Dic 23, 2017 07:52 UTC

En la actualidad en Irán se ven muchos avances para tratar la infertilidad y, estos avances se deben en mayor medida a las especialistas persa. Hoy en día, varios centros de investigación avanzados están trabajando al respecto, tales como el Centro de Investigación de Ruyan, el del Martirio Saduqi en la ciudad de Yazd, entre otros, donde tratan los problemas de la infertilidad.

En esta edición de la serie Exitosas Mujeres Persas les hablaremos de la Dra. Mahnaz Ashrafi, una ejemplar dama investigadora en los temas de la infertilidad. Les invitamos a que por favor nos acompañen.

La Dra. Mahnaz Ashrafi nació en 1959 en la ciudad de Teherán y desde su infancia demostró interés en estudiar y estar al servicio del pueblo. En el año 1984 se graduó en la carrera de Medicina General y cinco años después consiguió su especialidad en Ginecología de la Universidad de Teherán. Sobre por qué continuó sus estudios y especialidad en el tratamiento de la nfertilidad subraya: “lo que me llevó a este camino fue mi creciente interés en esta carrera y, además, deseaba ayudar a los enfermos. Principalmente, porque quería hacer la especialidad de Pediatría, pero, hubo un tiempo en que a la sociedad le hacía mucha falta profesionales especialistas en reproducción y ginecólogas. Por eso, pensé que sería mejor seguir mis estudios en éstas dos últimas ramas y trabajar en el tratamiento de la infertilidad”. La Dra. Ashrafi también logró en el año 1991 en Alemania el postdoctorado en sus estudios avanzados en la Infertilidad. Después de cursar estos estudios, el centro científico de Investigación de Yahad Daneshgahi le encargó que fundara por primera vez el Centro de fecundación in Vitro (FIV) en Irán. Para ese entonces, estos centros, incluso fuera de Irán, recién se habían establecido, de modo que el centro fue puesto en marcha primero en la ciudad de Yazd y luego en Teherán.

La Dra. Ashrafi tiene un rico expediente científico y de investigación. En 1989 fue la profesora asociada de la Universidad de Ciencias Médicas de Irán. Desde entonces hasta la fecha es miembro del Centro privilegiado de Ruyan donde ocupa el cargo de directora del departamento de Infertilidad. Esta gran especialista se ha integrado desde 1995 a la Asociación de Infertilidad de Europa. También, hace poco un artículo publicado por ella fue reconocido como el mejor en el Festival de Ruyan. Ya que esta especialista persa logró resolver 1.720 casos de infertilidad, el Centro para Asuntos de la Mujer y la Familia del presidente, la eligió como una exitosa dama. La Dra. Ashrafi ha publicado varios artículos sobre infertilidad tanto en revistas nacionales como internacionales. Además, ha dado 34 discursos en foros de la especialidad en Irán y fuera del país. 

El tratamiento para la infertilidad y la fecundación in Vitro en el equipado Centro de investigación de Ruyan es uno de los más importantes trabajos que la Dra. Ashrafi ha llevado a cabo. Y al respecto señala: “Yo estaba entre las primeras que comenzaron a trabajar sobre la infertilidad y nuestro grupo había conseguido sobre este tema muchos logros. Y todo esto fue posible por la colaboración de un equipo encabezado por el desparecido Dr. Kazemi Ashtiani”. En cuanto a los motivos por los cuales comenzó a trabajar en el Centro de Investigación de Ruyan dice: “En el año 1987 ya en todo el mundo habían noticias sobre el tratamiento de infertilidad a través de la fecundación in Vitro. De allí que al Dr. Ashtiani se le ocurrió la idea de establecer un centro dentro del país para terapia embrionaria. Así, la Doctora formó junto con otros especialistas el Instituto de Ruyan. En ese momento, yo estudiaba en la Universidad de Ciencias Médicas de Irán y también colaboraba con el Dr. Ashtiani; por tanto, me invitó a trabajar con él en el instituto. El término Ruyan en persa significa embrión, el cual también fue elegido por el mismo Dr. Ashtiani”. 

La Dra. Ashrafi recalcó que la mayoría de las investigaciones que se llevan a cabo en el Centro de Investigación de Ruyan tratan de mejorar los métodos de tratamientos de infertilidad para resolver cuanto antes el problema. Actualmente, todas las investigaciones realizadas en el centro citado están a nivel internacional y la Dra. Ashrafi al respecto afirma: “Gracias a las comunicaciones mundiales entre los centros de investigación y a que se publican los trabajos de investigación en las revistas a nivel internacional, nuestras investigaciones son conocidas en todo el mundo. Por ejemplo, en cuanto hemos terminado un trabajo de investigación y, otros países como Bélgica y Francia se informaron sobre sus detalles, nos pidieron participar también en él como un proyecto mutuo. Lo importante al respecto es que hemos logrado un nivel científico muy alto de investigación en todo el mundo”. 

El primer embrión que se formó en el Centro de Investigación de Ruyan a través de la fundación in Vitro y con las manos de la Dra. Ashrafi y su equipo dio como resultado con el nacimiento de una niña; la Dra. Añade: “El primer embrión que nació fue el hito de nuestra vida laboral y nunca lo olvidaré. Creo que esta niña ya debe tener 17 años de edad. Y quiero informarle que ya hemos celebrado en nuestro centro de investigación el nacimiento del milésimo bebé a través de la fecundación in Vitro”. La Dra. Ashrafi manifiesta así su sentimiento después de que nace un embrión: “Para mí todos los que trabajan en el campo de la infertilidad, creen mucho más en Dios y su grandeza y su gloria. Puesto que para que se forme y nazca un bebé muchos factores deben ocurrir”. 

A continuación, en nuestra entrevista con esta especialista hábil persa le preguntamos sobre cómo se puede establecer la armonía entre diferentes roles de la mujer y, ella confirmó: “Todo depende de la mujer, si quiere puede establecer una armonía entre sus trabajos. Desgraciadamente, algunas de las mujeres quieren alcanzar muy pronto el punto final; pero, la verdad es que establecer un equilibrio entre los roles que debe cumplir una mujer resulta bastante difícil, porque se encuentran con muchas dificultades. Para mí, la madre no debe enviar a su hijo a la guardería hasta los tres años de edad y, ella misma debe preocuparse por su hijo hasta esa edad, puesto que los niños se contagian muy rápido de muchas enfermedades.

Para la Dra. Ashrafi, lo principal es preocuparse por la familia y, dirigiéndose a las mujeres les aconseja que evalúen la importancia de su trabajo. Si no es tan importante y la familia tampoco tiene necesidades económicas, es mejor que dejen de trabajar porque lo más importante es la familia y los hijos. Pero si el trabajo de la mujer es importante, pues, debe organizarse entre las tareas de la casa y cuidar de los niños y los trabajos fuera de casa. Ella opina también: “Para que una mujer trabajadora logre el éxito, le hace falta que alguien le eche una mano. Por suerte, yo disfruté de las ayudas de mi madre y de mi esposo. De no haber tenido sus ayudas, sin lugar a duda, hubiera dejado mi trabajo y me hubiera dedicado únicamente a arreglar los asuntos de casa y a mis hijos”. Es de notar que el esposo de la Dra. Ashrafi siendo director de una fábrica, tuvo días ajetreados, sin embargo, se hacía cargo de algunas tareas del hogar. Aunque su marido murió hace 10 años y, la Dra. Ashrafi sufrió mucho su ausencia y, además, aumentaron sus problemas, no hubo obstáculo alguno para sus avances. 

A juicio de la Dra. Ashrafi, los trabajos relacionados con la mujer son diferentes unos de otros, por tanto, ella debe estar informada de sus consecuencias y, destaca: “Ciertos trabajos son fáciles y no resulta nada difícil establecer un equilibrio entre las tareas de la casa y los de fuera de ella. Pero, algunas de las profesiones tales como ser médico o trabajar en la emergencia provoca ciertas inconveniencias, pero yo gracias a mi madre y mi esposo superé estas dificultades y, afortunadamente, mis hijos no sufrieron al respecto”.  Esta dama pese a su profesión dura consiguió formar buenos hijos. Su hijo mayor ya tiene el master de ingeniería y se ha puesto a trabajar y, su hija estudia el último año de Medicina y, su hijo menor estudia en la carrera de Administración en la Universidad.

Al final de nuestra entrevista con la Dra. Ashrafi, propuso algunas soluciones para que mejore la calidad de vida de la mujer. Según ella: “La mujer es mucho más capaz que el hombre, pero, los campos de sus trabajos son diferentes. Hoy en día, la mujer quiere parecerse al hombre. Lo que debemos hacer es aportarle autoestima y, debemos estar conscientes de que para demostrarnos a nosotras mismas, no es necesario llevar a cabo trabajos masculinos. La mujer debe saber que dispone al igual que el hombre de inteligencia, talento y la comprensión y, no hay motivo alguno para competir con los hombres. Lo importante que debe saber una mujer es que su principal deber es la maternidad y preocuparse por el esposo y los asuntos de la casa”. La Dra. Ashrafi también hace referencia a otro asunto importante y subraya: “En la actualidad, la mujer aplaza el casamiento con el fin de estudiar o por otros asuntos y, cuando termina sus estudios a veces ya pierden la oportunidad de casarse y ser madre. Algunas mujeres que nos consultan en el Centro de la Infertilidad se enfrentan con este mismo problema, porque ya ha pasado su edad gestacional y, nos piden buscar una solución para este problema. Ellas reconocen que se han equivocado y deberían preocuparse por formar una familia junto con sus estudios”. La Dra. Ashrafi cree que Dios ha encargado al hombre arreglar los asuntos de la familia pues, la mujer debe disfrutar de la vida sin preocuparse por el pasado y, tampoco debe pensar en el futuro, porque el futuro tiene sus propias circunstancias. Además, no debe perder sus oportunidades y, debe tomar la mejor decisión en la vida sin que pierda la mejor y la más bella relación que existe entre la madre y el hijo.

 

Comentarios