Mar 26, 2020 05:56 UTC

ParsToday – Estimados oyentes, bienvenidos a otro espacio del ESPECIAL FIN DE AÑO IRANÍ 1398, titulado “la manifestación de la presencia épica del pueblo en momentos sensibles; una despedida histórica al teniente general Soleimani”. Quédense con nosotros.

Estados Unidos ha gastado mucho dinero en la confrontación con el pueblo iraní y, con propaganda y enrarecimiento del ambiente, se sigue esforzando en mostrar débil y pasiva a la República Islámica y que el pueblo ya está decepcionado con los objetivos revolucionarios.

Pese a todos estos actos hostiles, en el año que pasó la nación iraní, con su presencia épica, incluso en momentos de gran tristeza, hizo alarde de su poderío blando a los enemigos para demostrar que los dirigentes estadounidenses andan por las nubes.

Los gloriosos funerales del jefe mártir de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI), el teniente general Qasem Soleimani, del subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi,) Abu Mahdi al-Mohandis y de 4 mártires iraníes, asesinados el 3 de enero en un ataque con drones de EE.UU. en Bagdad, Irak, fueron una amarga despedida y el fin de una vida llena de honores, pero esta presencia transmitió importantes mensajes al mundo, como que, ya se ha abierto un nuevo capítulo de lucha y resistencia ante la Arrogancia.

Este dinamismo se debe a los esfuerzos y sacrificios de mártires como el teniente general Soleimani en el campo de la lucha contra el terrorismo y contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, siglas en árabe) en la región. Sus éxitos en este combate alteraron las ecuaciones de las fuerzas en la zona.

Alexander Koniyazov, experto político ruso, comenta al respecto: "Dicen que la historia juzgará a todo el mundo y todas las cosas, pero de hecho el general Soleimani ya se había convertido en una figura histórica en su tiempo".

El pasado 3 de enero, Soleimani, que viajó a Irak cumpliendo con una invitación oficial del primer ministro interino iraquí, fue asesinado por orden directa del presidente norteamericano Donald Trump, quien cometió un craso error estratégico con ese acto terrorista.

La gran ola de condenas y repudios a ese crimen de EE.UU. llevaba el claro mensaje de que ya está superada la época del dominio mundial de Washington.

En declaraciones en el rezo de los viernes que condujo en Teherán en el año 1398, el Líder Supremo de la Revolución, el ayatolá Ali Jamenei, se refirió a la presencia épica de los iraníes en los funerales de Soleimani y los otros mártires del acto terrorista de EE.UU. en Bagdad diciendo que sorprendió a todo el mundo incluso a los enemigos, y calificó esta milagrosa presencia así como la respuesta contundente  del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI) al atacar el 8 de enero a las tropas estadounidenses en la base Ain Al Asad en Irak, como dos  eventos aleccionadores  y cruciales.

La presencia épica y multimillonaria del pueblo iraní y de los musulmanes de otros países en el funeral del teniente general Soleimani puso de relieve la capacidad de la nación persa de identificar a los enemigos.

Dicho cortejo fúnebre evidenció que en la actualidad el repudio a Trump ha ido más allá de las fronteras de Irán e Irak, y que ha llegado a su punto álgido entre muchas otras naciones y no puede apagarse con tuits y amenazas.

Con su impresionante presencia en la ceremonia de despedida a los comandantes mártires, el pueblo iraní hizo alarde de su unidad ante los enemigos demostrando que la Revolución Islámica está viva y dinámica y continúa su camino hacia un futuro más brillante.

El teniente general Soleimani, el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi,) Abu Mahdi al-Mohandis y sus compañeros de armas, jugaron un papel clave en la lucha contra el enemigo y el terrorismo en la región, en la aniquilación de Daesh y en la neutralización de los planes separatistas de EE.UU. y del sionismo en la zona. Estos hechos responden a todos los actos hostiles y la ira de Estados Unidos contra Irán, de las naciones revolucionarias y del frente de la Resistencia en la región.

Otro punto importante a destacar en las declaraciones el Líder Supremo de la Revolución es su énfasis en la necesidad de identificar al verdadero enemigo y conocer la naturaleza de las acciones hostiles de Estados Unidos.

Al respecto, el ayatolá Jamenei siempre ha advertido contra las técnicas propagandísticas del enemigo y, al destacar la importancia de identificar estas corrientes, ha insistido en la necesidad de contrarrestar sus complots.

A juzgar por el guía de la Revolución, los jóvenes se consideran fuente de esperanza y son pioneros en este prudente movimiento de identificar al enemigo.

En una parte de la declaración estratégica del Segundo Paso de la Revolución Islámica, que emitió al cumplirse 40 años del triunfo de la misma, el Líder Supremo  aludió a la necesidad de una confrontación total e inteligente con los esfuerzos del Occidente destinados a promover el estilo de la vida occidental, y destacó en el papel efectivo de  los jóvenes en la lucha contra estas medidas y especificó: “El esfuerzo del Occidente para promover el estilo de vida occidental en Irán ha asestado irreparables daños morales, económicos, religiosos y políticos a nuestro país; el contrarrestarlos requiere una  lucha total e inteligente, en la que los ojos están fijados en ustedes, los jóvenes”.

Los enemigos de la nación iraní siempre han tenido y tienen inquina hacia la autoridad de la República Islámica; ni siquiera toleran los honores creados por los medallistas persas en los campeonatos mundiales. Y cualquier éxito, especialmente allí donde ayuda a preservar los valores religiosos y culturales, los pone furiosos. Sin embargo, esta inquina ha aumentado la motivación del pueblo iraní para obtener grandes éxitos en todos los campos, y los acontecimientos del año 1398 no fueron una excepción a esto.

Es por eso que las palabras del Líder Supremo sobre estos temas se refieren a las realidades experimentadas en el escenario de la confrontación del sistema hegemónico con el Irán islámico. Esta hostilidad ha existido desde el principio de la victoria de la Revolución Islámica de 1979 y, según el ayatolá Jamenei, los enemigos han hecho todo lo que han podido, pero no han tenido éxito. Desde luego, han hecho actos de hostigamiento, pero no han conseguido bloquear el avance del sistema islámico.

Prueba de ello son los avances y el aumento de las capacidades de la República Islámica en los ámbitos político, de defensa y económico, lo que apunta a la verdadera autoridad de la nación iraní que ha desafiado a las potencias arrogantes.

Las presiones y las dificultades sufridas por la República Islámica durante el año pasado demuestran que el pueblo, para alcanzar sus objetivos y aspiraciones, ha resistido y continuado poderosamente con su movimiento hacia adelante y del mismo modo, seguirá dando pasos firmes y con autoconfianza en este sendero.

P/FE/JP

90 líneas

 

Tags

Comentarios