Ene 13, 2018 07:51 UTC
  • Exitosas mujeres persas (37)

ParsToday-Estamos con otro capítulo de la serie de Exitosas Mujeres Persas.

En la actualidad la mujer iraní ha podido conseguir buenos trabajos gracias al derecho de poder elegir el empleo que mejor le acomode. El artículo 28 de la Constitución de la República Islámica de Irán sobre la libertad para elegir el trabajo dice lo siguiente: “Cada uno tiene derecho a dedicarse al trabajo que le interesa siempre y cuando no se contradiga con el Islam y tampoco con los interés públicos. El gobierno debe tener en cuenta las necesidades de la  sociedad y crear oportunidades iguales de empleo para todos”. Conforme a este artículo, la mujer iraní ha incrementado sus conocimientos legales y judiciales, por tanto, ha podido presentarse a sí misma en áreas como la jurisprudencia y la asesoría legal, de manera que, ahora 600 juezas trabajan en los tribunales de Irán. En esta 37 (trigésimo séptima) edición de la serieExitosas Mujeres Persas les hablaremos de la primera jueza después de la victoria de la Revolución de Irán que actualmente ha ascendido de categoría en su trabajo y está en la Corte Suprema del país, es decir la entidad jurídica más alta en la República Islámica de Irán. Ahora, les invitamos a que por favor nos acompañen.

La Sra. Pooran Valaviyoun nació en 1957 en la provincia de Juzestán, situada en el suroeste de Irán. Pasó la infancia y la adolescencia aprendiendo las ciencias y, luego comenzó sus estudios universitarios en la carrera de Derechos y consiguió su licenciatura en 1978. Luego, continuó sus estudios de Master en la misma carrera. Y se especializó en el área de los estudios de la familia y los derechos de la mujer. Ella es la primera mujer que después de la Revolución Islámica fue nombrada en 1981 por orden del Hazrat Imam Jomeini (Que descanse en paz) como consejera. También en 1988 fue la primera mujer que fue designada como la asistente judicial en la provincia de Juzestán. Además, la Sra. Valaviyoun tiene en su expediente laboral muchos cargos. Durante los años de la guerra impuesta por Saddam, expresidente iraquí, fue la jefa del Comité de Defensa de los Derechos de la Mujer de Irán. También, durante la guerra esta dama ejemplar trabajaba como vicegobernadora de la provincia de Juzestán. Valaviyoun, en 2005, fue elegida por parte del presidente del Poder Judicial de aquel entonces como la jueza para proteger los derechos de la mujer y del niño y, más tarde fue designada como la encargada de la Protección de los derechos de la mujer y del niño en el Poder Judicial. Además, el Centro para Asuntos de Mujer y Familia dependiente del Estado la nombró en 2007 como la mujer de élite del mundo del Islam. Esta dama persa jurídica ha publicado muchos artículos sobre los derechos de la mujer, los niños las chicas fugitivas y las mujeres solteras. Una de sus investigaciones trata sobre los motivos de los divorcios en la sociedad y sus daños, por la cual ha logrado muchos diplomas honoríficos. Además, la Universidad de los Estudios Orientales de Rusia (Moscú) la condecoró en 2007 por la publicación de un artículo sobre el Análisis del Estado de la Mujer en la Constitución de Irán y Rusia. Y de allí fue elegida como la miembro honorifica del Instituto de la Mujer de Rusia.      

En una entrevista realizada con esta jueza le preguntamos por las causas de su éxito, y la Dra. destacó la Revolución Islámica como uno de los motivos de su éxito. Para ella, en la época de la tiranía del Shah no existía la libertad de pensamiento, desaprovechaban los talentos de los jóvenes, y sobre todo los de las mujeres. Al respecto indica: “Pese a que fui una alumna sobresaliente, nunca me alentaron. En aquella época estudiar era muy difícil pero, ahora las chicas pueden estudiar libremente en la Universidad. Ahora, apoyan a los genios y les animan”. Si bien la Sra. Valaviyoun sufría ciertas limitaciones en la época de la tiranía, hizo mucho esfuerzo para estudiar y consiguió sobresalir. Por eso, ahora, ella valora mucho mejor que nadie la bendición de la libertad en la República Islámica de Irán.

Otro de los motivos de esta dama activa persa ha sido su interés en la ciencia de los Derechos, en particular los de los niños y las mujeres. Ella cree que las mujeres deben comprender sus propios derechos y señala: “Hoy día, la mujer y el hombre sabiendo las leyes y sus derechos viven más cómodamente”. Pero, ella considera los apoyos de su familia como el principal motivo de sus logros. Y destaca el rol de la familia en los logros de cada persona. La Sra. Valaviyoun está muy agradecida por la compañía de su esposo y reconoce que él ha hecho un gran esfuerzo para que ella se supere. Si bien el esposo de la Sra. Valaviyoun también tiene estudios universitarios, siempre le ha echado una mano a su esposa.

A juicio de la Sra. Valaviyoun, los sentimientos y el cariño de la mujer son muy imprescindibles  para la consolidación de la familia y señala: “Los hombres en general tienen sentimiento y cariño, pero, Dios le ha dado más a las mujeres que a los hombres como un punto positivo. Las mujeres como madre, tenemos puros sentimientos afectivos regalados por Dios. La mujer ocupa el lugar de madre y de esposa; y su misión según su fisiología es la maternidad; sentir la emoción es una parte de ello, lo cual puede crear amor y es el punto común de una vida matrimonial”. La Sra. Valaviyoun cree que el amor maternal en la familia es muy sustancial para educar a los hijos, de manera que, ningún otro amor puede reemplazarlo; y gracias a los sentimientos y el cariño que se encuentran en la mujer puede superar divinamente el embarazo, la lactancia y la crianza de los hijos”. La Sra. Valaviyoun hace hincapié en las palabras del Imam Jomeini (Que en paz descanse) quien decía: “De la falda de la mujer, el hombre va a la ascensión”. Ella cree que estos no son lemas. La mujer tiene por dentro una serie de características emocionales, de carácter, administrativas y educativas, por medio de las cuales puede criar a los hijos. Esta dama trabajadora ahora tiene dos hijos que son médicos. 

Desde el punto de vista de la Sra. Valaviyoun la familia es la menor entidad social, pero tiene un lugar más relevante y manifiesta: “La unidad, la evolución y la relación en la familia será posible solo por la mujer y por la madre de la familia. El Islam ha hecho mucho hincapié en la familia y, en la República Islámica de Irán también la familia se encuentra entre uno de los principales programas del sistema”. La Sra. Valaviyoun tiene una mirada muy sutil hacia la mujer. Para ella la mujer es como una flor de buena fragancia y dice: “Al igual que para el profeta del Islam y otros personajes conocidos religiosos, la mujer es como una flor y se considera una persona de un buen carácter y cariñosa, las miradas ahora deben ser tal y cual como lo que dice el profeta y, deben estar lejos de la violencia y la grosería. Según la Sra. Valaviyoun, el rol de la madre en educar los hijos es muy importante y dice: “Para mí el papel del padre también es muy elevado, sin embargo, la que une a todos en la familia como una cadena es la madre. Una madre amable, alfabetizada y consciente es muy eficaz en la educación y la orientación de los hijos y también el hombre. Ya que las mujeres forman una mitad de la población de la sociedad, la cual es imposible ignorarla. Porque si la ignoramos, se ha traicionado a la sociedad. El motivo tiene ver a que esta mitad de la sociedad también tienen que estar presente en todos los asuntos científicos, culturales, materiales y educativos del país”. 

La Sra. Valaviyoun opina que las mujeres para que progresen deben elevar su lugar. Ellas deben ser expertas, profesionales, con suficiente experiencia y capacidad. Además, no deben prestar atención a los asuntos marginales. Las propagandas de los países occidentales miran a la mujer como un objeto, pues, las mujeres deben estar conscientes de eso para que no se aprovechen de ellas.  Esta dama ejemplar persa agrega: “La mujer debe presentarse en la sociedad con castidad. La participación de la mujer en la sociedad además de que debe ser de una forma equilibrada, también debe dejar un efecto. Una mujer no debe estar encarcelada en su casa y  tampoco debe estar siempre fuera de casa. Una mujer exitosa además de que se preocupa por los asuntos de casa y por la educación de los hijos, también puede hacer sus actividades en la sociedad, puesto que una madre exitosa y consciente educa a buenos hijos y también lleva a cabo mucho mejor las tareas de la casa”.  

 

Comentarios