May 21, 2020 03:17 UTC

ParsToday - El Imam Jomeini (que Dios lo bendiga), fundador de la República Islámica de Irán, consciente de la naturaleza de Israel y los objetivos que seguía EE.UU. en la región, denominó el último viernes del mes del Ramadán como el Día Mundial de Al-Quds (Jerusalén).

En cuanto al Día de Al-Quds, el Imam Joemeni declaró que “el Día de Al-Quds no es solo el día de Palestina,  sino un día para hacer entender a las superpotencias que ya no pueden avanzar en los países islámicos. El Día de Al-Quds es un día en el que debemos advertir a todas las superpotencias de que el Islam ya no estará bajo su dominio y sus maliciosas acciones. El Día de Al-Quds es el día de la revitalización del Islam”, remarcó.
 
Hoy en día, el destino de Al Quds (Jerusalén) se encuentra en una delicada coyuntura histórica.
 
El Líder de la Revolución, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha comentado que las calamidades que se están viviendo en el mundo islámico, incluidas la cuestión palestina y las guerras sangrientas en Yemen y otras regiones de Asia Occidental y el norte de África se deben a que no se ha asumido el principio de evitar conflictos y de mantener la unidad ante el enemigo común. Al respecto, el Líder ha indicado que “desde hogaño la mayor calamidad que está sufriendo el mundo islámico es la cuestión de Palestina, cuyo pueblo ha sido desalojado de su hogar y de su patria”.
 
La política de la República Islámica de Irán,  al declarar el Día Mundial de Al-Quds, consiste en apoyar al pueblo oprimido de Palestina, impulsar la seguridad y estabilidad en la región y condenar las acciones divisionistas y unilaterales de  EEUU y del régimen israelí.
 
La República Islámica de Irán sostiene que el establecimiento de una paz justa e integral en Asia Occidental no se logrará a menos que se ponga fin a la ocupación del territorio palestino y se reivindiquen todos los derechos de esta nación, entre ellos el derecho a la autodeterminación, el retorno de todos los refugiados a su patria ancestral, la creación de un Estado unido palestino con Al Quds (Jerusalén) como su capital, mediante la celebración de un referéndum con la presencia de todas las etnias y los principales habitantes de esta tierra,  ya sean musulmanes o cristianos y judíos.
 
En este contexto, la República Islámica de Irán ha apoyado a la Resistencia palestina en todas las etapas de la lucha del pueblo palestino contra los ocupadores sionistas.
 
 La Constitución iraní también insiste en principios claros al respecto, entre los cuales destacan: el énfasis en la defensa de los derechos de los musulmanes, el apoyo a los desheredados u oprimidos ante los arrogantes y el apoyo a los movimientos de liberación; principios estipulados en el artículo 154.
 
De conformidad con los artículos 152 y 154 de la Carta Magna de Irán, defender los “derechos de todos los musulmanes” y apoyar la” lucha legítima de los oprimidos ante los arrogantes en cualquier parte del mundo” es una responsabilidad que, en la sección de la política exterior, recae sobre la República Islámica.
 
Estos artículos constitucionales indican que el Irán islámico está obligado a respaldar a todas las naciones sufridas y oprimidas y a no guardar silencio ante la opresión contra otros, especialmente los musulmanes.
 
La lucha contra la arrogancia y la defensa de los oprimidos figuran entre las principales consignas de la Revolución Islámica, y también en el presente, el mantenimiento de estos ideales está declarado en el Segundo Paso de la Revolución, como una prioridad.
 
En su comunicado “El Segundo Paso de la Revolución”, emitido con motivo del 40.º aniversario de este movimiento, el Líder de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, dijo al respecto: “La Revolución Islámica ha defendido valientemente de los oprimidos. Esta valentía revolucionaria, esta honestidad franca y poderosa, esta capacidad de acción a niveles mundial y regional en defensa de los oprimidos del mundo son un gran orgullo para Irán y los iraníes, y ¡ojalá así sea siempre!”
 
El Líder persa también reiteró la posición permanente de la República Islámica en pleno apoyo a Palestina, en respuesta a una carta del jefe de la oficina política del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), Ismail Haniya, recibida en abril de 2018 y en la que éste alabó el respaldo del pueblo iraní a los derechos de la población palestina.
 
El ayatolá Jamenei señaló: “Nunca se puede olvidar la cuestión palestina y el destino de un pueblo cuyos derechos han sido pisoteados y que ha sido desalojado de su tierra natal. Hoy por hoy, la Resistencia disfruta de una capacidad más alta que en el pasado ante los agresores; está resistiendo ante el régimen sionista y nunca le permitirá alcanzar sus nefastas metas”.
 
Obviamente, el silencio y la pasividad ante los crímenes de EEUU e Israel van en detrimento de toda la humanidad.
 
La arrogancia mundial, encabezada por EE.UU.  redactando la estrategia y  el plan del nuevo Oriente Medio y mediante guerras por delegación, busca implementar sus nefastos objetivos debilitando y dividiendo a los países islámicos en función de la religión, la etnicidad, la nacionalidad y generando disputas religiosas y étnicas con el fin de mantener su dominio ilegal sobre el mundo islámico y Asia Occidental.
 
En este sentido, Washington ha pisoteado los derechos del pueblo oprimido palestino con sus políticas unilaterales, intervencionistas y opresivas y con su apoyo al régimen agresor sionista. Los presidentes de EEUU han tratado de diferentes maneras de evitar el empoderamiento de los adversarios de Israel.
 
Al explicar esta realidad y al referirse a los esfuerzos de los arrogantes para impulsar los objetivos de EE.UU. e Israel en la región, apoyándose en armas y dinero,  el Líder de la Revolución Islámica declaró que la única opción es oponer una resistencia valiente y subrayó que, en esta vía, el pueblo, los elementos y las organizaciones palestinas deben lanzar una abnegada Yihad o guerra santa para   estrechar el cerco a EEUU y al régimen sionista y, en este contexto, todo el mundo islámico  debe apoyar esta valiente resistencia.
 
Aludiendo al creciente campo de la Resistencia contra la arrogancia en Asia Occidental, el ayatolá Jamenei subrayó: “Creemos que las organizaciones armadas palestinas seguirán resistiendo. Igualmente, la República Islámica considera como su deber respaldar a los grupos palestinos, por lo que los apoya tanto como pueda y esto es lo que reclaman el sistema islámico y el pueblo de Irán”.
 
Teniendo en cuenta todas estas realidades, la República Islámica cree que la cuestión palestina encabeza todos los asuntos políticos del mundo, y que todo el mundo debe esforzarse por liberar y rescatar al pueblo palestino.
 
Este año también, pese a las condiciones causadas por la pandemia de la COVID-19,  al tomar precauciones sanitarias, el Día Mundial de Al-Quds se  convertirá en el día del despertar islámico, y de la infamia para EE.UU., Israel y los valedores del sionismo en la región.
 
P/FE/NL

 

Tags

Comentarios