Jun 19, 2017 07:51 UTC

El sistema jurídico del Islam tiene una atención especial al tema de los derechos de los padres durante el tiempo de sus vidas.

En esta religión celestial y en las enseñanzas islámicas, se ha prestado mucha especial atención en lo que respecta a los padres y  ha ser bondadosos con ellos, asimismo, el Islam insiste en considerar sus derechos financieros.

Uno de los derechos comunes de los padres es que los hijos se hagan cargo de sus necesidades financieras mientras disfruten de una buena posición económica. Aquí  no hay diferencia entre el hijo o la hija. Pero, es importante saber que, antes de hacerse cargo de las necesidades de los padres, primero tiene que cubrir las de la esposa, es decir: si un hombre no puede con las necesidades financieras de todos los miembros de su familia, tiene que dar prioridad a los de su conyugue, y si aún tiene dinero, puede otorgarlo a sus padres e hijos. De aquí, podemos deducir que los gastos de los padres tienen el mismo nivel de prefencia que el de los hijos
.
El gran profeta del Islam (saludos sean para él y sus descendientes) considera que el placer de la vida es ser bondadosos con los padres. También agrega que el Señor del universo ha puesto cuatro cosas: la abundancia de la ciencia en respetar al maestro, la duración de la fe en rendirse ante Dios, el placer de la vida en hacer bondad a los padres y alejarse del fuego en no molestar a la gente; pues, cada persona que no haga bondad, no entenderá el placer de la vida.
Ser bondadosos con los padres, no se limita al tiempo de sus vidas, sino también después de su muerte. Asimismo,  hay que recordarles y pedir su perdón. Lo interesante es saber que en el movimiento jurídico del Islam, se puede realizar los derechos de los padres después de su muerte y si los hijos son  negligentes  al respecto, no han llevado a cabo bien los derechos de sus padres. Los hijos,  incluso después del fallecimiento de sus progenitores, pueden recordar sus bondades a través de actos buenos hacia ellos.
En las enseñanzas islámicas se ha considerado 40 derechos para los padres después de su muerte que tienen que ser realizados por los hijos:
Los hijos tienen que enterrarles rápidamente, no deben enfadarse de los altos gastos de las ceremonias del fallecimiento, tienen que celebrar bien las ceremonias de su muerte, deben hacerla en base al testamento de sus padres y no deben realizar lo que a ellos mismos les gusta, tienen que dar limosna a los pobres en la noche de la muerte de sus padres y orar por ellos, deben agradecer a alguien que ha realizado algo en las ceremonias de la muerte de sus padres y si sus padres tenían deudas tienen que pagarlas.
Orar por los padres y hacer las obligaciones religiosas que ellos realizaban en el tiempo de su vida, también es otra parte de los derechos de los padres después de su muerte. En las enseñanzas religiosas, se ha recomendado que los hijos todos los días tienen que leer el Corán y orar por sus padres para que Dios los perdone a ellos mismos, a sus padres y a sus hijos. Todos los días deben dar limosna a un pobre en nombre de sus padres  fallecidos lo que tiene un valor espiritual para ellos. Si ellos hubieran oprimido a alguien, sus hijos tienen que recompensarlos con palabras o dinero. En caso de que hayan ocupado un lugar o ignorado el dinero de un necesitado, sus hijos tienen que pagar sus deudas para el perdón de sus padres. Y finalmente, si no han pagado el azaque, sus hijos tienen que pagarlo.
Visitar el sepulcro de los padres y reavivar sus buenas tradiciones también se cuentan entre algunos de los derechos de los padres después de su fallecimiento. Según las narraciones islámicas, el hijo tiene que visitar el sepulcro de sus padres lo cual tiene el valor de una peregrinación a la Meca. El Hazrat Mohamad (saludos sean para él y sus descendientes) dice: si una persona visita el sepulcro de su madre, los ángeles irán a visitar su sepulcro después de su muerte. En el cementerio tienen que leer el Corán y distribuir algo como frutos, dátiles o chocolate entre la gente. Cuando sus hijos se van a la peregrinación de un imam, tienen que peregrinar en el lugar de sus padres. También, deben visitar a sus tíos y tías en nombre de sus padres y ser bondadosos con  ellos al igual que eran con sus progenitores en el tiempo de sus vidas.
Si celebraban una ceremonia religiosa semanal o mensual, sus hijos tienen que continuarla. Si todos los años, hacían un sacrificio, ellos también deben hacerlo. Deben reavivar sus buenas tradiciones. Si tenían una bondad no terminada, sus hijos tienen que terminarla, por ejemplo: una mezquita media construida o un libro escrito no publicado.
Los hijos no tienen que tener un comportamiento erróneo ante los demás que deshonre a sus padres. En las enseñanzas islámicas se ha recomendado que los hijos no hablen mal a los padres de alguien para que los demás también no digan mal de sus padres. No deben hacer algo malo en la sociedad que induzca a la gente a deshonrar a sus padres. No tienen que molestar al pueblo ni oprimirles. Deben hacer bondad a la gente para que ellos también oren por sus padres y esto provoque  la elevación de la situación de sus progenitores en el otro mundo y ellos también oren por  la prosperidad y el éxito de sus hijos. Deben respetar a los amigos de sus padres y cuando los vean recordarlos. Y finalmente, si los amigos de sus padres tienen un problema o dificultad, deben esforzarse por salvarles.
Si los hijos en el tiempo de la vida de sus padres no los han atendido bien, después de su muerte deben esforzarse por obtener su satisfacción. No tienen que olvidarles con el paso del tiempo. No deben dejar que alguien les recuerde mal o insulte a sus sepulcros. Si ellos han sido creyentes, sus hijos tienen que tener el interés de afiliárseles al igual que los imames y clérigos religiosos tenían el interés de afiliarse a sus padres. Si sus sepulcros se han destruido, los hijos tienen que recuperarlos y no permitir que se destruyan.
Imam Sayad- cuarto Imam de los chiitas del mundo- en su artículo jurídico sobre los derechos de los padres dice: el derecho de tu madre es que tienes que saber que ella te ha guardado en un lugar que nadie te guarda, te ha dado del fruto de su corazón y ha guardado tus ojos, tus orejas, tus manos, tus pies, tus cabellos y tu piel con todo su fuerza tolera todas las preocupaciones y tristezas por tu alegría y satisfacción. Ella se contenta cuando da comida mientras ella misma tiene  hambre; te viste con  ropa mientras que ella misma no la tiene y te de agua mientras que ella tiene sed. Con mucha dificultad, ha propiciado el terreno para tu tranquilidad, bienestar y prosperidad y al no dormir, se esfuerza por regalarte un dulce descanso. Entonces, tú para recompensar tanta amabilidad y amor, tienes que agradecerle pero nunca puedes hacer esto sino que Dios te ayude al respecto.
Y el derecho de tu padre es que tienes que saber que él es tu principio; si él no hubiera estado,  tú tampoco estarías en este mundo. Pues, cuando encontraste algo en ti mismo que te alegró, debes saber que la base de dicha  y alegría es tu padre y por eso, debes agradecer el Señor del universo por esta bendición que tienes y orar para su perdón si no le tienes.

 

Comentarios