Aug 03, 2016 07:58 UTC

En el nombre de Dios y saludos a todos los estimados oyentes y a los interesados en el programa Ven con nosotros a Irán. Esperamos que lo hayan pasado bien hasta el momento.

Como recordarán en las ediciones anteriores les hemos dado a conocer el antecedente histórico de Teherán. La importancia de Teherán como capital de Irán y su situación estratégica ha hecho que se desarrolle rápidamente la industria y otros aspectos económicos, sociales, servicios y todo lo que tiene que ver con el comercio y el negocio y, en consecuencia, el mercado de Teherán se convierte en uno de los más mayores y activos mercados en todo el país. Los mercados de diferentes ciudades de Irán, además de los monumentos impresionantes de cada ciudad, son una de las principales atracciones en Irán, y esto es gracias a la cultura, la arquitectura particular y también a la importancia económica-social de los mercados. Dado que el mercado de Teherán es uno de los más importantes e impresionantes lugares visibles de Irán, en esta edición les daremos a conocer el mercado de Teherán. Ahora, les invitamos a que, por favor, nos acompañen.

La mayoría de los turistas que han visitado al mercado de Teherán han descrito cada uno un rincón diferente y han elogiado su belleza. Al respecto, el turista francés, Ernest Orsel, en su guía turística de 1882 describió de la siguiente manera al mercado de Teherán: “El mercado de Teherán es como una ciudad donde recibe diariamente de 20 a 25 mil personas; además cuenta con las calles, los pasillos, las encrucijadas, lugares de alojamiento y también las mezquitas. Los amplios pasillos de forma de laberintos se encuentran bajo las cúpulas con entreluces, que aportan la luz al mercado. Por eso, los que pasan por el mercado o trabajan allí no sufren de ninguna manera de calor y del sol ardiente de Teherán”. Sin duda alguna, el mercado al que hace referencia Orsel en su guía turística es el que se encontraba en aquel entonces en el centro de Teherán.

En 1889, Lord Curzon también señaló que el mercado de Teherán es mucho más hermoso que los mercados que existen en el Oriente, además es más impresionante que los de las ciudades como Shiraz, Isfehan y Tabriz.

El mercado de Teherán (también conocido como Gran Bazaar) comenzó a formarse en la época de Fath Ali Shah y, hoy día, incluye un conjunto de los pasillos, calles laberínticas con tiendas como si fuera que no tienen fin. Si bien desde hace décadas han sido creados los nuevos centros comerciales en diferentes zonas de Teherán, el mercado de Teherán llama la atención y sigue siendo el centro comercial principal de Teherán e incluso de Irán.

Frente de la entrada principal del mercado se encuentra una gran plaza que se llama Sabzeh Meidan que está rodeado con tiendas, donde antiguamente se distribuía diferentes clases de mercancías. 

En la entrada del mercado se encuentra la mezquita de Imam Jomeini, la cual está entre las más grandes y conocidas mezquitas de Teherán fundada en 1824 y que data de la época de Fath Ali Shah Qayar. En el gran pórtico de la mezquita y hacia quibla se ha escrito en caligrafía de Nastaliq el nombre de Fath Ali Shah Qayar. La arquitectura de la mezquita es impresionante donde se observan los azulejos de la época de Qayar.     

Cabe mencionar que la mezquita de Imam Jomeini por su extensión es el lugar donde se celebran los rituales y las oraciones en grupo por los comerciantes que trabajan en este mercado.  

El mercado de Teherán se divide en diferentes pasillos donde en cada uno se ha establecido un solo oficio en particular tales como los orfebres, los pañeros, los herreros, entre otros. Muchos de los novios que quieren casarse, van junto con sus familias al gran mercado de Teherán para comparar los muebles necesarios para una vida común.

En el gran mercado de Teherán se encuentran múltiples pequeños mercados en los cuales se llevan a cabo los temas económicos, comerciales y financieros entre otras actividades. Bein al-Haramein es otro de los mercados pequeños que se encuentra entre dos mezquitas: la de Imam Jomeini y la de Yame. Hace tiempo, este mercado se conocía como Dar al-Elm (Casa de la Ciencia, en español), donde existían la mayoría de las antiguas librerías de Teherán. Hoy día, en este mercado se venden los artículos de librería, de papelería y los escritorios para oficinas.

Antiguamente, en el mercado de Teherán también se encontraban numerosos caravasares. El turista francés, Ernest Orsel, en otra parte de su guía turística, mientras ha descrito el espacio interno de los caravasares, dice lo siguiente: “En la mayoría de los caravasares se sirven comidas gratuitas. Las guardias de los caravasares están formadas por buenas personas conocidas en todas las partes como las personas persas más honestas y dignas”.

El conjunto de las tiendas, los pasillos, los caravasares han creado una estructura espacial. Además de este conjunto también se encuentran en el mercado los lugares públicos como el baño, el colegio, la mezquita, la tumba de los sagrados, la cafetería, el restaurante, etc. Antiguamente, el mercado de Teherán abastecía las distintas necesidades de la vida diaria y las actividades económicas, sociales, políticas y religiosas de la gente.

Si bien muchos espacios del mercado han mantenido las mismas funciones económicas que antes, debemos aceptar que la situación de este lugar comercial coincidía con la situación económica-social de aquel entonces. Y hoy día, ha cambiado de algunas funciones; además, una gran mayoría de los comercios se han trasladado a los centros comerciales fuera del gran mercado de Teherán, es decir, en las calles principales de la ciudad, los centros comerciales y las cadenas de almacenes que satisfacen las necesidades de la gente.

Estimados oyentes, aquí terminamos el programa de hoy y, en la próxima edición les contaremos más sobre el mercado de Teherán. Nos despedimos de todos Uds., hasta entonces.

Comentarios