Apr 10, 2017 08:03 UTC

En el nombre de Dios y saludos a todos los estimados oyentes y a los interesados en el programa Ven con nosotros a Irán. Esperamos que lo hayan pasado bien hasta el momento. Queridos oyentes, pese a que Teherán es una ciudad con una población de varios millones de personas y con un tráfico atestado, posee una situación geográfica única con diversas atracciones naturales.

Además, los responsables de la ciudad han intentado aprovechar los espacios naturales urbanos para crear diversos parques. A continuación les presentaremos estos parques. Les invitamos a que por favor nos acompañen.
 
En el noreste de Teherán y en el corazón de Lavizan se encuentra un gran complejo donde se protegen aves, denominado Parque o Jardín de las Aves. Si bien este complejo no es el primer jardín que alberga aves persas, es uno de los mayores y más completos. El Jardín de Aves de Teherán con una superficie de unas 23 de hectáreas está ubicado en medio de un espacio natural limpio y adecuado para proteger a diferentes especies de aves. Hoy en día, se encuentran ahí más de 6.500 aves de 55 especies diversas. En la primera parte de este complejo están las aves que son más compatibles con el ámbito actual.
 
Una de las peculiaridades únicas del Jardín de las Aves de Teherán es que los animales están sueltos en su espacio; esto quiere decir que un 90 % de las aves vive en un ámbito absolutamente descubierto y sin ningún tipo de jaulas. Si ha tenido la oportunidad de ver documentales que muestran a blancos y bellos cisnes, gansos o patos colorados nadando junto con sus crías, pelícanos que están cazando pequeños peces o flamencos que se sostienen sobre una sola pata durante largos minutos, ahora también tendrá la suerte de observar en directo todos estos escenarios naturales en el Jardín de las Aves.
 
Otra de las características del Jardín de las Aves de Teherán está relacionada con su bello y particular diseño pues cuenta con caminos pavimentados rodeados de árboles y hermosas flores. Los toldos de madera o de paja, los bancos de madera con diferentes diseños y formas, los gazebos y las señales de direcciones de madera, las bellas y pequeñas cascadas y también un inteligente diseño de los lagos y los puentes de madera resaltan en este jardín. Los árboles de hojas anchas y terminadas en forma de aguja son dos especies que se pueden apreciar en este jardín; además de diversas especies de plantas que se cultivan según la estación.
 
El Jardín de las Aves de Teherán incluye dos partes, llamadas Dashtcher y Abcher. En la primera, las aves se protegen en jaulas donde no pueden volar; pero, en la segunda, de una superficie menor que la primera y  situada en la zona norteña del jardín, las aves pueden volar. Al entrar en el jardín nos encontramos con diferentes especies de loros y palomas, entre las cuales algunas son capaces de hablar, de tal forma que dan la bienvenida a los visitantes, lo que llama aún más la atención. En el camino se pueden apreciar aves de rapiña, de montaña, de desierto y acuáticas que viven cerca unas a las otras en un ámbito natural. Solo los pájaros, como las especies de loros y aves de presa se protegen en jaulas.
 
En la última parte del Jardín de las Aves se encuentra el hábitat de avestruces africanas y persas; junto a cada jaula o en un espacio descubierto donde vive una especie particular de estos pájaros se ha instalado un cuadro informativo el cual incluye el nombre del ave en persa junto con su nombre científico en inglés.
En el extremo norteño del Jardín de las Aves, es interesante ver una jaula que alberga aves de rapiña, como algunas especies de águilas que normalmente están subidas sobre gruesos troncos de árboles que carecen de ramas. Además, se observan en esta misma jaula algunas especies de zopilotes; mientras que en otras jaulas más pequeñas se encuentran varias especies de búhos y halcones. 
 
En el espacio central del Jardín de Aves se encuentran aves tropicales tales como faisanes, pavos reales, pelícanos y también flamencos, entre otras especies. Esta área está rodeada de cascadas y  grandes lagos lo que ha aportado una perspectiva muy bella. En el rincón sureño del jardín también se encuentran las aves acuáticas entre otras, patos, cisnes blancos y negros y gansos.
 
Cabe mencionar que la primera fase del Jardín de las Aves de Teherán fue inaugurada el 23 de abril de 2013. También se ha pensado en la construcción de este jardín en los servicios de bienestar para los visitantes tales como restaurante, montaje de carruajes, gazebos, autos eléctricos y un espacio para que jueguen los niños. Así como también en este jardín existe un control de cuarentena para examinar a las aves de todas las especies que llegan al recinto o las especies que son donadas por la gente. Y cuando se confirma la salud de las aves, recién pueden ingresar al jardín junto a su especie. 
 
Queridos oyentes, en la segunda parte de nuestro programa, les presentaremos el primer Jardín–Museo en Miniatura de Irán que se encuentra en una superficie de tres hectáreas en el norte de la calle de Yanbazan, al este de Teherán.
 
El territorio persa posee un numeroso patrimonio cultural y valiosas obras antiguas, algunas de las cuales han sido registradas en la lista del Patrimonio Mundial, y ahora son famosas en el mundo entero. En el Jardín–Museo en Miniatura de Teherán está expuesto, en forma de maquetas de miniaturas, un conjunto de las atracciones históricas y turísticas de Irán en medio de una corriente de agua y un espacio verde.
 
En un espacio del complejo del Jardín–Museo en Miniatura se presenta la civilización y el antecedente histórico de Irán. Aquí, los interesados pueden observar fácilmente en maquetas en miniatura algunas obras arqueológicas de Irán que se han registrado en la lista mundial de la Unesco. En el museo se exponen 12 obras hechas por artistas persas. Persépolis, el centro religioso del Imperio elamita Choga Zanbil, la plaza de Naqshe Yahan, Pasargada, Takht-e Sulaiman, la cúpula de Soltaniyeh, el castillo de Bam, la inscripción de Bisetun y también el santuario del Jeque Safi al-Din Ardebil son algunas de las obras que en se encuentran en el Jardín–Museo en Miniatura. Además, este complejo incluye una galería y también una biblioteca que contienen  libros e imágenes sobre las obras arqueológicas, lo que ha formado un conjunto integral para los visitantes.
 
En la última parte de esta edición, les familiarizaremos con la famosa y hermosa cascada de Teherán, la cual es uno de los mayores complejos para el ocio y el turismo que se encuentra en el oeste de la ciudad capital persa. Esta cascada da identidad a las estribaciones de Alborz y también establece un vínculo entre el hombre y la naturaleza. Las escaleras de piedra que comienzan desde un aparcamiento allanan el terreno para alcanzar la cascada. Además, al principio de este camino se observa un bello lago el cual nos indica que en un viaje de un día nos esperan muchas maravillas, lo cual crea un motivo para subir una por una las escaleras para ver más belleza y llegar a una altura de 200 metros sobre el nivel del mar, es decir, el lugar donde se encuentra la primera cascada. Se puede acampar en los gazebo donde se les permite disfrutar de un silencio en el cual solo se escucha el ruido de agua del lago y se observa la ciudad de Teherán bajo sus pies. Desde este lugar, también se observa fácilmente el lago artificial de Chitgar. Cuando contemplamos toda esta belleza, nos costará creer que todo este espacio natural haya sido construido por la mano del hombre.
 
El agua de la cascada y de los lagos llega desde los bosques denominados Letmal-kan. En el lugar más alto de la cascada de 
Teherán hay un gazebo que se conoce como “La Torre donde se contempla el Agua”. La torre se parece más a un gran gazebo madre donde justo en el centro se encuentra un pequeño lago. Los bancos que rodean el gazebo son un buen lugar para sentarse y observar los paisajes que se están debajo. Cuando se está junto al gazebo más alto de la cascada de Teherán, se pueden ver ocho pequeños y grandes lagos que se han construido en diferentes alturas. Los primeros lagos son pequeños y los demás son un poco más grandes y todos tienen forma de piscina. Cada lago está rodeado con diversas plantas que recrean un nuevo ámbito. Junto con uno de estos lagos, los nenúfares de color rosa y blanco nos hacen recordar un lago natural. Un poquito más lejos, podemos ver a las plantas “paragüitas” de la familia de las Cyperus alternifolius. A lado del tercer lago se encuentran diferentes especies de cactus con imágenes inolvidables. Además, árboles como robles y pinos mugo están entre los arbustos que aportan sombra al húmedo camino.  
      
Para subir esta montaña y alcanzar los lagos hay dos formas: primero, se puede ir por el camino pavimentado que se encuentra al lado izquierda, o segundo, a través de las largas escaleras de forma de caracol al lado derecho de la cascada. El camino pavimentado da hacia los lagos.  
 
Otra de las atracciones de la cascada de Teherán, aparte de los lagos, son los gazebos que se encuentran sobre torres de pierda. A la derecha de este paseo hay tres torres gemelas sobre las bases de piedra, que en realidad son gazebos que dan una buena sombra para las personas que desean descansar. Otra torre, conocida como la torre de caracol o la de la Paloma, se encuentra un poco más arriba que las tres torres gemelas. Como su nombre lo indica, para escalarla hay que subir una escalera de piedra que tiene la forma de caracol y, al final de estas escaleras no hay otra cosa que nidos de palomas. El material de todos los gazebos es de madera rusa que tiene mucha durabilidad. En las paredes de esta torre también se han instalados nidos para los pájaros que viven siempre en la cascada de Teherán.    
 
Estimados oyentes, aquí terminamos el programa de hoy. Esperamos que les haya gustado. Les invitamos a que nos sigan también en la próxima edición para familiarizarles con otro de los lugares impresionantes de Teherán. Ahora nos despedimos de todos Uds. hasta pronto

 

Comentarios