May 23, 2020 06:30 UTC

La guerra impuesta del régimen de Sadam a la República Islámica de Irán fue uno de los más largos conflictos militares del siglo XX después de la segunda guerra mundial.

 

 

Las fuerzas del régimen basita de Irak el 22 de septiembre de 1980 violando las fronteras en el sur y oeste de Irán, iniciaron una guerra multilateral en contra del pueblo iraní.

El objetivo principal de esta agresión fue el derrocamiento del sistema de la República Islámica por parte de EE.UU. y sus aliados occidentales, por lo que respaldaron totalmente al régimen basita. Su estrategia consistía en ocupar primeramente la provincia petrolífera de Juzestan en el sur de Irán, y el estratégico puerto de Joramshahr, para así dividir el país y finalmente derrocar el sistema islámico.

La guerra impuesta fue declarada al inicio del sistema de la República islámica de Irán que se encontraba en plena reconstrucción de las estructuras políticas- económicas y militares del país después la victoria del sistema islámico. El enemigo agresor al tanto de este asunto, inició la guerra, creyendo que con un ataque súbito, destruiría la resistencia del pueblo iraní y en corto plazo separaría Juzestan del Irán islámico. Sin embargo, la resistencia del pueblo de Joramshahr ante el ejército agresor basita, estableció una epopeya gloriosa que se convirtió en el mito de la resistencia en la historia de la sagrada defensa.

La valiente entereza de los combatientes iraníes antes de la caída de Joramshahr a su vez, es una epopeya eterna de heroísmo que jamás será borrada de la memoria histórica del pueblo de Irán. Los héroes de Joramshahr al inicio de la guerra impuesta, ejecutaron la primera fase de resistencia ante el ejército basita de Irak.

Con escasas armas ligeras y municiones, y sin apoyo logístico por 35 días, el pueblo valeroso de esta ciudad se enfrentó ante las poderosas fuerzas del enemigo agresor. Sadam había prometido ocupar en tres días la provincia de Juzestan, sin embargo, su ejército no pudo cumplir su desafío. Finalmente el día 28 de octubre de 1980, la heroica Joramshahr cayó en manos agresoras, mientras sus defensores valientes sufrían el martirio uno tras otro, llenando con su sangre las calles, avenidas y paredes de la ciudad. Por ello, los pocos supervivientes defensores de Joramshahr al abandonar esta ciudad, escribieron sobre las paredes, ciudad ensangrentada, regresaremos. La epopeya del retorno y liberación de Joramshahr es el tema que trataremos en este programa.

Jorramshahr estuvo ocupada por casi 19 meses por las fuerzas basitas. El comandante de este ejército agresor sabía que los combatientes iraníes tarde o temprano, lanzarían una ofensiva para recuperar Joramshahr. Por ello, construyeron fortificaciones y diversos obstáculos alrededor de ella y dentro de la ciudad establecieron fuerzas especiales.

El decisivo y gran combate sagrado para liberar Joramshahr fue iniciado por las fuerzas agresores. Al cabo de 25 días, es decir el 24 de mayo de 1982, concluyó con la gran y épica victoria de las fuerzas iraníes siendo reivindicada al Irán islámico. La conquista de Joramshahr en la historia de la guerra impuesta, fue el punto de partida que marcó el inicio del fracaso de las fuerzas agresoras del régimen basita de Irak que cambió las expectativas y ecuaciones de los protectores occidentales, orientales y regionales del ex régimen iraquí.

La liberación de Joramshahr fue una gran epopeya nacional para el pueblo de Irán después de la victoria de la revolución islámica. Al ser anunciado el triunfo de Joramshahr, el pueblo de Irán como una gran familia que se reencontraba con un hijo perdido, derramó lágrimas de alegría por las almas de los mártires que habían iniciado esta gran epopeya en el gran combate denominado Beit ol Moghadas.

Para entender la importancia de este hecho, en las fases posteriores de la guerra impuesta, es suficiente atender al comunicado del estado mayor del ejército enemigo durante los primeros dias de las operaciones de Beit Al Moghadas. La comandancia del ejército de Iraq, aprobando un comunicado contundente ordenó a las tropas agresoras proteger Joramshahr como si protegieran Bagdad y Basora.

Los muchos equipamientos y fortificaciones de las fuerzas contrarias en Joramshahr indican que el régimen de Sadam consideraba esta ciudad como el símbolo de su victoria en la guerra. Al fin de la primera y segunda fase de la operación Beit ol Moghadas, los combatientes de la República Islámica se establecieron alrededor de la ciudad.

Las confesiones de algunas fuerzas iraquíes que fueron hechas prisioneras durante la liberación de Joramshahr así como las memorias de algunos comandantes de aquel entonces de las fuerzas agresoras del ejército de Sadam, indican que antes de iniciarse la fase final de liberación, reinaba el miedo y la desesperación entre los comandantes del ejército iraquí.

La radio de Bagdad en aquellos dias emitía noticias falsas en torno a una supuesta victoria de Irak en los otros frentes de guerra y tambien la promesa de enviar fuerzas auxiliares para los ocupadores, con el fin de animar el espíritu de los soldados y comandantes iraquíes establecidos en Joramshahr. Sin embargo, esta medida fue inútil y las fuerzas agresoras aun antes del inicio de la fase final, ya se sentían fracasados. Por esta razón, Joramshahr fue liberada en casi 24 horas después del heroico ataque de los combatientes de la Rep II, siendo hechos prisioneros más de 14 mil oficiales y soldados del ejército basita de Iraq.

La liberación de Joramshahr goza de gran importancia desde el aspecto histórico ya que más de 40 países de occidente y oriente, así como del Oriente Medio y el Golfo Pérsico, apoyaron al régimen de Sadam. Pero los apoyos militares, políticos y financieros de este amplio espectro no obstaculizaron la honorable victoria de las fuerzas armadas de la Rep II en Joramshahr.

El comandante del batallón 27 de Sarala, que participó en las operaciones de liberación de esta heroica ciudad dijo: la alegría del pueblo iraní tras la liberación de Joramshahr fue otra página dorada de la epopeya de la nación iraní la cual indica que este valiente pueblo para proteger su país islámico no escatima ningún esfuerzo.

El ministro de defensa y respaldo de las fuerzas armadas de la Rep II Teniente Mostafa Mohamad Nayar en vísperas del 25 aniversario de esta gran y honrosa epopeya dice: la libertad de Joramshahr es un manifiesto de la unidad nacional y el poder de defensa del Irán islámico.

Tags

Comentarios