el mártir Tehrani Moqaddam, terminaron en logros que una de consecuencias es la seguridad de la comunidad iraní, un logro que se ha convertido en una espina en los ojos de los enemigos de Irán. Debemos saber que la promesa divina incluye sin duda nuestra resistencia actual, y producirá frutos mucho más dulces.
 
 Entre otras áreas en que el Irán islámico ha tenido progreso significativo, es la tecnología nuclear. El acceso de Irán a la tecnología y el conocimiento nuclear gracias a los científicos y expertos persas refleja el rápido movimiento de Irán hacia una nueva ciencia y tecnología, pero este esfuerzo científico y técnico beneficioso también se ha enfrentado a una enorme presión de Estados Unidos, el régimen sionista y algunos de sus aliados. Sin embargo, este movimiento es tan significativo que ahora los enemigos del sistema islámico se han visto obligados a admitir la orgullosa presencia de Irán entre los diez países con conocimiento del ciclo de combustible nuclear.
 
 
En el sistema islámico de Irán, la esencia principal de la independencia económica es la autosuficiencia y la no dependencia de las estructuras de la economía internacional y el sistema capitalista mundial para que el país pueda sostenerse por sí solo en condiciones críticas. En este sentido, las autoridades iraníes han realizado un esfuerzo serio hacia la autosuficiencia y, con una planificación inteligente, llevaron al país hacia el crecimiento y desarrollo científico y económico. De esta manera, se preparó el terreno para la competición con los bienes y productos de los países avanzados, la no dependencia del capital extranjero (mientras lo atrae) y la mejora del conocimiento humano.
 
 
Ahora, a pesar de años de boicots y amenazas, este sistema está orgullosamente de pie. De hecho, hoy la República Islámica de Irán, gracias a la sabiduría del líder y la participación de la gente, figura entre los gobiernos más independientes del mundo, y los agentes y funcionarios del sistema, conforme al interés público, ni los intereses de las potencias extranjeras, dirigen al país. Desde el punto de vista de los observadores políticos, la preocupación de las grandes potencias ya no se debe simplemente a su pérdida de dominio sobre Irán. Lo más importante es que, la Revolución Islámica en general cuestionó el flujo del chantaje de poderes en el ámbito internacional e interrumpió la ecuación que sostenía que el derecho pertenece solo a los poderosos.
 
 
 
 
P/NA/RH

 

Tags

Comentarios