Jun 04, 2020 04:05 UTC
  • El papel del levantamiento revolucionario del 15 de Jordad (5 de junio) en los acontecimientos políticos de Irán

ParsToday - En el curso de los desarrollos políticos de Irán, el acontecimiento del 15 de Jordad del año 1342, del calendario iraní, correspondiente al 5 de junio de 1963, se considera una parte importante de la historia de la Revolución Islámica de 1979.

Ese movimiento revolucionario comenzó a forjarse desde hacía muchos años y desde el golpe de Estado estadounidense-británico del 19 de agosto de 1953.

 

Uno de los asuntos que abonaron el terreno para el levantamiento del 15 de Jordad fue la aprobación de los proyectos de ley de los consejos municipales y locales, la Ley de Capitulación y otros movimientos antipopulares, lo que, con las directrices del Imam Jomeini, condujo a la revelación de la verdadera naturaleza del régimen y al triunfo de la Revolución Islámica el 11 de febrero de 1979.

 

El discurso del Imam Jomeini en 1963 fue, de hecho, la revelación de la naturaleza del régimen del Sha por la opresión del pueblo el 19 de agosto de 1953 y por otras corrientes que, debido a la naturaleza de los objetivos colonialistas del régimen, causaron la indignación popular.

 

Unos días antes del suceso del 15 de Jordad, el Imam Jomeini, en un discurso revelador con ocasión del Ashura (aniversario del martirio del Imam Husein) en la Escuela Feiziyeh en Qom, sacó a la luz la naturaleza de los objetivos del régimen del Sha y los motivos de su obediencia a las políticas de EE.UU. e Israel. Por eso, esa alocución provocó una enconada y violenta reacción por parte del régimen.

 

En la madrugada del 5 de junio de 1963, los mercenarios del régimen irrumpieron en la residencia del Imam Jomeini en Qom, lo arrestaron y lo trasladaron a una prisión en Teherán, lo que dio lugar a amplias protestas en las ciudades de Qom, Teherán, Varamin, Mashad y Shiraz, las cuales continuaron durante varios días que acabo con una cifra alta de muertos y detenidos.

 

Si bien los agentes del régimen del Sha liberaron al Imam poco después, las protestas continuaron y el Imam no solo no guardó silencio, sino que cargó con más efervescencia al Sha y a la Arrogancia.

 

Finalmente, las protestas conllevaron nuevamente a su detención y posterior destierro. Así, el Imam fue exiliado a Turquía por un tiempo, luego a Nayaf en Irak y finalmente a Francia.

 

James Bill, conocido escritor e investigador estadounidense en temas políticos y sociales, considera al gobierno norteamericano como responsable directo de la sangrienta represión del pueblo, al respecto escribe:

 

"El resultado final y el punto interesante de la política de reforma de John F. Kennedy, fue que Estados Unidos se vio involucrado más que nunca en los asuntos internos de Irán. Ese país, debido a su apoyo a políticas reformistas e iniciativas como el Cuerpo de Paz (en inglés: Peace Corps), elevó el prestigio de Washington entre ciertos grupos de personas de clase media. Sin embargo, las acciones represivas y violentas del régimen del Sha resultaron en la muerte de miles de manifestantes iraníes en las calles de las ciudades de todo el país".

 

El Imam Jomeini sobre el 5 de junio de 1963 dijo: “El 15 de Jordad (5 de junio), al igual que el Ashura es el día de luto nacional para el pueblo oprimido, también es el día de la epopeya y el renacimiento del Islam y de los musulmanes.  Conmemorar el día épico del 15 de Jordad equivale a homenajear los valores humanos a lo largo de la historia. El levantamiento del 15 de Jordad destruyó el mito del poder de la opresión imperial y deshizo leyendas y hechizos.

El martirio de los jóvenes, las mujeres y los hombres en ese día, contribuyó a debilitar la enorme barrera del poder diabólico. La sangre de los combatientes de clase pobre destruyó los palacios de la opresión. El gran pueblo, con su levantamiento y sacrificando a sus queridos hijos, abrió el camino para el alzamiento de las generaciones futuras e hizo posible lo imposible".

 

Los componentes más importantes del levantamiento del 5 de junio de 1963 fueron su carácter popular e islámico y el hecho de que contaba con un único líder, lo que nunca antes se había visto.

 

Ese levantamiento revolucionario redobló la motivación del pueblo para enfrentarse con el sistema hegemónico.

 

El levantamiento del 15 de Jordad fue, de hecho, el núcleo de la formación de un movimiento político basado en objetivos revolucionarios.

 

En el levantamiento histórico del 15 de Jordad, jugaron un papel  importante los elementos políticos, sociales y religiosos, y la combinación de estos componentes desempeñó un papel decisivo en abonar el terreno para la resistencia de la nación hasta la victoria de la Revolución Islámica.

 

Por estas razones, muchos creen que la revuelta del 15 de Jordad debe considerarse como un punto de inflexión en la gestación de la Revolución Islámica de Irán.

 

Ese evento ha sido tan importante en la historia contemporánea y en la Revolución que, incluso se ha mencionado directamente en la Constitución de la República Islámica, donde se señala lo siguiente: "La fuerte protesta del Imam Jomeini contra el complot estadounidense de la Revolución Blanca, que fue un paso para estabilizar los cimientos del gobierno despótico y consolidar la dependencia política, cultural y económica de Irán del imperialismo mundial, condujo al movimiento unificado de la nación. Y posteriormente la gran y sangrienta revolución de la comunidad islámica el 5 de junio de 1963, que de hecho fue el comienzo del florecimiento de este glorioso y amplio levantamiento, estabilizó y consolidó la posición del Imam como líder islámico. Y pese a su destierro, luego de su protesta contra la vergonzosa Ley de Capitulación (inmunidad de asesores estadounidenses), se mantuvo el fuerte lazo del pueblo con el Imam. Y la nación musulmana, y especialmente los intelectuales comprometidos y el clero militante, continuaron su camino pese a exilios, encarcelamiento, tortura y ejecuciones".

 

El levantamiento del 15 de Jordad, nunca fue apagado a pesar de la represión, las detenciones, el destierro del Imam y las intervenciones de EE.UU.

 

En los años posteriores a ese suceso hasta el triunfo de la Revolución, los movimientos revolucionarios continuaron de acuerdo con el camino trazado por el Imam, los cuales finalmente alcanzaron la victoria.

 

Según las evidencias, el régimen del Sha no actuaba solo en la represión y la matanza de la masacre del 15 de Jordad. Además de EE.UU., el régimen israelí también estuvo involucrado en esa sangrienta represión.

 

Algunos días antes del evento del 15 de Jordad, David Ben-Gurión, el entonces primer ministro israelí, mandó una carta al Sha de Irán a través de un enviado especial, en la que indicó que la ubicación geopolítica de Irán e Israel requiere que ambos países aumenten su cooperación para enfrentarse con los enemigos internos y extranjeros.

 

Sin embargo, el Imam Jomeini, con su movimiento revolucionario y sin tener miedo de los verdugos, demostró que el verdadero poderío está en manos del pueblo y que sin depender del apoyo de las potencias mundiales, puede realizar un gran cambio político.

 

Este cambio se produjo con el levantamiento revolucionario del 15 de Jordad y se fue perfeccionando en el camino hacia el triunfo de la Revolución Islámica, hasta que finalmente pudo dar a conocer al mundo el inmenso poderío y las potencialidades políticas del Islam.

 

Así, el levantamiento popular del 15 de Jordad permaneció en la historia pese a la represión del régimen y acabó convirtiéndose en el levantamiento de la liberación del dominio y de la resistencia ante el colonialismo.

 

En su lucha, el pueblo persa hizo posible lo imposible, y en el contexto de la Revolución, persiguió objetivos que siguen siendo vitales y cruciales para muchas de las naciones amantes de la justicia, la libertad y la independencia.

 

El Imam Jomeini, con su perspicacia e ideas políticas, brindó autoconfianza y autoestima al pueblo y lo alejó de la pérdida de identidad ante el Occidente.

 

Hoy en día, esta dignidad sigue respaldando y garantizando las victorias y los éxitos del pueblo iraní ante las potencias hegemónicas y arrogantes del mundo.

 

A/FE/JP

Tags

Comentarios